Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

sábado, 31 de octubre de 2009

Esto es un asalto



Como usted seguramente sabrá, el panismo organizado y sus sicarios distribuidos en dos franquicias electorales, PRI y Verde Ecologista, aprobaron la permanencia de las generosas excepciones fiscales al empresariado mexicano, que siendo tan eficiente y tan generador de empleos, mereció una consideración más en eso de la farragosa tarea de pagar impuestos, porque el cumplimiento de las obligaciones fiscales debe circunscribirse al pueblo llano y a las pequeñas y medianas empresas que son satélites en el maravillosos mundo de las PYMES.

Los señores dueños y gerentes de los corporativos deben estar de plácemes, habida cuenta la tranquilidad que proporciona gozar de impunidad en un país en recesión y recibir un trato preferencial para acceder a los logros del neoliberalismo bipolar que regentean los capos del cártel de la dependencia económica y el atraso, ahora hechos gobierno. Así las cosas, el ISR, el incremento al IVA y a los depósitos en efectivo, a las telecomunicaciones, a los energéticos, no tocarán las augustas casas de los dueños del país, pasarán de largo las enfadosas obligaciones de pagar impuestos atrasados, de cubrir el pago de los gravámenes que les corresponden y que sin embargo se difieren a perpetuidad, rebotando en el causante cautivo de siempre, en el asalariado de a pie, en el pequeño y mediano empresario, en usted y yo.

Mientras que el jolgorio del triunfo es gozado discretamente por el gran capital, los ejecutores estrella de la criminalidad legislativa desgarran sus vestiduras y gritan sus objeciones respecto a las minucias que serán tratadas en lo particular, una vez que la aprobación en lo general prospera y llena de esperanzadora tranquilidad al capo Felipe, desde algún lugar de Los Pinos. La masacre salió de acuerdo a lo programado y la cauda de víctimas será ocultada tras el velo de la prensa mercenaria.

El priismo organizado juega a la esquizofrenia política tras haber acordado con el secretario de la abundancia personal, Agustín Carstens, la broma del aumento al IVA al 16 por ciento y minucias onerosas que decretan la desaparición de la clase media y hacen pinole a los pobres de siempre. La nostalgia del futuro se revierte en drama, sainete y pastorela anticipada, de cara al día de todos los santos que promete asuetos necrófilos y crudas morales que, en el nivel legislativo, requerirán del anestésico de las discusiones post-parto acerca de las virtudes de la castidad económica. En el PAN, mientras tanto, se hacen ejercicios de un onanismo reivindicativo de la oposición, siendo gobierno.

El Verde Ecologista quema llantas en advertencia de las catástrofes ambientales y vota, junto con los bomberos del año, por la calidad de las partículas suspendidas en la atmósfera política, en espera de nuevas oportunidades de negocios en la bolsa de valores electoral.

El pueblo consumidor de noticias imperiales gozará de las mil y una justificaciones del golpe traidor, y se maravillará de ser el testigo protegido de su propia desaparición, en manos de la guerrilla legislativa que sirve a los intereses del gobierno de facto instaurado en el closet de Calderón, defensor de los pobres y de la economía nacional en su conjunto.

martes, 27 de octubre de 2009

Bajo sospecha



El miércoles pasado se develó un enigma cotidiano que había rebotado en la mente de un amigo cuya virtud más evidente es la de ser un ciudadano cabal. El día 21 se recordará entre los amigos de Claudio Escobosa Serrano, editor del portal de internet Contacto X, como la fecha en que un imbécil lo provocó, agredió y hostigó física y psicológicamente, profiriendo amenazas, haciendo estallar cristales de su negocio y llenando alrededor de cuarenta minutos de una pegajosa sensación de invalidez, de extrema marginalidad legal, de abandono de las instituciones que tanto proclaman las autoridades del PRI y ahora del PAN, siempre presentes en las promesas de campaña, ausentes en las necesidades que surgen de la vida cotidiana de un ciudadano en tierras donde el derecho no lo es tanto y reina la simulación y el más perverso individualismo. Se consumó la agresión física y moral contando con la ausencia de la policía y, por obra de una privatización silenciosa, de la Cruz Roja. Patrulla y ambulancia no llegaron por tener que atender, seguramente, asuntos de mayor urgencia.

A pesar de las promesas de respeto a la dignidad ciudadana, del compromiso de proteger la integridad de los habitantes de esta ciudad de Hermosillo, las fuerzas del orden solamente atienden un número limitado de emergencias, padecen de anemia institucional y sus pocas unidades funcionales se duermen entre la apática complacencia de las autoridades que debieran autorizar fondos para su rehabilitación y refuerzo. La ciudad capital de Sonora, con sus obras faraónicas pensadas para endeudar al Estado por muchas generaciones y proporcionar una falsa sensación de modernidad, carece de un sistema ágil y eficiente de respuesta en materia de seguridad pública. Había pero hace tiempo, ahora no lo hay más.

Claudio, un hombre valeroso y con elevada conciencia cívica, está en proceso de asimilar la felonía, de sacar las enseñanzas de la agresión sufrida y asimilarlas a su fortaleza moral. Pero la experiencia vivida por él no es exclusiva. Muchos la padecen y no denuncian los hechos, sabedores de la inutilidad de dar parte a las autoridades que solamente cumplen un rol decorativo, simbólico, en un medio en el que la cruda realidad se empeña en poner nuestros pies sobre la tierra, en una lección de materialismo que permite sustituir el romanticismo, la visión idealista de la realidad declarada en quiebra.

Usted, yo, todos nosotros, somos víctimas potenciales de algún sociópata al servicio de la estupidez institucionalizada, de algún mercenario que vive del maltrato que pueda dar a los demás, por encargo o por iniciativa propia; a cambio de dinero, o como ritual de autoafirmación. En el primer caso, tenemos a un engendro operativo que perpetúa la ignominia que se vive gracias a la furibunda cauda de individualismo que propicia el sistema económico; en el segundo, se tiene un ente solitario, carente de moral, transgresor de principios y valores trascendentes, víctima de su cortoplacismo y de la convicción de que está condenado a bregar con sus propios recursos y que su propia integridad depende de la agresión a los demás. Este estado de indefensión social primitiviza al agresor y lo condena a una especie de autismo social; es víctima y victimario, un ser provisional que funciona como desperdicio vital, como instrumento de un hado vengador que habita en la marginalidad y la exclusión.

Los amigos de Claudio nos sentimos agredidos también, porque se ha lesionado la confianza que pudiera tenérsele a las instituciones del gobierno municipal y estatal, al ver la ruina a que se reduce la seguridad pública y lo dramáticamente real que resulta el tema de la inseguridad. Hermosillo se convierte en una selva pavimentada donde las bestias más fuertes y agresivas logran, al final de la jornada, lamer sus heridas y convertirlas en medallas al mérito de ser más brutos que los demás. La ley que priva en este contexto donde cada cual se debe rascar con sus propias uñas es, simplemente, la de la selva. Quedan atrás los discursos, las loas a la civilidad, el rollo de los valores, la vocación progresista y pacífica de los entornos modernos y la oferta de un mejor escenario para los negocios y la vida en comunidad.

Hermosillo está enfermo, padece de una fuerte gripa de impunidad, para la cual no existen medicamentos de laboratorio sino quizá las viejas acciones de la medicina tradicional: un gobierno que actúe en defensa de la vida comunal, que sea intransigente en su exigencia de respeto a la integridad física y patrimonial de los demás, que responda a los llamados ciudadanos y que sea responsable del cumplimiento de la ley.

¿Podrá Gándara con el paquete? Por lo pronto no lo está demostrando. Con declaraciones chiclosas en la televisión no se pone orden en una sociedad que no conoce el progreso, sino la complicidad, la apatía y la corrupción.

lunes, 26 de octubre de 2009

En defensa de la agricultura local



H. Congreso del Estado de Sonora.


P r e s e n t e .


Tomando en cuenta que, de acuerdo al Artículo 64 fracción VI de la Constitución Política del Estado de Sonora, tiene facultad este H. Congreso: “Para reclamar ante quien corresponda las leyes que se expidan o los actos que se ejecuten por cualquier autoridad Federal o Estatal, cuando ataquen la soberanía o independencia del Estado, o cuando por cualquier causa aquéllos se consideren lesivos al mismo”.
Acudimos a Ustedes para solicitarles un punto de acuerdo urgentemente, mediante el cual se exija al gobierno federal que cancele los permisos para siembra de maíz transgénico en el sur del Estado. Para documentar nuestra petición, queremos dejar en claro lo siguiente:


1) Los transgénicos son semillas manipuladas por ingeniería genética para darles propiedades antinaturales introduciéndoles a las plantas genes que pueden provenir de bacterias u otras especies.
2) El uso de transgénicos pone en riesgo nuestra soberanía alimentaria, ya que las transnacionales patentan esas semillas y no permiten el uso de las mismas sin autorización previa.
3) Se ha pretendido confundir a la población equiparando el uso de transgénicos con el proceso natural de la hibridación, que es una técnica convencional utilizada para mejorar las especies.
4) La Transnacional Monsanto se vio obligada a dar a conocer públicamente estudios confidenciales donde se demostraba que ratones alimentados con semillas transgénicas de maíz padecieron malformaciones renales, en la médula ósea y las gónadas.
5) El Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura USDA, realizó estudios de campo en los que se demuestra que el maíz transgénico es menos productivo y requiere de mayor consumo de agua, recurso que es muy escaso en nuestro estado, contrario a lo que afirman las transnacionales.
6) Se sabe que hay un fuerte interés del gobierno de Estados Unidos por fomentar el cultivo de maíz transgénico en Latinoamérica, con el fin de comprar las cosechas para producir etanol como recurso energético, sin poner en riesgo el medio ambiente de ese país ni a sus habitantes ya que se pueden provocar efectos irreversibles y progresivos debido a la acumulación paulatina de transgenes de este germoplasma.
7) A pesar de que no se consume el maíz transgénico en Estados Unidos, nuestras autoridades han reconocido que los mexicanos importamos maíz transgénico con fines de consumo desde hace más de 10 años.
8) Finalmente, queremos recalcar que debido a que el riesgo de contaminación de las especies nativas es muy alto con este tipo de tecnología, el gobierno ha permitido, fuera de la ley, la implementación de los productos transgénicos en nuestro país. Por todo lo anterior, y en consonancia con la denuncia expresada por un grupo muy importante de científicos en el sentido de que “después de un cuarto de siglo de siembras experimentales y más de una década de distribución comercial de maíz transgénico, existe evidencia plena de que los beneficios que ofrecen estas líneas comerciales no compensan en ningún modo sus grandes desventajas”.


Gloria Teresa Parada Arvayo
Rosa María O’leary Franco
Adriana González Celaya
Lilly Baldenegro Domínguez
Isabel Dorado Auz

sábado, 24 de octubre de 2009

El ansia impositiva



Recuerdo una vieja película de vampiros, en la que el monstruo luchaba contra la compulsión de beber sangre, en un afán atípico de respeto a la vida humana, quizá por reminiscencias de su anterior estado y una relación, pudiéramos decir romántica, con una joven con atractivos suficientes como para vencer la ferocidad del chupa-sangre nocturno. La película de terror se convirtió en romántica y la morbosidad del espectador se transformó en aburrimiento, enfado solemne producido por la falta de cumplimiento de las expectativas sanguinolentas que alientan los engendros cinematográficos en esas noches aburridas donde la secreción de adrenalina se liga inexorablemente a las andanzas del no-muerto.

Pero, en la versión clásica del cine de vampiros, ante la visión de un cuello femenino, de espléndida blancura, nuestro (anti)héroe se lanza y propina la feroz mordida que hará fluir la vida de una a la digestión de otro, nutriendo el organismo que debió permanecer en su tumba, pero que sin embargo… se mueve; la acechanza debe ser exitosa y la presa caer en garras y colmillos del depredador, porque el vampiro se alimenta de sangre y los humanos la tienen por cuatro o cinco litros, lo que ofrece las ventajas de un tetrapack ambulante, siempre y cuando no se agote aceleradamente el contenido ni las existencias de humanos mordibles.

El neoliberalismo asume la ordeña del ciudadano como sagrado deber, como acto de sobrevivencia selectivo, toda vez que es excluyente del pueblo y protector del gran capital. La naturaleza depredadora del sistema económico y su parafernalia política nos ubica, casi de manera automática, en ese escenario cinematográfico en el que presenciamos los regodeos del victimario sobre la víctima, cuya indefensión radica en la ausencia de comprensión acerca de la verdadera naturaleza de su verdugo, en la ignorancia de la vulnerabilidad del otro, ese otro amenazante y misterioso. En cambio, cuando se tiene conocimiento del engendro, de sus puntos débiles, de lo que puede hacerlo desaparecer como amenaza, basta con un acto de voluntad que permita presentar una resistencia efectiva, actuar en consecuencia y vencer sobre el mal personificado en el vampiro.

Cualquiera sabe que en el mundo de Norferatu, Drácula y demás no-muertos, la luz solar es irresistible, la exposición a la luz del día convierte en polvo al monstruo, lo desintegra al mismo tiempo que lo exhibe como un espantajo inmundo contrario a la naturaleza e inconcebible en el mundo racional que hemos construido en nuestras expectativas de progreso y bienestar. La opinión pública informada, la ciudadanía capaz de organizarse y luchar mediante la denuncia, el uso de los recursos legales y la oposición enérgica al mal gobierno encaja dentro de este recurso; junto con la luz solar (denuncia, señalamiento, información), está el agua bendita y la cruz, ambos revelan la esencia demoniaca del vampiro y lo hacen retroceder, lo que va de la mano con las formas de organización ciudadana de carácter progresista y democrático, verdaderamente comprometidas con una lucha sistemática contra el engaño y la demagogia oficiales.

Los medios para acabar con el vampiro en forma definitiva son el uso de la estaca y el separarle la cabeza del cuerpo. La primera aplicada en el corazón, lo mata. La estaca de madera destruye al monstruo, aunque hay quien diga que solamente lo paraliza, por lo que se recomienda decapitarlo para que la muerte sea definitiva. Las fórmulas para acabar con el vampiro no son tan difíciles de seguir, porque una vez descubierta su naturaleza, hecha pública su perversidad, decidido el nuevo Van Helsing para combatirlo y dotado de los elementos para hacerlo, la acción política del pueblo a través de sus representantes legislativos se verá complementada con la organización ciudadana para la resistencia, para llegar a declarar la huelga general, para organizar marchas de protesta y de reclamo de renuncias de funcionarios y cambios en la política económica nacional, particularmente la relativa a los ingresos y gastos gubernamentales.

La estaca en el corazón del sistema se representaría por una oposición fuertemente organizada que actúe en las escuelas, los negocios y los sindicatos; en las calles y los medios de comunicación alternativos. Una fuerza que presione y denuncie a los legisladores corruptos y corruptibles, a los que incumplan con la representación ciudadana; que permita impulsar reformas y que prepare el camino para cambios más profundos. La cabeza del monstruo caería en las urnas donde el ciudadano decida con su voto cambiar el rumbo nacional y que cuente con el respaldo de una fuerza capaz de defender el voto en cualquier instancia.

El absurdo neoliberal permite que se eleven los impuestos en períodos recesivos, que se genere desempleo, que se proteja a los delincuentes de cuello blanco, que se protejan empresas evasoras de impuestos, que se permita el avance de los transgénicos y la ruina de los productores agropecuarios nacionales, que se deje de invertir en los sectores estratégicos de México, como son el petróleo y la producción de energía eléctrica, que se desperdicien los recursos naturales y que se excluya el talento y la iniciativa de los verdaderos empresarios nacionales. El monstruo chupa-sangre cuenta con un aliado que es el panismo organizado en alianza con el priismo salinista, que apoyan y aplauden demencialmente las iniciativas de Nosferatu en el Congreso, desangrando a la nación y convirtiendo en parias a los ciudadanos de la república.

Van Helsing tiene el reto, la misión de acabar con el terrible enemigo, ahora convertido en espantajo económico-fiscal que amenaza agotar la sangre y el nervio de los mexicanos. Se impone la acción y el uso de los instrumentos que la experiencia recomienda: información, concientización, organización, acción sistemática y decidida y voluntad de cambio. Y usted, ¿cómo votará la próxima vez? ¿Estará dispuesto a defender su voto?

miércoles, 21 de octubre de 2009

Alza de impuestos


Por aplastante mayoría del PRI y el PAN, la Camara de Diputados aprueba los nuevos aumentos en los impuestos. El IVA aumenta a 16 por ciento, el ISR de 28 pasa a 30, el de depósitos en efectivo de 2 pasa a 3 por ciento, reduciendo el monto del depósito de 25 mil a 15 mil; el impuesto a las telecomunicaciones a 3 por ciento, la cerveza aumenta el 20 por ciento y quedan sin tocar los regímenes especiales como el de consolidación, que favorece a las empresas ineficientes, más las famosas devoluciones de impuestos que hace el gobierno a los empresarios privados.


Al pueblo trabajador, al causante cautivo, al pequeño y mediano empresario, todo el peso de la recaudación. Al gran empresario que obtiene ganancias millonarias, perdón y gracia, exención y olvido.


Como es una emergencia nacional y la iniciativa privada mayormente trasnacionalizada no debe ser tocada ni con el pétalo del ISR, se le exige al pueblo que haga un sacrificio más en aras del equilibrio presupuestal. El hecho de que la economía esté en una etapa recesiva no importa, los impuestos van.


El pueblo, mientas tanto, debe reducir su gasto en alimentación, vivienda, transporte, educación, salud y esparcimiento; debe dejar el tabaco, la cerveza, la gasolina y el internet. Estos bienes y servicios, en cambio, podrán seguir siendo disfrutados por la alta burocracia federal y por el empresariado que no paga impuestos, por el pago de los platos rotos por el neoliberalismo de guarache, por la mendacidad del gobierno y por la vocación al martirio que tiene el mexicano educado en los valores de Televisa.


La reducción del consumo permitirá prevenir enfermedades al educar al pueblo en la frugalidad y en la escasés del dinero, con lo que se evitarán despilfarros en alimentos y ahorros desmedidos. Los ricos, menos afortunados, tendrán que arreglárselas solamente con el apoyo gubernamental y las ganancias excesivas libres de impuestos.

domingo, 18 de octubre de 2009

La marcha del SME

La prensa ha dicho que en la marcha del jueves 15 en apoyo al Sindicato Mexicano de Electricistas la participación fue escasa. No faltó el periodista que manejó la idea de que había sido una farsa y que por eso la prensa no había presentado ninguna foto de la plancha del Zócalo, porque no la hubieran llenado los pocos miles de asistentes. La realidad, siempre más terca que el jilguerismo oficial y oficioso, demuestra lo contrario. Se puede hablar de por lo menos 300,000 personas (hay quien afirma que fue un millón) que llenaron en su recorrido nada menos que el Paseo de la Reforma, como se puede ver en la foto.
La afirmación mentirosa de "los pocos" en la marcha, tiene el mismo valor demostrativo que las afirmaciones que en forma de decreto virtió el señor Calderón, con el que extingue a la compañía Luz y Fuerza del Centro, y tanto como la afirmación del secretario de Gobernación sobre la legalidad del decreto que, según los que sí saben de derecho, constituye una flagrante violación a la constitución y convenios firmados por México con la Organización Internacional del trabajo (OIT).

Se tiene una conducción económica de ficción, un derecho defendido de palabra y de obra violado por un gobierno de ficción.

Esta es una muestra más de la escalada de violencia por parte del panismo organizado y sus sicarios del PRI neoliberal.

viernes, 16 de octubre de 2009


Obvia y urgente necesidad



Resulta completamente lógica la propuesta que hizo el diputado del PT, Porfirio Muñoz Ledo, a sus compañeros legisladores:

"cumplamos con lo que dicen las fracciones 26 y 27 del artículo 73: la facultad de aceptar la licencia al presidente de la República si tuviese una enfermedad, así fuera mental y la otra, la de aceptar su renuncia y crear un colegio electoral para que se designe presidente interino de México, de otro modo, vamos a arrepentirnos, el que da un golpe de mano a una empresa del Estado, puede dar un golpe de estado al Congreso de la Unión."

Por fortuna, la Constitución ofrece una salida al actual desastre nacional.

Señores diputados, ¿Por qué no acatar la Ley Suprema de la Nación en esta situación de verdadera emergencia no sólo económica, sino política y social? Sean consecuentes.

jueves, 15 de octubre de 2009

Luz y Fuerza del Centro



El gobierno está empeñado en minimizar algunas de las acciones que emprende, en cambio otras, de por sí pequeñas, trata de magnificarlas mediante una intensa campaña publicitaria que abarca los recursos imaginables. Que se combate al narcotráfico de influencias, que se pone un hasta aquí a la expansión de los cárteles de la droga, que la crisis tocó fondo, que se respetan los derechos humanos a pesar de que los militares gozan de cabal impunidad en los pueblos del México rural, que se ahorra en el gobierno, que la eficiencia, que la transparencia, que…

Este despliegue de actividades desarrolladas por las empresas constructoras de imagen, logran el efecto nada despreciable de dislocar la realidad de su percepción por el gran público consumidor de chatarra informativa. La realidad, la autenticidad de un hecho ubicado en el tiempo y el espacio puede, merced a la exposición mediática, verse de otra manera, al gusto e intereses de quien promueve una insidiosa y agresiva forma de gobernar sin compromiso con la verdad. El otro tiempo y el otro espacio generado por la señal informativa comunica una visión distorsionada que se reproduce de manera natural: si usted es portador, contamina a otros mediante la conversación casual, mediante la alusión a los hechos y los dichos que el gobierno quiere que usted sepa, de acuerdo a las pautas establecidas por él.

La opinión inducida en las mentes por la autoridad del individuo que pontifica desde la pantalla del televisor, exorciza los demonios de la razón informada, haciendo puré tanto al sentido común como a la idea de mundo que debemos conservar en legítima defensa. Así, las cosas dejan de ser lo que son y danzan frenéticamente en la mente del espectador en un afán distractor que resuelve un problema toral: la falta de legitimidad del gobierno y la ausencia de resultados en el sentido de las promesas hechas en campaña.

Un pueblo desinformado no es un pueblo feliz, a despecho de la peculiar concepción de la lectura que evidenció Vicente Fox (conocido capo del panismo organizado) en sus tiempos de gobernante onírico. Lamentablemente, aunque sin decirlo con todas las letras, el actual gobierno parte del mismo supuesto de escamotear la verdad y los hechos tal cual son al pueblo que es manipulado, engañado y despistado un día sí y otro también. Lo anterior aplica con absoluta certeza en el tema de la desaparición de la compañía Luz y Fuerza del Centro.

Los argumentos vertidos por Felipe Calderón y los correspondientes a la señora a cargo de la Secretaría de Energía, solamente tratan de ocultar pálidamente la triste realidad del caso: el gobierno se propone avanzar en la privatización de la generación de electricidad, primero mediante la falta de inversión en el sector eléctrico, los subsidios al sector empresarial industrial (46 centavos kw/hora, mientras los consumidores domiciliarios pagan 1.50 centavos), los costos que significan la compra de energía en bloque a la CFE (que es donde realmente van las transferencias que dice Calderón), la intervención en los procesos electorales internos del sindicato, la requisa nocturna, de fin de semana a Luz y Fuerza, con las consecuencias de la falta de operatividad técnica suplida a las carreras y la persecución y hostigamiento a los trabajadores de base, según ha trascendido por canales no gubernamentales.

Estamos ante el caso de un gobierno que apoya y fomenta la liquidación de bienes públicos, que desaparece fuentes de empleo y deja sin protección social a miles de trabajadores, que irrespeta la autonomía sindical, que permite el daño patrimonial al dejar hacer y participar en el consumo eléctrico pirata que perpetran hoteleros, comerciantes y otros proveedores de servicios, a los que se añaden oficinas públicas federales. El reciente señalamiento del Dr. Carrancá y Rivas, de que el gobierno de Calderón viola la Constitución, está plenamente acreditado.

Por otra parte, la obscena costumbre de utilizar a las fuerzas armadas en labores de guerra política solapada con frecuencia mediante el más que conveniente argumento del combate a la delincuencia organizada, al mismo tiempo que contribuye al descrédito del instituto militar y su penetración por el narco, es una de las facetas oscuras de un gobierno que entró por la puerta trasera y que insiste en sostener una política depredadora de los recursos naturales, del capital humano de la nación y del futuro del país como nación independiente y soberana.

La gravísima situación en que se encuentra México por la torva política neoliberal-panista, no admite que la ciudadanía esté al margen del conocimiento de los problemas ni de las vías de solución, que serán necesariamente reivindicatorias del derecho de los trabajadores a organizarse como mejor convenga, defensoras del empleo y la economía popular; de la seguridad social, del estado de derecho y el respeto pleno a las garantías que otorga a los ciudadanos la propia constitución.

Luz y Fuerza del Centro


Hoy en la Plaza Zubeldía, a las 5 de la tarde, se cita a todos los interesados en participar en apoyo a los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro, recientemente declarada desaparecida por el gobierno de Calderón.

Se trata de protestar enérgicamente por la desaparición de esta empresa pública proveedora de electricidad y por el estado de indefensión en que quedan los trabajadores y sus familias, gracias a medidas de política no solo erradas sinio ilegales.

El "presidente del empleo" no puede demostrar ninguna de sus afirmaciones respecto a Luz y Fuerza, por lo que queda como una simple medida política y administrativa al servicio del interés privado, en contra del empleo y el ingreso.

Con esta acción, el gobierno demuestra una vez más su escasa solvencia y su poco respeto por el marco legal mexicano.

Por los derechos de los trabajadores, asiste.

miércoles, 14 de octubre de 2009

En línea


Desde el viernes nos dedicamos a la lectura, sin dejar de intentar una actividad caída en desuso por obra de la inter-conectividad mundial: la conversación. El choque fue terrible, traumático, se cernía sobre nosotros una sombra terrorífica que trabajosamente identificamos como intimidad, la cual es difícilmente abordable o asumible en aras de la maravilla del Internet.

El viernes se declaró en problemas la conexión a internet y el correo dejó de ser accesible, a pesar de los intentos y exorcismos tales como salir y reingresar a la página de Yahoo!, reiniciar el ordenador (computadora pues), maldecir furiosamente a la compañía proveedora (Megacable), mirar fijamente a la pantalla en espera de un atisbo de comprensión por parte del cerebro electrónico que ahora controla nuestras vidas y milagros, pero nada. Nadita de nada.

Lo que prometía ser un fin de semana interminable tranquilamente pasó, La lectura se impuso de manera silenciosa, natural, casi gozosa y definitivamente envolvente y placentera. Leer durante toda una mañana sin casi interrupciones fue recuperar experiencias de hace, digamos, veinte años, con el añadido de la reflexión sobre el tema, las derivaciones memoriosas sobre aspectos relacionados y el retorno de imágenes y conceptualizaciones que en mi vida estudiantil fueron asideros y plataformas de despegue.

El viernes tomamos la decisión de reportar el desperfecto-desconexión al teléfono que pone a disposición de los clientes la empresa de cable, teléfono e internet que nos cobra con religiosa puntualidad aunque con una inexactitud perversa e intransigente, que ha merecido idas y venidas a la sede de los poderes corporativos en Hermosillo, con contrato en mano, a fin de gestionar el cobro pactado para el servicio teóricamente proporcionado, con el resultado de que, tras formar filas interminables, repetir el reclamo como mantra salvador de abusos en el cobro, nos devuelven la promesa de que realizarán los ajustes del caso.

El asesor, tras el marcado de opciones de servicio y un intermedio musical, se puso al teléfono y empezó a hacer preguntas, efectuó el registro correspondiente, asignó un número de folio y finalmente prometió la visita de un técnico en un plazo de entre 24 y 72 horas.

El lunes, término del plazo para la visita del técnico, llegó con la puntualidad con que llegan los días de la semana, a diferencia del famoso técnico que hizo gala de una más que indeseable ausencia. La nueva llamada al proveedor del cable se hizo forzosa.

La llamada transcurrió con las preguntas y recomendaciones previsibles, en donde no faltaron las de “haga clic en Inicio y se abrirán las opciones…”, en una larga secuencia donde uno parece sumergirse en las reconditeces de la informática llevado de la mano invisible de un cerebro que opera en un lenguaje de ceros y unos, críptico y así elementalmente simplón. Las opciones señaladas fueron activadas, los cuadros de diálogo en sucesión fantástica se fueron abriendo y las opciones fueron reduciéndose a una sola: “reinicie y si persisten los problemas vuelve a llamar”.


Los problemas tan persistieron que permanecieron iguales, con ejemplaridad propia del bizantinismo burocrático de que hacen gala las empresas monopólicas tercermundistas. El cliente, finalmente, es el sujeto pasivo de una conspiración contra la inteligencia, contra la autoestima del que hace posible que los negocios funcionen como generadores de ganancias y no como proveedores de servicios pactados en un contrato que, leído con propiedad, obliga a ambas partes.

Hicimos otra llamada, donde el guión de preguntas y recomendaciones se repitió con pasmosa fidelidad, sólo que la dama tras la línea no consideró la opción de mandar al técnico, porque, según ella, había señal y “los técnicos sólo acuden cuando no hay señal”. La amable pero ausente gárgola telefónica propuso que revisáramos el equipo porque probablemente ahí estaba el problema (¡claro, en la línea de Megacable no!). La inútil aunque ilustrativa consulta-asesoría telefónica terminó y la desconexión quedó para constancia de la eficiencia de los servicios contratados.

Considerando que cada llamada era atendida por personas distintas y que cada una de ellas planteaba una solución solamente acreditable en el mundillo particular del emisor, decidimos volver a llamar. La persona que contestó siguió al principio la rutina ya planteada, pero se percató de que el registro de la señal ponía que se estaba usando la banda ancha, por lo que preguntó si se estaba usando un programa para bajar música. El “no” de respuesta permitió suponer que había robo de señal y prometió que el técnico pasaría a revisar en un plazo de 24 a 72 horas. Como usted lo imaginará, estamos, como muchos, esperando al personal de la empresa que nos promete conectarnos en un paquete triple de servicios por cable.

Mientras tanto, nuestra idea de comunicación ha vuelto a los sistemas básicos que sin interrupciones ha usado la humanidad para expresar su existencia y afrontar sus retos, con esto hemos retomado la posibilidad de la lectura, la conversación, la escritura y el compartir ideas y opiniones de lo que nos pasa en este mundo transculturalizado, persistentemente engañoso en una mediocridad informatizada, donde la patanería y el humor chabacano llena la banda sonora de nuestra dependencia tecnológica. Por fortuna, nos quedamos sin internet, la seductora lobotomía por la que pagamos sin chistar.

Obama de Hamelin



La noticia de que el presidente Obama ganó el Premio Nobel de la Paz cayó como la manzana de Newton en la cabeza de algunos, reveladora de la ley de gravedad internacional y de las muchas y misteriosas rutas del imperialismo neoliberal.

El presidente de la nación más militarizada del mundo, premiado con el Nobel de la Paz, suena como la recompensa que recibe el gato ante la asamblea de ratones que, víctimas de un ataque colectivo de locura, queman incienso y cantan loas a su verdugo. La naturaleza gringa ha demostrado ser, a lo largo de las relaciones internacionales que históricamente USA ha emprendido, bastante parecida a la del gato que juega con el ratón, que persigue y mata a lagartijas, cucarachas y otros seres dotados de insignificancia armamentista y que son víctimas técnicas o financieras de quienes gozan de la simpatía suficiente como para aparentar ser víctimas cuando en realidad son agresores.

El incienso y las loas dedicadas a quien no ha hecho más que demostrar al mundo su obediencia edulcorada al “destino manifiesto” que la leyenda hecha fabuloso negocio de armas y drogas reafirma en el mundo de los países ricos y los países pobres, también da cuenta de lo mal que se encuentra la autoestima mundial, al premiar el sostenimiento de una política altamente agresiva contra las naciones otrora soberanas de Afganistán, Irak, Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, por citar unas cuantas, que recientemente y por diversas razones, han figurado en los titulares de prensa, sin dejar de considerar al resto de las naciones que han cedido espacios de libertad y autodeterminación ante el peso del endeudamiento, los apoyos militares y la asesoría técnica en renglones que son alentados de una u otra forma por los propios Estados Unidos.

Como usted puede constatar, la presencia y los intereses de Estados Unidos están ligados a los golpes de Estado que han ocurrido en muchos países de nuestro continente. Asimismo, los intentos de golpe, la instigación y patrocinio de revueltas civiles no pueden estar al margen del aparato manipulador de Washington. Los miles de agentes gringos que pululan en todos los países, las instalaciones más o menos secretas o reservadas que se encubren en membretes anodinos donde no falta la palabra “cooperación”, siguen estando al acecho de la democracia y las libertades de los pueblos soberanos de América, manipulando sectores sociales, gobiernos, medios de comunicación y la vida cotidiana de usted y yo, a través de la magia de la televisión, del cine, de la literatura comercial, que entra por los ojos y termina en la conciencia desprevenida del simple consumidor de ideología.

Si hablamos de economía, muchas de las tribulaciones que padecemos se deben a la ciega obediencia de modelos y compromisos que nunca debieron ser nuestros. Actualmente, la necedad de sostener la insostenible carga del TLC, por ejemplo, ha logrado arrasar con la economía de muchas comunidades y sectores productivos que no pudieron con la competencia extranjera, altamente apoyada política y económicamente mientras que aquí se careció de apoyos y condiciones técnicas y financieras para afrontar las condiciones del tratado de “libre” comercio.

Mientras Obama de los Estados Unidos recibe el premio Nobel, el mundo se debate en la peor crisis de los últimos tiempos. Sin embargo, los tambores de guerra suenan en Afganistán, en Irak, se acercan a Irán y no han dejado de estremecer con su estruendo a Palestina, sigue la injerencia gringa en América Latina continental y Cuba sigue sufriendo el bloqueo criminal que fue decretado por el gobierno que proclama su defensa a la libertad y los derechos humanos, mientras invade, secuestra, tortura, mutila y mata a quienes se oponen y defienden su soberanía nacional e independencia.

El flujo de drogas y armas tiene un origen conocido: los Estados Unidos, el gran corruptor de América y el mundo, y sin embargo, los cultos señores del comité del premio Nobel, demuestran una vez más su torva y abyecta propensión al vasallaje al capital y la ideología genocida que representa, de cualquier manera, el habitante de la Casa Blanca.

Cabría felicitar al presidente Obama por el Nobel de la Paz, porque revela lo que hay detrás del mito, de la apariencia de respetabilidad, de la parafernalia pacifista y del logro científico y humanístico del Premio Nobel: un gusano ideológico que se retuerce en su nicho triunfal de hipocresía y autocomplacencia. La flauta del encantador de ratones finalmente se llevó también, pero ahora por simple y pura maldad, a los niños del pueblo que accedió a escucharlo.

martes, 6 de octubre de 2009

Fascismo a la carta


Recibí un correo con el texto que comparto con usted:

La Sociedad Sonorense de Historia, A.C., le invita a la presentación y comentarios de la película “Triunfo de la voluntad” de la directora Leni Riefenstahl. Comentarista:
Dr. Franz Wicker Disch, ex-combatiente alemán y miembro de las juventudes hitlerianas.

La cual se llevará a cabo durante el Martes en la Historia del día 6 de octubre de 2009, a las 20:00 horas, en el Auditorio Ing. Armando Hopkins Durazo de esta Sociedad (Rosales No. 123 Col. Centro).

De inmediato contesté diciendo que contarían con mi ausencia, toda vez que para mí resulta incomprensible la exhibición de un monumento a la propaganda fascista, calificada como una película "de nazis, por nazis y para nazis", cuya temática gira en torno al congreso del partido nacionalsocialista, celebrado en Nürenberg en 1934. También llama la atención la exhibición de las credenciales del comentarista: "ex-combatiente alemán y miembro de las juventudes hitlerianas".

Me pregunto, ¿qué está pasando en la Sociedad Sonorense de Historia? ¿Cuáles son los valores que intenta transmitir? ¿Cuál es el sentido de exhibir y comentar una película que expresa una ideología claramente genocida, autoritaria y destructiva, en el actual estado de descomposición social que vive México?

Extraña situación en medio de un contexto más extraño aún, signado por la derechización del país, el colapso económico y la crisis de valores que acompaña a la falta de oportunidades, situación que en cierto modo recuerda el ambiente social y económico del auge del fascismo en la Alemania de los años 30. ¿Cuál es el juego?


lunes, 5 de octubre de 2009

Mercedes Sosa


Nació el 9 de julio de 1935 en San Miguel de Tucumán, Argentina.

Falleció el 4 de octubre de 2009, en Buenos Aires, Argentina.

Padeció el exilio, luchó con su música, armada de una voz y una inspiración conmovedoras, por la dignidad , por la libertad, por el derecho a sentir y a disentir, por la libertad de ser y expresar lo que se es. Vivirá por siempre, en el corazón de América Latina.

sábado, 3 de octubre de 2009

Minucias de una ideología decadente


Debe haber sido el producto incestuoso entre el neo-panismo y la cursilería neoliberal vigente lo que dio en llamarse “gobierno del cambio” o con mayor actualidad “presidencia del empleo”. La república de las bromas pesadas se vio nuevamente favorecida por la creatividad del equipo del señor Calderón y, en boca del propio gerente nacional se dio el aviso: los ahorros de los trabajadores servirán para que las empresas especulen en la Bolsa de Valores sin riesgo para sus activos, porque aquí lo único hipotecable es y será el futuro de los trabajadores.

Ni qué decir del gusto con que fue acogida esta nueva posibilidad de gasto, porque si no ¿para qué es el ahorro de los demás? Así, el ahorro para el retiro de millones de trabajadores anónimos sería una palanca para la reactivación económica privada y el gobierno quedaría como su empleado más diligente, lo que seguramente llenaría algunas páginas de sociales. La política económica o, más bien, las medidas fiscales de coyuntura se verían mejor con semejante regalo: una cantidad billonaria a cambio de una promesa tan volátil como las expectativas de la Bolsa Mexicana de Valores, caja de resonancia de la ineptitud empresarial mexicana para generar riqueza y su subordinación a los agentes externos.

El trauma de la insolvencia podía ser, en todo caso, transferido a los futuros jubilados y pensionados, calculando que un eventual golpe de suerte pudiera permitir que las apuestas accionarias fueran ganadoras, tanto como para evitar la evaporación del dinero de las afores, o en su defecto, el reclamo inmediato de los afectados, al apostar al muy largo plazo en el que, como dijo el clásico, todos estaremos muertos.

Algunos analistas económicos y políticos han opinado que lo mejor sería utilizar primero los recursos con que cuenta el propio gobierno, que por otra parte, se ha caracterizado por el subejercicio del gasto autorizado por el Congreso. De prosperar esta posición y no la del gobierno, entonces ¿cómo se notaría el sacrificio ciudadano y de qué manera pudiera sostenerse el llamado a la solidaridad de los trabajadores, a favor de los empresarios?

Es cosa sabida que en la mentalidad neoliberal los primeros en sacrificarse son los trabajadores, de acuerdo a una muy consolidada tradición que parte de los fundamentos mismos del sistema capitalista. En el capitalismo no puede haber ganancia empresarial sin la necesaria explotación de los trabajadores, y en esta etapa de incertidumbre y carestía, lo natural es que los dueños del capital utilicen al gobierno como la palanca que haga posible, en su beneficio, la transferencia legal del ahorro de los trabajadores y lo convierta en inversión empresarial. Desde luego que la garantía que se ofrece está ligada a la muy común práctica de la especulación, sujeta a los avatares del mercado en un contexto en el que la palabra “colapso” define bastante bien la situación de la economía mundial.

Si a este arrebato de inspiración económica se añaden los otros que ha anunciado el señor Calderón, no puede menos que aplaudirse su esfuerzo didáctico al traducir en prácticas actuales los escritos de los clásicos de la economía cuando hablan de papel parasitario de los rentistas, de los especuladores que no invierten sus recursos en el desarrollo industrial y que chupan, como vampiros, los productos del esfuerzo ajeno.

México se ha caracterizado por su política de abandono de las actividades con rendimientos crecientes porque, sobre todo a partir de los años ochenta, el gobierno se dedicó a desmantelar sistemáticamente el aparato productivo, liquidando industrias y haciendo desaparecer infraestructura y apoyos a la investigación aplicada a procesos productivos. Desaparecieron instituciones dedicadas a la investigación agrícola y pecuaria, a la aeronáutica, a la industria nuclear, al petróleo, e incluso al desarrollo de la cinematografía y otras artes escenográficas. En la actualidad, la infraestructura que queda o se crea se dedica al fomento de la maquila, y la educación superior se adapta a este modelo. Las actividades altamente redituables están en manos de las empresas trasnacionales y el registro de patentes nacionales es solamente una buena intención, desalentada con insistencia por las enormes trabas burocráticas y el control evidente de ideas y procesos por parte de los consorcios extranjeros.

Si la ideología neoliberal tiene un laboratorio para probar la resistencia y vulnerabilidad de pueblos e instituciones, quizá se encuentre localizado en el México post-salinista. La educación en general y la superior en particular son los blancos sobre los cuales se ha descargado la más pesada artillería: Mutilación o distorsión de contenidos, presupuestos insuficientes, reformas claramente atentatorias contra la calidad de la formación y trivialización del currículo. Asimismo, la ausencia de una política de desarrollo regional y municipal se ve acompañada de la inexistencia de un programa de fomento a la actividad industrial, por lo que el conocimiento de los recursos naturales de México resulta irrelevante y por eso ya no es necesaria la enseñanza de la geografía económica en las escuelas y facultades de economía. Por eso, tampoco es materia obligatoria en algunos programas de licenciatura la planeación del desarrollo, porque ¿para qué planear si no hay control de las variables fundamentales de la economía?

Tras el absurdo de las medidas propuestas por el señor Calderón, está el trivial juicio del empresariado hecho gobierno, está su ideología parasitaria, su fe en el mercado y, para decirlo claro, en el azar, en el giro de la moneda que está en el aire, y en las apuestas con dinero ajeno como el ahorrado en las afores. La ideología del neoliberalismo periférico es, a final de cuentas, la racionalidad errática del capitalismo dependiente en la época del colapso del modelo en que se sustenta. Mejor apuesta sería el emprender con el mayor empeño, la tan postergada industrialización del país, eliminar los regímenes de excepción en el ISR, invertir en fuentes de empleo y usar el margen de endeudamiento público en inversión productiva, que genere empleos e ingreso a las familias, restableciendo su capacidad de compra. Esta moneda, la del desarrollo mexicano, también está en el aire.

viernes, 2 de octubre de 2009

2 de octubre


Los años pasan y nos quedamos apagados, compartiendo una soledad que de tan sola se muere de tristeza, y es que no tiene memoria, cayó víctima de Alzheimer social, político y económico. Los ciudadanos, sobre todo los jóvenes y los más viejos son, ahora, las víctimas de la marginación en todos los ámbitos, incluso sus ahorros producto del trabajo de muchos años serán, según el propósito del gobierno, asignados a las empresas privadas para que hagan con ellos el trabajo que mejor saben hacer: recuperarse transitoriamente, gastar con holgura, desviar fondos y caer en insolvencia de nueva cuenta para que el gobierno, otra vez, los rescate por ser "generadoras de empleo".

En 1968, la sangre joven corrió por las calles de la ciudad de México, víctima del autoritarismo diazordacista. Hoy, a 41 años de distancia, los jóvenes y los viejos padecen del autoritarismo y la depredación económica, quedando desprovistos de esperanza, de un futuro digno de ser vivido.

Como es natural, la amnesia colectiva producto de la manipulación ideológica, permite a duras penas conservar la ilusión de que el sistema económico es bueno y que es cosa de perseverar, pero cuando pasa el tiempo y el salario no alcanza, y los ahorros decrecen y ahora son amenazados con su desaparición por obra y gracia de la Bolsa de Valores, la memoria hace falta como el ancla que nos estabilice en las oleadas de desinformación que emite el gobierno.

El nuevo autoritarismo es un populismo de derecha, que agrede sistemáticamente a los trabajadores, a las familias, a los jóvenes estudiantes y trabajadores, al quitarles el futuro, al cancelar la esperanza, a morir de tristeza en medio de la nada.

Un antídoto es la historia, otro que la complementa es la acción presente por el futuro. Mientras que la primera recupera la identidad del ciudadano y su dignidad de ser humano, la segunda lo fortalece y reafirma como ser político, como intelectual, como obrero de las transformaciones necesarias en nuestra ruta hacia otra historia, otro destino y un mejor futuro, obra de todos y de cada uno.