Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 13 de diciembre de 2009

En los cuernos de la Hillary






Las recientes declaraciones de la titular del departamento de Estado del gobierno de Barack Obama, le aclaran al mundo por qué le fue conferido el premio Nobel de la Paz. Una avejentada Hillary Clinton mordió los micrófonos para condenar el libre ejercicio de las naciones soberanas de tener relaciones diplomáticas con quien se les ponga en gana. Irán es, así como en la época de George W., el ignorante y rabioso junior de Bush padre, un miembro del círculo del mal, en consecuencia, molesta o “preocupa” al gobierno de Washington que pueblos libres como Bolivia establezcan lazos de amistad y colaboración con él.

Evo Morales, en una reacción de estadista y de digno presidente de los bolivianos, responde la bravuconada de la cornuda más famosa de Norteamérica, entre los aplausos de millones de ciudadanos de Latinoamérica que tienen memoria a la par que autoestima, de esta manera: los terroristas son los que envían tropas a otros países y establecen bases militares.

En efecto, la ridícula posición de la titular del departamento de Estado puede escandalizarnos y, al mismo tiempo, hacer que nos tiremos de la risa al ver tamaña muestra de falta total de sentido de las proporciones, de desmemoria y de carencia total de auto-crítica. El autismo político de Estados Unidos lo hace el estado terrorista ideal, y a juzgar por sus muy nefastas intervenciones afectando los intereses de otros países, un verdadero peligro para la humanidad. En México, para no ir más lejos, se debe tener muy presente la pérdida de cerca de la mitad del territorio nacional por sus argucias expansionistas.

Nadie en su sano juicio cree que los gringos intervienen a favor de la paz, por la defensa de la democracia, la libertad y los derechos humanos, si se consideran las intervenciones que el país del norte ha tenido en prácticamente todo el mundo, desde el siglo XIX, donde ha exhibido una ventajosa doble moral, un abuso de poder militar y una persistente manipulación y tergiversación de la realidad donde ha habido un solo ganador, ellos mismos.

Basta un somero conocimiento de la historia mundial para entender por qué no son creíbles los pretextos que EEUU ha esgrimido como razones válidas para invadir, atacar, masacrar regiones enteras en el mundo, en aras de conseguir la hegemonía en lo económico y el control militar de ellas. Los casos recientes de Afganistán e Irak lo demuestran con claridad meridiana. Los excesos cometidos en Guantánamo y Abu Ghraib documentan la perversión gringa, que desprecia hasta límites inconcebibles el respeto a la dignidad e integridad humanas. EEUU ha propiciado en el mundo golpes de estado, inestabilidad social y política, zozobra económica y cuadros de corrupción corporativa de increíbles proporciones, como lo demuestra la actual crisis económica mundial.

La cornuda Hillary no es, ni por asomo, la más indicada para hablar de moral política en el plano de las responsabilidades internacionales, habida cuenta los intereses que representa, que son justamente los que han llevado al mundo a la profunda caída en la que se debaten las virtudes contra las muchas fallas del libre comercio, como las distorsiones producto de las estructuras monopólicas privadas, y la terrible competencia que se da por los segmentos de mercado a costa de las libertades y el bienestar de pueblos enteros.

Los capos que controlan el emporio petrolero-militar de Estados Unidos, manejan la terminología política de la democracia, los derechos humanos y la libertad, como escudo psicológico que les da la ventaja de ser los propietarios de la franquicia defensora de éstos, con lo que se pone el gallinero en manos del zorro. La hipócrita súper-potencia no ha podido, por fortuna, engañar a dirigentes políticos tan lúcidos como Evo Morales, que hoy constituye un ejemplo digno de estadista y defensor real y auténtico de los derechos de los pueblos libres de Latinoamérica.

Los países del Alba son un bloque esperanzador, al cual debiera mirar con atención el gobierno de México, pero el velo que cubre los ojos de Calderón y secuaces se llama ideología y se resiste ante los hechos, ante la realidad tremenda que vive el propio México y el resto de los países de la órbita imperial.

Evo Morales ha respondido con la sencillez y certeza de quien conoce al verdadero enemigo de América Latina: los Estados Unidos, país que fue ejemplar y que ahora es víctima de su propio hedonismo y prepotencia. El verdadero terrorista internacional.

No hay comentarios: