Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

sábado, 31 de diciembre de 2011

El último del año

A la fecha se acumulan 365 motivos para cabalgar en lomos del pesimismo que autoriza la conciencia y legaliza la realidad. El calendario arroja el número de días de duelo suficientes como para suponer que la necrofilia es, en este sexenio, una actitud políticamente correcta, a despecho de las recomendaciones de los organismos como Derechos Humanos y Amnistía Internacional.


Acabo de leer el resumen de los acontecimientos del año que publican los medios impresos de comunicación y no termina el asombro cuando surge el pasmo. Nuestro planeta es un campo de batalla donde las fuerzas occidentales tunden a los habitantes del resto del mundo, supongo que animadas por la idea de que Europa y la América angloparlante son, en conjunto, la cuna de la revolución industrial y de la comida rápida. No creo necesario detallar los beneficios que la humanidad recibe por el sólo hecho de contar con puestos de hamburguesas y hot dogs dispuestos estratégicamente en calles, avenidas y centros comerciales. Ni qué decir de los enormes inventarios de productos de plástico que suplen a los metálicos a la par que nos persuaden de la inevitabilidad de la contaminación ambiental, que constituyen un punto clave en el consumo popular, sin demeritar los aparatos electrónicos y componentes automotrices programados para fallar tras un cierto tiempo de uso.

Al ingenio mercantil que alienta la obsolescencia programada que invade nuestra vida cotidiana, habría que agregar el arsenal de medicamentos que sirven para atar a los enfermos a prolongados tratamientos paliativos que no curan pero sí distraen recursos económicos de las instituciones y los particulares. De la medicina sólo se puede opinar que son parte de una larga cadena comercial cuyo interés radica en la venta y la obtención de utilidades. Las enfermedades nuevas se agregan a las viejas y los medicamentos prescritos dan cuenta de la creatividad en eso de mezclar la ciencia con la mercadotecnia, el engaño con la “patente”, el negocio con el servicio de salud.

Prioridades nacionales
El año que termina arroja un saldo de muertes evitables que resulta imposible no ver con cierta suspicacia, como si Thomas R. Malthus inspirara las acciones de una sociedad presidida por gobiernos genocidas y apasionados por los negocios. En el mismo tenor, tenemos noticias sobre las graves enfermedades de personajes de la política iberoamericana que nos remiten a los experimentos químicos y biológicos de las agencias de inteligencia y el aparato militar, desde luego que ampliamente documentados y del conocimiento público.

A las muertes programadas (o poco menos) como la de Facundo Cabral se añaden las atribuidas a causas naturales, como la de Gaspar Henaine (Capulina), Jorge Lavat, Héctor Martínez Arteche, Pedro Armendáriz Jr., Elizabeth Taylor y Peter Falk entre otras personalidades del cine y la cultura, independientemente de que hayan ocurrido asesinatos en nombre de la democracia, como el ocurrido en Libia con Gadafi, donde una chusma acicateada por occidente contempla la destrucción de su país y que, al igual que Irak, comprará armamento a la par que admitirá contratistas gringos en uno de esos grandes negocios consumados por los corporativos a costa de la economía local para gloria del libre comercio internacional.

Año de coincidencias donde no es posible dejar de incluir la muerte del Secretario de Gobernación Blake Mora y las declaraciones de triunfalismo marchito del jefe de las instituciones coloniales Calderón, el hombre de la gorra con las cinco estrellas que imita simbolismos pentagonales y genera ataques violentos de hilaridad y expresiones populares de ingenio irreverente aunque inobjetable.

Mientras se desfonda la bolsa de la paciencia ciudadana, los políticos que forman en el autismo neoliberal siguen propalando ser la solución a los problemas que ha creado el sistema al que pertenecen, de los que han sido actores y que pretenden continuar y profundizar, explotando las posibilidades de olvido del consumidor típico de política chatarra. La nostalgia de tiempos no vividos se recrudece al imaginar un tiempo futuro al cual arribemos sin mucho esfuerzo, en la comodidad de la rutina de un voto electoral que no arriesgue ni masoquismos ni apariencias.

Hermosillo, capital de Sonora resiente los embates de la esperanza y de la mezquindad en el tema del acueducto Independencia, en un estirar y aflojar con el cajemismo oligorural que expresa la existencia de seres que sufren de indigestiones por lo que no comen.

Termina un año en medio de intentos retrospectivos que traza la mente paradójica del ciudadano medio, confiado en que el futuro llegará de cualquier manera aunque la idea del porvenir le sea de por sí agotadora. La inercia socialmente aceptada permite que el progresismo sea reo de sospecha y víctima de suspicacia, mientras que el populismo de derecha (“el PAN de la gente”) exhiba dotes de engendro caritativo mientras que apoya legislativamente la ruina del país, la privatización del patrimonio y la trivialización de la conciencia.

Frente a la pila de basura acumulada en el 2011, pongamos una barrera de voluntad ecológica y políticamente sustentable que nos permita respirar un aire más limpio, menos contaminante, más sano. El año 2012 debe ser más justo, lo que por fortuna depende en buena medida de nosotros, los ciudadanos al borde de un ataque de nauseas.

martes, 27 de diciembre de 2011

La posición no importa


 

Según estudios recientes: Hacerlo de pie fortalece la columna;

boca abajo estimula la circulación de la sangre;

boca arriba es más placentero;

hacerlo solo es rico, pero egoísta;

en grupo puede ser divertido;

en el baño es muy digestivo;

en el auto puede ser peligroso….

Hacerlo con frecuencia

desarrolla la imaginación;

entre dos, enriquece el conocimiento;

de rodillas, resulta doloroso…

En fin, sobre la mesa o sobre el escritorio,

antes de comer o de sobremesa,

sobre la cama o en la hamaca,

desnudos o vestidos,

sobre el césped o en la alfombra,

con música o en silencio,

entre sábanas o en el baño

hacerlo, siempre es un acto de amor y de enriquecimiento.

No importa la edad, ni la raza, ni el credo, ni el sexo, ni la posición económica…

… Leer es un placer!!!

viernes, 23 de diciembre de 2011

La cena de Nochebuena

Desde luego que las cenas navideñas son una tradición que se debe preservar. Lo malo es que las condiciones generales de la economía hacen selectiva la práctica y definen dos tipos de asiduos: los que se quedan chiflando en la loma y los privilegiados que cenan. Entre estos últimos podemos encontrar los que trabajosamente lo hacen y los que cuentan con facilidades dignas de generar la envidia de muchos. Como toda clasificación, seguramente usted tiene una mejor, pero por lo pronto nos quedamos con ésta.


La expresión “chiflando en la loma” revela carencias que son señaladas como extremas, es decir, que no se cuenta con recursos, que no es posible realizar alguna actividad supuestamente accesible. Chiflar en la loma significa no poder.

Los que se quedan chiflando en la loma. Considerando el éxito de la economía calderonícola, cada vez más familias dejan de preparar la cena navideña con los platillos dispuestos por la tradición, con lo que el atraso económico impacta y determina los usos y costumbres del pueblo. Así, pasamos de lo económico a lo cultural, en una transformación que interesa al aparato digestivo a la vez que a la autoestima. Al reducir el margen de maniobra económico, la gente se ve forzada a disminuir la cantidad y la calidad de los productos afectando la oferta de los mismos y evitando el mantenimiento de niveles operativos de las empresas al disminuir la demanda, lo que eventualmente se traduce en recortes de personal y ruina del negocio.

Si tomamos en cuenta la disminución en términos reales del salario y el incremento de los costos de los alimentos, por encarecimiento de los insumos y aumento de los gastos de trasporte, entre otros, la cena navideña se convierte en un lujo, lo que traducido políticamente es un mecanismo de exclusión que dibuja la línea entre ciudadanos de primera y de segunda. Es obvio que el choque emocional de no tener recursos para celebrar conforme ciertos patrones culturales, genera una sensación de minusvalía que no se supera en forma inmediata, sino que se puede traducir en una visión rencorosa de la situación que afecta a cada vez más.

Considerando que la cena de navidad no es solamente la satisfacción de una necesidad física sino que tiene una gran carga afectiva y religiosa, la privación o limitación redunda en perjuicio de una cierta manera de ver la vida de acuerdo a valores considerados trascendentes.

Los privilegiados que cenan. La cena navideña es una tradición que une a la familia y permite la generosidad en el compartir alimentos y bebidas, así como los obsequios personales que conllevan los mejores deseos acerca del progreso ajeno y el placer de compartir los logros del año. Son momentos de alegre convivencia cuya base indiscutible es materializada en los bienes compartidos en torno a una mesa que nos iguala y reúne, que refrenda los lazos familiares y alienta la solidaridad. Sin duda las viandas compartidas son una parte sustancial en la atmósfera navideña.

Los que trabajosamente cumplen con la tradicional cena y reunión familiar están al límite de sus posibilidades de sostener algo que se torna oneroso, cada vez más difícil de alcanzar debido a los factores externos ligados al costo de la vida. El efecto emocional de esto desdibuja los buenos deseos y la generosidad que la temporada inspira, además de los reclamos publicitarios que nos hacen actuar orientados al consumo. El caer en el razonamiento de que el ingreso no es suficiente y que hay que limitar los gastos, obliga a recortar parcelas de convivencia difícilmente sostenibles, lo que genera desazón y un sentimiento de pobreza que se recrudece en la medida en que visualizamos la diferencia entre lo que tenemos y lo que necesitamos.

En cambio, los que cuentan con facilidades para celebrar tienen como primera respuesta la envidia de muchos. Lo anterior se debe a que como sociedad se tiende a la abstracción y a la generalización dentro de una determinada categoría de fenómenos. Son los ricos y los pobres, los que tienen y los que no.

En una sociedad donde la pobreza tiende a generalizarse, es obvio que la capacidad adquisitiva que permanece incólume ante la baja de los salarios y el aumento de los precios despierte cierta animosidad. Cuando hay carencias se afecta la moral pública y la ética personal, así que deja de haber “envidia de la buena” para quedar simplemente en envidia que corroe las entrañas y busca alguna forma de resarcimiento. Como la necesidad carece de reglas o leyes, la criminalidad aflora y se extiende hasta llegar a ser una conducta socialmente predominante. El crimen organizado o no es una respuesta esperada cuando las oportunidades se esfuman y la sociedad es excluyente.

Se puede concluir que la cena navideña también expresa en su realización las contradicciones sociales que el mercado no puede ocultar sino que las estimula y magnifica. Las viandas compartidas son una promesa de trascendencia espiritual y al mismo tiempo el germen de las transformaciones sociales, por lo que no se puede separar el cuerpo del alma, el cerebro del pensamiento que nos permite conceptualizar y establecer la diferencia entre el bien y el mal, en tanto expresiones conductuales ligadas a nuestra práctica cotidiana.

La miseria de un pueblo difícilmente tendrá por fruto la manifestación de la solidaridad, el respeto, la sana convivencia y el respeto a las leyes, sino el egoísmo más primitivo, la lucha por la sobrevivencia y el empobrecimiento de la espiritualidad. En consecuencia, le deseo que pueda cenar en la nochebuena y así gozar de las lecciones de generosidad de la navidad.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Una palabrita por el amor de dios

Se habrá fijado, agudo lector, que el título de este comentario contiene la palabra dios escrita con minúscula. Asumiendo que el dato es intrigante y ha despertado la curiosidad de usted, más una cierta indignación por el hecho de haber regateado la mayúscula correspondiente al nombre de la divinidad, paso de inmediato a presentarle el informe que da cuenta del por qué de mi omisión.


Como se sabe, multitudes toman las plazas de las principales ciudades del mundo, reclamando justicia y el cese de las medidas restrictivas que tienen acojonada a la economía familiar y que generan desempleo sin freno, por aquello de defender la economía de los capitalistas. La austeridad aprieta las de por sí flacas carnes de las cinturas proletarias, procurando una esbeltez discretamente famélica bajo el abrigo de la cultura política fotoshopada, entre eufemismos de crisis superables y de sacrificios fiscales que excluyen a los señores del dinero. Las “medicinas amargas pero necesarias” son de prescripción exclusiva para los asalariados que en régimen forzoso adelgazan carnes y marchan deportivamente por las calles del mundo.


Relax...
 El aligeramiento de la carga por pago de nómina y servicios sociales permite a los empresarios seguir vacacionando en Las Vegas, Aspen, Bahamas, Cozumel, entre otros lugares en los que la clase propietaria acostumbra relajarse y meditar sobre las ventajas de no pagar impuestos ligados a sus ingresos, a diferencia del asalariado que, en calidad de causante cautivo, funciona excelentemente como fruta bajo el exprimidor fiscal.

Las ventajas de tener dinero y no contribuir al fisco suponen un privilegio que paga más de lo que quita, por lo que la economía recibe los impactos del jolgorio empresarial a través del endeudamiento crónico y en aumento con la banca internacional y nacional, en una rara política distributiva que estrangula los activos nacionales y los privatiza como si el país no fuera nuestro.

La hic...onomía está a toda ma..dre
 Cada tanto aparecen declaraciones sobre el buen ánimo de los gobernantes ante el éxito de la gestión económica, en contraste con las mayorías asalariadas que hacen el contrapunto de una sinfonía nacional que está en el último movimiento. La pobreza es, al parecer, una opción que se elige por la mayoría de los habitantes del país, por lo que sirve de ejemplo luminoso del buen gobierno que tenemos y de la preocupación democrática que lo anima.

En consecuencia, si el país vota mayoritariamente por la pobreza, ¿qué se puede esperar de la clase gobernante y los empresarios comprometidos con los intereses de las trasnacionales que usan y abusan del suelo patrio? Desde luego que congruencia. Eso explica la patriótica labor de gobernar para que las cosas sigan igual o que se profundice la pobreza y que los empresarios se empeñen en despedir personal y promover el congelamiento salarial que el gobierno decreta con el apoyo indispensable de los organismos financieros internacionales.

En virtud de todo esto, Dios ha decidido guiar a su rebaño por las anchurosas tierras del sacrificio dando el ejemplo supremo: la divinidad y omnipotencia se quedan como están, aunque se concede la diminución de la letra inicial del nombre: “dios”. Se parte del principio jurídico de “quien puede lo más, puede lo menos”.

Así las cosas, tenemos el equilibrio necesario para una comunidad armoniosa y sin contrastes perniciosos: Un pueblo navegando en la pobreza, un empresariado rico y codicioso, un gobierno mezquino y pro-empresarial, un dios que brilla en su majestad en los hogares humildes y que derrama sus bendiciones en las mansiones de los ricos, pero que siempre nos inspira a seguir el ejemplo de su hijo: ser un niño precoz, un adulto combativo y revolucionario que termina embroncado con la autoridad y que pasa a la historia como un desempleado que sólo pudo escapar a su miseria a través de la muerte, y que resucita de entre los muertos en la memoria de las mayorías creyentes cada día desde hace más de dos mil años. La humildad de su cuna y su destino trágico nos deben persuadir de que la pobreza es ejemplar y consustancial al hombre bueno, por lo que los ricos son los facilitadores de nuestra fe y destino. Benditos sean los ricos.

En este sentido, vale decir que los ricos son necesarios para los pobres, como lo es el látigo a la herida en el lomo del esclavo, y que Dios es “Dios” para unos y “dios” para otros. La esperanza de salvación y trascendencia está en esas mayorías que empiezan a levantarse y que reclaman en todo el mundo trabajo, ingreso, justicia, respeto, dignidad y el derecho de ser hijos de Dios, de ese que opta por los pobres y los desamparados. Por amor a Él, la palabrita que debemos pronunciar es: ¡Basta!

lunes, 19 de diciembre de 2011

Un día, una palabra.

Las pifias de los políticos y sus aprovechamientos por otros, como es el caso Peña Nieto-Creel-Vázquez Mota, favorecen la idea de que la clase política está constituida por una variedad humana aparte, algo así como una sección especializada en el beneficio de los desperdicios de los demás, como si fueran coprófagos de dos patas. La extraña variedad parece estar dotada de una particular propensión a los reflectores y en pronunciar discursos donde usa los deshechos ajenos para construir su imagen pública, armar su estrategia y enderezar campañas en su beneficio con el fin de logar el poder político.


Esos extraños seres bípedos pseudopensantes son como mariposillas de temporada, que vuelan en forma errática hasta que ven en el horizonte una flama que los atrae justo en los días en que el calendario electoral llega a sus fechas clave: los tiempos de las pre-campañas y la campaña propiamente dicha.

Su comportamiento denota fuerte inclinación por la opinión ajena y en vez de actuar, simplemente reaccionan bajo el supuesto de emitir respuestas agudas e inteligentes, lo que es un simple autoengaño que catapulta la imaginación popular en una hilarante parodia donde la democracia sufre de anorexia por causas que no le son imputables, sino que obedece a las limitaciones de sus actores.

El ciudadano que lee y el que oye decir y lo repite, magnifican y condimentan los dichos y los escasos hechos de los adversarios, generando una bola que rueda por la pendiente de nuestra ignorancia y se agranda en la medida en que el cerebro deja de discriminar entre lo absurdo y lo posible. Resulta más frecuente el chacoteo facilón que razonar críticamente sobre los eventos políticos, que portan un mensaje que puede gustarnos o no, ser correcto o no, pero que debemos desentrañar y sopesar de cara al proceso electoral del 2012.

Es innegable que la clase política padece de verborrea y que sus dichos muchas veces suenan a actos de oportunismo ramplón, a tristes expresiones de invalidez cultural, a ridículas purulencias intelectualoides de una mente ignorante aunque animada de pedantería inescrupulosa, que restriega con desenfado sus excresencias en los oídos de los demás, y que son reproducidas por la prensa que está siempre a la caza de basura vendible, objetos de morbo, vergüenzas públicas y privadas que embrutecen más y más a los eventuales lectores de porquerías. Resulta que la coprofagia es una forma alternativa de alimentación en tiempos de crisis cultural y en nuestro país se padecen muchas carencias, incluida ésta.

Por otra parte, la exhibición pública de las miserias culturales hecha con insistencia por los políticos, nos lleva a confundir la noticia con el pitorreo ocioso de los mirones políticos que no pintan pero sí manchan. Juan Pueblo se lanza al ruedo de las gracejadas, chascarrillos y retruécanos, orales, escritos y mímicos, logrando recrear los incidentes, pifias, tropezones y caídas de hocico políticos que adquieren calidad literaria merced a la creatividad, ingenio, agudeza y oportunidad con que son escritos y dichos. La obra del pueblo resta digna de antología y de ello se encargan los demás ciudadanos que no crean pero sí reproducen, haciendo circular la mercancía del ingenio mexicano por las cantinas, cafés, hogares, oficinas, comercios y, por último, urnas electorales.

Quizá el error de información y la falta de formación de los aspirantes a cargos públicos, se pudieran aprovechar para ilustrar campañas de alfabetización, de apreciación literaria, de cultura política, haciendo un bien a la nación y a las futuras generaciones de candidatos, los que seguramente actuarían con mayor fortuna que los actuales. En el futuro la profesionalización de la política pasaría por el filtro de la formación académica, de las luchas parlamentarias, del ascenso por méritos, de la transparencia en el uso de los recursos públicos… Pero estamos en el aquí y el ahora, en la tierra convulsa y lamentable que aun respira los aires viciados del neoliberalismo de guarache.

Si evitamos la pestilencia y nos movemos de prisa, lograremos atravesar esta región tenebrosa y llegar a la nación que queremos, donde podamos respirar con tranquilidad los nuevos aires de la democracia, de la participación responsable y solidaria de todos en la construcción del país que merecemos.

Los aires decembrinos

Diciembre siempre resulta apropiado para bajar la guardia en los asuntos de la cotidianidad laboral y subirla durante las visitas a los negocios y la propia inclinación a ser generoso cuando ocurre el típico desfase entre el querer y el poder. Las compras parecen ser la actividad comercialmente correcta mientras que el ingreso nos insinúa cerrar la llave de los escasos recursos monetarios y crediticios y optar por aquello de “regale afecto, no lo compre”. La prudencia y el realismo van de la mano mientras que el entusiasmo navideño se revuelve en nuestros bolsillos y exige salir a ver las novedades y ofertas irresistibles con que el comercio organizado se empeña en reventar nuestro muro de contención.

Ese ciudadano con ingreso personal disponible suficiente que llevamos todos dentro sale a las calles gracias al optimismo que inyecta el aguinaldo como un placebo invernal y que circula en nuestro sistema económico en beneficio de la ilusión de que las cosas andan bien. Lo cierto es que el número de pobres ha aumentado, tanto como han disminuido las expectativas de empleo para cada vez más mexicanos.

Como consecuencia de lo anterior, tenemos una sociedad que se vigila a sí misma, que desconfía de todo y de todos, que ve el incremento de los suicidios juveniles, la disfuncionalidad familiar, el número de divorcios, puestas de cuernos, criminalidad y acoso de los medios de comunicación electrónica con la siempre fresca basura informativa que suscita envidias en las mentes incultas, trivializadas por la publicidad y los chismes de alcoba televisados.

A diferencia de hace dos décadas, los jóvenes son vistos como criminales al acecho, sobre todo a partir de la emergencia de pandillas urbanas que recorren las calles en busca de una realización que es improbable en un medio marginal y excluido. De hecho, la exclusión y la marginalidad son el hito de la moda entre los jóvenes, quienes adoptan el vestuario, gustos y los modismos rufianescos de los pandilleros gringos. La televisión comunica los retrocesos de una sociedad al borde de un ataque de nervios y los promueve como estilo de vida.

Al deteriorarse la base económica de las instituciones sociales, la comunidad sigue por necesidad aquello de que cada cual se rasque con sus propias uñas, dando al traste con la solidaridad y el respeto al interés ajeno. Resulta poco realista hablar de valores cuando la familia sufre de hambre y marginación por razones de ingreso. El deterioro de la base desencadena el de la superestructura social, por la misma razón de que un cuerpo famélico al tiempo redunda en el deterioro de las funciones cerebrales y la conciencia termina perdiéndose por falta de nutrientes. El daño en los cimientos llega a provocar la inestabilidad y el derrumbe de la casa.

El comercio formal o informal lucha por sacarle el aguinaldo de la bolsa y se confabula con los acreedores diversos para que el flujo de efectivo vaya en dirección opuesta a usted y al final sus egresos serán mayores a los ingresos, lo que se complementa con maniobras tácticas que incluyen la colocación de bocinas fuera de los locales con el fin de aturdirlo y hacerle perder el control de su voluntad. Tan agresiva acción ablanda sus neuronas y lo sume en un estado turulato donde la confusión es tal que bien puede tragarse la rueda de molino de los argumentos de venta, quedado a merced de cualquier merolico.

El despojo comercial va de la mano con el bancario, es el uno-dos del asalto a su bolsillo, lo cual se constata al llegar enero y con él, las cuentas por pagar y la realidad del asalariado en un país donde la capacidad adquisitiva funciona como ladrillo en caída libre. La breve oxigenación económica del aguinaldo le deja la sensación de invalidez típica del deudor crónico, del gastador coyuntural, del poseedor eventual de dinero cuya cotidianidad está determinada por el entramado de sueños que se rasga al descubrir que esa pesadilla es la realidad.

En estas fiestas, el deseo común es de felicidad y prosperidad, con lo que nos pertrechamos para el resto del año y las nubes de tormenta se borran momentáneamente para dejar ver la tímida luz de la esperanza, y descubrir la posibilidad del cambio que nos permita recuperar la dignidad humana y lograr el progreso y el bienestar que merecemos como sociedad por los que debemos luchar todos.

El próximo año será el escenario de las luchas de un pueblo ofendido por la voracidad de los capitalistas y la indolencia cómplice de los gobiernos neoliberales, cansado de los abusos y dispuesto a recuperar y conservar el espacio que nos es común. Que el próximo año sea el inicio del cambio verdadero y la construcción de una nueva nación, libre, incluyente y próspera.

sábado, 17 de diciembre de 2011

feliz navidad

En esta temporada navideña la reflexión acerca de los logros y los asuntos pendientes nos lleva a la revaloración de nuestro quehacer, de nuestras relaciones personales y profesionales, de nuestras aspiraciones y deseos de realización. La conciencia de nuestros límites es un buen punto de partida para desplegar ese valor y capacidad latente y transformar la posibilidad en realidad y ser, al final de cada jornada, un mejor ser humano.


¡Feliz navidad y próspero año 2012!

Dr. José Darío Arredondo López

domingo, 11 de diciembre de 2011

Muerte en la calle

Le confieso que estoy impresionado por la muerte de una chica de 16 años recién empleada en una franquicia de comida rápida. Tras ser atropellada, dos carros más pasaron por encima de ella y la remataron. Los conductores pisaron el acelerador y pusieron llanta en polvorosa.


Un niño pequeño acabó muerto en la calle, sin que se sepa quién fue el que lo privó de su existencia cuando esta apenas empezaba. La graciosa huida de los choferes revela que la sociedad actúa con cierto autismo y que la cobardía es parte de la conducción punible y los homicidios culposos.

De cara a la fatalidad de tener conductores sin pizca de civilidad, el ciudadano se encuentra en estado de indefensión, más si le agregamos el hecho de que las autoridades de tránsito no consideran necesaria la construcción de puentes peatonales bajo el supuesto de que terminarán siendo “elefantes blancos”. Al respecto, tendría que considerarse el detalle de que los puentes peatonales que existen en Hermosillo fueron construidos antes de que el caos vial se apoderara de nuestra vida cotidiana y que el parque vehicular no fuera tan grande, en una época en que todavía los agentes de tránsito podían responder a las demandas ciudadanas y que nos encontrábamos en una etapa transitoria entre un rancho pavimentado y la ciudad compleja y peligrosa que tenemos hoy.

En cualquier ciudad administrada racionalmente encontramos puentes peatonales y pasajes subterráneos que sirven para evitar que el peatón termine embarrado en el pavimento, así por ejemplo, en Guadalajara y otras ciudades mexicanas así como en muchas del sur del continente, se ha tenido el tino de comunicar aceras distantes con un pasaje que sirve para el tránsito peatonal y al mismo tiempo como centro comercial porque permite la instalación de puestos de venta de artesanías, golosinas y varias chucherías más que generan ingresos a los comerciantes y algo de confort a los viandantes.

La actitud de las autoridades resulta de una mezquindad cómplice de los delincuentes al volante, ya que la respuesta esperada era de que se tomaran las medidas de seguridad peatonal necesarias y no solamente echar la bronca al peatón que no cruza por las esquinas o sobre los llamados pasos de cebra. El problema fundamental es la conducta del automovilista y de las propias autoridades municipales que dan en construir obras viales sin tomar en cuenta la existencia de los habitantes de a pié. Hermosillo es en la actualidad una ciudad pensada en beneficio de las constructoras y de los vendedores de autos. En una sociedad civilizada, el peatón tiene la preferencia.

Si el cruce de bulevares como el Morelos está en chino, no se puede decir menos de un área densamente transitada como en los alrededores de la Universidad de Sonora. Cruzar el tramo del Museo a la Plaza Zubeldía es como jugar a la ruleta rusa.

El paso hacia la Universidad resulta ser una aventura peligrosa porque nunca se sabe cuándo será la última vez. En ningún momento el peatón tiene la seguridad de cruzar sin riesgo y lo que hace es, prácticamente, torear los carros y ganarles la carrera hacia la meta que, en su caso, es la acera de enfrente. Si bien es cierto que resulta con frecuencia una actividad deportiva extrema, el riesgo que se corre no está contemplado en ninguno de los programas de protección ciudadana y prevención de accidentes. De estarlo, ya tendríamos puentes peatonales y pasajes subterráneos debidamente vigilados e iluminados.

Las evidencias revelan que las autoridades municipales no están a la altura de la ciudad y sus complejidades. Así las cosas, habrá más muertes evitables y más hogares destrozados, a ciencia y paciencia de los funcionarios privados encaramados en la función pública. Urge poner orden en la casa de todos.

viernes, 9 de diciembre de 2011

John Lennon

Liverpool 9 de octubre de 1940-New York 8 de diciembre de 1980
Ayer hace 31 años un enajenado gringo (lo que es en sí una redundancia) asesinó a John Lennon. El 8 de diciembre de 1980 marca un parteaguas cultural que reistala la necrofilia como forma de trascendencia. La muerte de un famoso abre las puertas de la fama a su asesino. Nació en Liverpool y murió en New York, triste suceso de la involución humana. Mientras tanto, hagámos el amor y no la guerra.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Declaraciones que matan

El pasmo cede su paso a la duda, porque lo que aparece como accidente verbal adquiere visos de credibilidad periodística al ser fiel a la fuente. Dice Calderón que hemos vivido cinco años de logros, de una solidez económica envidiable y que los países del primer mundo se quedan cortos con el ejemplar desempeño de la economía nacional. Y qué decir de la seguridad social y la estabilidad política.


Según el habitante de Los Pinos, no hay duda sobre lo acertado de su política genocida, ya que los criminales reciben mensajes claros y fuertes sobre la firmeza del combate que se emprende en colaboración con las compañías fabricantes de armamento y las dedicadas a la asesoría en materia de seguridad, ligada al gobierno de Estados Unidos. Lo cierto es que la confianza de transitar por calles y carreteras nacionales cae en el terreno de lo anecdótico cuando el viajero llega a su destino sin novedad en el frente, atrás, o a los lados.

La Iniciativa Mérida acumula la experiencia del Plan Colombia y las novedades en la invasión a Afganistán e Irak, así como la expansión israelí en territorio palestino, por lo que el colonialismo aporta un cúmulo de lecciones que se aplican en el caso mexicano con la tenacidad de una guerra de baja intensidad que, como toda guerra, perfora los intestinos nacionales con el uso y abuso de las medidas ofensivas y defensivas que producen lo que en el argot de Los Pinos se llamas “daños colaterales”. La aventura de vivir bajo el neoliberalismo caderonícola adquiere tonos épicos que desdibujan los supuestos de la persecución del delito y la procuración de justicia para resaltar el sinuoso rostro del genocidio por omisión o comisión.

El optimismo instalado en el discurso oficial alterna con la recriminación como argumento de la contumacia, de la desfachatada insistencia en profundizar una herida que huele a descomposición. Los ojos y oídos oficiales están privados de sus facultades, quizá porque, al parecer, el cerebro que los rige navega sin brújula en las vaporosas ondas del urinal de Baco. La borrachera del poder es vía segura para aterrizar de trasero en la cruda realidad, sin embargo, el inquilino de Los Pinos permanece impasible ante el horror de 50 mil cadáveres flotando en las páginas de la prensa internacional y corroyendo la paciencia e indolencia de todos.

Cada mañana, los mexicanos otrora clasemedieros se levantan con el Jesús en la boca, ante el terror de las llamadas telefónicas de los bancos que hostigan ilegalmente al sufrido cliente las 24 horas del día incluyendo los fines de semana y los festivos; a cada paso el asalto del aumento en los precios y el congelamiento de los salarios permite al ciudadano ser protagonista de una película gringa donde el destino es incierto y el estallido de una mina bancaria o comercial puede hacerle volar en pedazos, mientras el aire viciado de los programas como “El buen fin”, lo atosigan y roban el poco oxígeno que tiene en sus pulmones.

En México los únicos avances han sido los de las empresas transnacionales que hurgan en el suelo, subsuelo y espacio mexicano en busca de sus riquezas sólidas, líquidas y gaseosas, orgánicas e inorgánicas, terrestres, marinas o aéreas, y a pesar de ello, no hay interés oficial en la industrialización del país y fortalecer la autosuficiencia alimenticia, lo que lleva a pensar en las bondades de aquél modelo de sustitución de importaciones y del programa federal llamado SAM (Sistema Alimentario Mexicano).

El buen trabajo del panismo en el poder ha sido el conducir al país por la ruta del neoliberalismo periférico emprendida por Miguel de la Madrid en los años ochenta y profundizada en el pelonato salinista, lo que implica que los logros están asociados a la mayor dependencia de México respecto al exterior y en particular Estados Unidos.

Lo más grave es que la autocomplacencia trae consigo una dosis de morbosidad y masoquismo al adelantar que seguirá por ese camino, con entusiasmo y optimismo. En un México con ganas de estar a oscuras, los focos están de más.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Aires navideños

Noviembre ha cumplido su fecha de defunción con la puntualidad con la que mueren los mexicanos que postulan para ingresar a las dilatadas filas de los daños colaterales calderonícolas. Mañana será diciembre, mes de los aguinaldos y las ofertas con precios a rajatabla, las promociones y los paquetes exclusivos que se ofrecen masivamente a gritos y a bocinazos, mes de la estridencia convertida en reclamo publicitario, oferente de paraísos al alcance de su presupuesto y con facilidades de pago.


La iniciativa privada, la muy privada y la escrupulosamente privada, relajan sus fajas térmicas y se disponen a ventilar las maravillas de la economía de mercado, del microcrédito, de la vida loca de los pagos pequeños, de las solicitudes de crédito con cargo a los remordimientos de conciencia, de la indigencia programada por semana, quincena o mes, de las ventajas del mercado cautivo, frente a las saludables precauciones que debe tomar la demanda ante los requerimientos de la oferta.

Por otra parte, el ciudadano-cliente, transita por el empedrado de buenas intenciones y promesas de pre-campaña que cuelgan de las ramas de las ilusiones perdidas en el árbol político nacional, como esferas de colores que anuncian el próximo estallido social, la caída estrepitosa de prestigios y el rebote de personalidades que huelen a diseño de imagen vendido a granel en los mercados públicos.

A pesar de los esfuerzos mercadológicos del gobierno, el anuncio de nuevas marcas de policía no logra seducir a los consumidores, acostumbrados al gato por liebre de los anuncios de remedios milagrosos contra la impotencia oficial y los dolores de cabeza ciudadanos. La nueva palabra en la jerga comercial es “acreditable”, lo que es susceptible de acreditar.

En un estado civilizado regido por leyes, el crédito de una institución emana de sus funciones y de la capacidad de que es dotado para cumplirlas en beneficio de la sociedad, así es que el gobierno actúa de acuerdo al interés ciudadano con el apoyo y la confianza de éste. Podemos decir que está acreditado por la confianza pública en el marco del derecho. Desde luego que esa confianza se puede perder en la medida en que se incumpla la obligación de servir al interés ciudadano. Quienes tienen la función de salvaguardar el orden y el imperio de la ley se llaman policías y su cuerpo es “la policía”.

Una policía puede ser buena, mala o pésima, pero sigue siendo policía. Si no sirve se le reforma, capacita, supervisa, reglamenta y evalúa. No necesita de la marca “acreditable” porque toda la función pública, por el hecho de serlo, está sujeta a escrutinio y mejora. Quien no cumple, es o debe ser, sancionado o, en caso extremo, dado de baja.

Con la novedad de la policía estatal “acreditable”, se pudiera suponer que el al gobierno le pareció insuficiente contar con un cuerpo policiaco sujeto a reglamentación particular y dotado de una jerarquía con responsabilidades específicas. Una de ellas, común a todo servidor público, es cumplir con lo que legalmente le corresponde y dar cuenta de ello. En realidad no es necesario crear nuevos membretes, logotipos, escudos y uniformes, porque no es un producto comercial que tenga que luchar con la competencia y que depende de lo llamativo de su lanzamiento al mercado.

Es probable que, por su ignorancia profunda sobre los misterios del sector público, los panistas venidos a funcionarios no atinen a comprender lo innecesario que es inventar lemas publicitarios si se trata de funciones gubernamentales establecidas en las leyes.

Es cierto que el neoliberalismo atrofia el sentido común y empaña la vista de los gobernantes, pero basta con leer el marco normativo vigente para enterarse de las funciones de tal o cual corporación. Lo que interesa es el cumplimiento, no su eventual cambio de nombre o de integrantes.

Por otra parte, lo acreditable no es igual que acreditado, y el crédito no lo conceden las marcas, anuncios espectaculares ni el aparato promocional que paga espacios periodísticos, sino las acciones emprendidas y los propósitos cumplidos. Qué triste papel, el del gobierno, porque ni siquiera en el nombre del nuevo cuerpo hay un compromiso explícito de obligación con la sociedad y, simplemente, se relativiza al sugerir que queda al arbitrio de alguna otra instancia burocrática. En una democracia esto es fatal y las novedades debieran ser las de contar con funcionarios cumplidos y decorosamente remunerados, de cara a una sociedad que avanza por la ruta del empleo e ingreso decente y posibilidades de ahorro e inversión.

Ya se perciben los aires decembrinos, de aguinaldos y regalos, en contraste con la fetidez de las cloacas donde se refugian los excluidos, los cada vez más numerosos marginados y condenados a la indigencia, a los fantasmones de ropas raídas y mirada desesperada que nos asaltan en las calles, plazas y avenidas, pidiendo ayuda o amenazando nuestra seguridad. Los marginados que deambulan por las calles, acreditan que el gobierno falló, que dejó de responder a las expectativas de progreso y bienestar de la sociedad. La nueva policía ¿a quiénes va a proteger y a qué intereses va a servir?

martes, 29 de noviembre de 2011

Artidoro, el tercer aniversario.

Artidoro Lagarda Núñez
El día 26 de noviembre de 2008, falleció mi amigo Artidoro Lagarda Núñez a causa de un infarto al miocardio. Hace tres días cumplió tres años de habernos abandonado por causas de fuerza mayor.

En los días de estudiante, Artidoro demostró una gran vivacidad intelectual y buen ánimo para afrontar los problemas de la cotidiandad en nuestra Escuela de Economía. Inteligente, jovial, buen lector y conversador, pronto se ganó el aprecio de la tropa irreverente que eramos a inicios de la década de los 70.

Tuve la fortuna de hacer equipo académico con Artidoro y José Guadalupe "Chapito" Islas Contreras. El estudio y la discusión teórica se mezclaba de manera natural con los aspectos lúdicos de la vida estudiantil. El sentido del humor jamás estuvo ausente en los espacios académicos y en la muy amplia gama de escenarios que nos propocionaba la ciudad capital sede de la Universidad de Sonora.

El amigo sigue en el recuerdo de los que lo tratamos como compañero de las muchas batallas que la juventud, en su momento, tiene que librar. Su trayectoria profesional fue, por decir lo menos, variada, interesante, con sentido social. Trabajó en los campos de la política, la administración pública y la docencia.

La generación de economistas a la que pertenecemos, la 73-78, lo recuerda con el afecto y la gratitud que se debe a un buen hombre y profesional honesto. Fue un placer conocerlo y contar con su amistad.    

domingo, 27 de noviembre de 2011

Fundación de la Escritura


Cuando Irak aún no era Irak, nacieron allí las primeras palabras escritas. Parecen huellas de pájaros. Manos maestras las dibujaron, con cañitas afiladas, en la arcilla.

El fuego, que había conocido la arcilla, las guardó. El fuego, que aniquila y salva, mata y da vida; como los dioses, como nosotros.

Gracias al fuego, las tablillas de barro nos siguen contando, ahora, lo que había sido contado hace miles de años en esa tierra entre dos ríos.

En nuestro tiempo, George W. Bush, quizá convencido de que la escritura había sido inventada en Texas, lanzó con alegre impunidad una guerra de exterminio contra Irak.

Hubo miles y miles de víctimas, y no sólo gente de carne y hueso. También mucha memoria fue asesinada.

Numerosas tablillas de barro, historia viva, fueron robadas o destrozadas por los bombardeos.

Una de las tablillas decía:


Somos polvo y nada.
Todo cuanto hacemos no es más que viento.


Espejos - Eduardo Galeano

jueves, 24 de noviembre de 2011

La ley universitaria

Para el jueves 24 de noviembre, a las 12:00, se había convocado una Jornada continental de movilización en defensa de la educación como un derecho, en apoyo de los estudiantes de Chile y Colombia. En el caso de los universitarios de Sonora, la cita se fijó en el Edificio Principal de la Universidad de Sonora, conocido ahora con el nombre de edificio de Rectoría, que da cuenta de su vocación como asiento de la burocracia centralista en turno.


Se pegaron en varios sitios pequeños avisos que invitaban a la quema simbólica de la Ley Orgánica No. 4, aduciendo que “a veinte años de su imposición, ha desaparecido toda práctica democrática, burocratizando la educación y anulando la participación de los estudiantes en la toma de decisiones.”

En realidad esa afirmación se queda corta y merece comentario aparte. Sucede que no sólo son los estudiantes el sector excluido en la toma de decisiones, sino que de manera particular lo son los académicos. Trataré de explicar este punto.

Los profesores e investigadores son la columna vertebral de las funciones sustantiva de la institución, y son los únicos sujetos auto-evaluables y auto-corregibles, que conducen el proceso de enseñanza-aprendizaje y de generación de conocimientos, y que son la cara institucional en el terreno de la lucha contra el conocimiento vulgar y en favor de la preparación disciplinaria. Son el referente cotidiano de los estudiantes por la frecuencia de sus interacciones con quien posee el conocimiento y la experiencia profesional. No es la burocracia como totalidad ni los burócratas en lo articular quienes alientan la especialización del conocimiento y las mejores prácticas, sino el que predica con el ejemplo y la comunicación dentro y fuera del aula o laboratorio.

El personal académico es quien en realidad representa la institucionalidad, porque hace posibles y perfectibles las actividades sustantivas, y ejemplifica el ideal estudiantil del logro profesional en la etapa más importante de su desarrollo, que es justamente el tiempo en que el joven aprende los rudimentos de su arte y su ciencia.

Las interacciones entre profesores y estudiantes en el contexto áulico, determinan por su calidad la imagen institucional. La burocracia solamente debe proveer los recursos y apoyar el esfuerzo del quienes hacen el trabajo universitario. Por eso son la docencia, la investigación y la difusión y extensión actividades sustantivas, y la administración es adjetiva. La Ley Orgánica 4 puso patas arriba este elemental principio.

La ley vigente pervirtió la vida universitaria al poner por encima de su sustantividad a la administración. Decretó la separación entre el estudiantado y los académicos respecto la vida cotidiana institucional y los depositó en el cesto de la basura política al dejar en manos de una serie de estructuras administrativas el poder de decisión que antes, en la época de la Ley 103, era compartido por autoridades, docentes y estudiantes. Así, los marginados son los profesores y los estudiantes, meros accidentes demográficos en la superficie universitaria.

El ordenamiento vigente ha propiciado la consolidación de camarillas burocráticas cuya única prioridad es la de perpetuarse en los puestos, lo que genera actitudes clientelares y la idea de que la posición lograda es parte de su patrimonio grupal. El clientelismo es la conducta de moda sustentada por el fuerte impulso de la Ley 4, mediocrizando la institucionalidad y nulificando la vida académica, debido a que los espacios de participación se cierran o condicionan.

La quema simbólica de la Ley 4 propone una universidad mejor, animada por el genuino deseo de servir a la sociedad y no al gobierno en turno. Estar con el pueblo y no con los privilegiados del poder. Ser socialmente responsables y no parte del séquito clientelar del neoliberalismo de guarache incrustado en la educación superior de Sonora, México y el mundo. Rescatemos la conciencia crítica de la sociedad.

Modalidad de secuestro

Comparto con usted el texto de un mensaje que recibí en mi correo:

PASEN LA VOZ, PARA QUE TODOS AQUELLOS QUE TIENE NIÑOS PEQUEÑOS TENGAN CUIDADO, ASI COMO LOS QUE NO TIENEN, PERO TIENEN SOBRINITOS, PRIMITOS, VECINITOS, ETC. . . .


Es urgente cambiar las leyes para bajar la edad para penalizar a los delincuentes....sobretodo los "niños" que actúan como adultos a la hora de hacer una maldad.

INFORMACION

Sucedió en Guadalajara, Jalisco, en un famoso centro comercial ubicado en Ave. Vallarta. Me bajé y tomé de la mano a mi nena y en un momento ésta me grita "MAMI, MAMI" yo al voltear veo a un niño entre 10 y 13 años de edad bajito, de pelo lacio, bien vestido sujetando a mi hija de la mano y empezando a darle tirones, pero como yo a ella siempre la sujeto de la muñeca y no de la mano, esto por una recomendacion que me hicieron en Estados Unidos, el niño no pudo arrebatármela. Inmediatamente después aparecio otro menor de aproximadamente la misma edad, solo que éste de cabello rubio y tez blanca, que por mi lado izquierdo trataba de distraerme.

Yo al principio pense que eran hermanos y que yo habia quedado enmedio de una pelea (y yo creo que todos los testigos pensaban lo mismo porque nadie trató de ayudarme). El caso es que yo no solté a mi hija y ellos huyeron. Inmediatamente me subí a mi camioneta y hablé con un amigo que trabaja en la Procuraduria y cual fue mi sorpresa cuando me explicó que esto que me hicieron a mi es UN INTENTO DE SECUESTRO mismo que perpetra y planea una banda denominada LOS PAÑALES quienes tienen entre 10 y 15 años de edad y los cuales estan comandados por dos adultos. Estas personas actuan de la siguiente manera: interceptan en los estacionamientos de los centros comerciales a señoras o jovencitas que lleven niños generalmente no mayores de 5 años, se acerca primero uno que intenta de manera sorpresiva hacer que la mamá suelte al menor, si a la primera no lo suelta entonces se acerca otro que por el lado contrario empieza a gritar a fin de que la madre voltee se distraiga y asi lograr su objetivo que es que suelten al menor. Mientras tanto, un adulto pone en marcha un vehiculo robado del mismo estacionamiento, y que solo utilizan para subir al menor y acercarlo a una avenida en el que lo esta esperando otro vehiculo en el que escapan. Otro adulto se acerca a la victima para "AYUDARLA" buscando con esto que hable por telefono con el esposo o algun familiar y de ahi sacar los datos para pedir el rescate. Este modus operandi ya ha sido captado pero claro aun no se ha hecho nada al respecto. Por eso mismo les pido que por favor reenvíen este correo a todos sus contactos. Hagamos una cadena para prevenir este delito.

PROTEJAMOS A NUESTROS NIÑOS.

CIUDADES EN LAS QUE OPERAN: GUADALAJARA, MONTERREY, D.F., PUEBLA, TIJUANA, MEXICALI, CHIHUAHUA, CD. JUAREZ, NOGALES Y HERMOSILLO.

ALERTEN A SUS FAMILIARES!

domingo, 20 de noviembre de 2011

Elecciones en España

Un aniversario...

La prensa da cuenta de la cantidad de participantes en el desfile del 20 de noviembre, demostrando que la cantidad puede ser mejor argumento que la calidad. Los miles de hombres, mujeres y niños puestos en la coreografía que imita las varias actividades deportivas combinando con el vestuario y el arte de la charrería, se ve complementado con la música folclórica para dar la ilusión de estar en un rapto histórico, en una especie de reproducción de algo que es heroico en la medida en que la imaginación se vea alimentada con el conocimiento del pasado.


Las estampas sugerentes de un país en marcha donde los participantes son jóvenes, sirve para los fines de la inducción patriótica y la trivialización de la ideología, aunque nadie dejaría de sentir algo en sus entrañas, como puede ser la vaga sensación de agruras al ver que un gobierno conservador formaliza un capítulo de nuestra historia quitando las páginas donde aparecen las demandas de un pueblo que no ha terminado de lograr su cumplimiento.

A pesar de haber sido fuente del gobierno que dijo reivindicarlas, aquellas exigencias populares contra los explotadores, contra un gobierno espurio manchado de sangre, por la vigencia del texto constitucional y el estado de derecho, por la libertad municipal y el progreso de las comunidades, por el reparto agrario y mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, permanecen en espera de ser cumplidas. Del dicho al hecho hay aún mucho trecho.

En los años 90 el gobierno optó por eliminar del discurso las referencias a la revolución y a inicios del siglo XXI, la derecha en el poder decidió cancelar la celebración de la fecha al igual que del día del trabajo, en un acto de negación de la memoria que huele a demencia programada, lo que sólo es posible si se consideran peligrosas las ideas y el recuerdo de los eventos que han marcado nuestra historia. El olvido intencional revela culpa y la eliminación oficial del recuerdo supone la voluntad de manipular el consciente colectivo hacia el aplauso del espectáculo y no del contenido.

La opinión pública podrá comentar sobre los vestidos, de lo atractivo del espectáculo, de lo monas que lucían las chicas, de lo bien que pitaban las ambulancias, los carros de bomberos, de lo pequeño de las faldas y lo favorecedor del ejercicio. Pero del contenido ideológico político de la revolución, ni hablar.


Villa y Zapata
 Sucede que la memoria de las luchas de nuestro pueblo conlleva una cierta carga de compromiso, de responsabilidad generacional incómoda, de exigencia del pago de una deuda que crece en la medida en que el país no avanza en democracia ni en justicia social, sino que retrocede al levantar, en la práctica, las banderas del “orden y progreso” como consigna de la burguesía liberal en el discurso pero cerrilmente conservadora en sus intereses. Con fluctuaciones dramáticas, el siglo XIX mexicano deja un legado de profundas asimetrías que la Revolución pretende resolver.

El movimiento armado de 1910-17 es sucedido por el congelamiento de las consignas y la institucionalización del cambio, que se instituye políticamente en 1929 para dar giros importantes en 1934 y en 1946. La sinuosidad de la lucha convertida en argumento de venta política alcanza una trayectoria lineal a partir de 1982, inaugurando la contrarrevolución y el achicamiento del Estado, lo que se profundiza en los años 90 para revelarse proyecto de la derecha y el conservadurismo neo-porfirista en la primera década del siglo XXI.

Estamos, entonces, ante la curiosa situación de una conmemoración descafeinada, descremada y homogeneizada, reducida a su mínima expresión y rodando por la pendiente del absurdo, por ser su contenido opuesto a su forma, por implicar una renuncia objetiva al movimiento social de 1910 y sin embargo, una cierta adhesión al folklorismo que se le atribuye, como si conservando la ropa del difunto pudiéramos ignorar sus ideas y experiencia de vida.
Es posible que la ciudadanía consciente, la nueva oposición, la reciente disidencia, recoja lo que otros dejaron en su camino hacia la cloaca neoliberal, y como el ave fénix, los ideales de la Revolución surjan de sus cenizas con la fuerza de la promesa de quienes lucharon en los campos y ciudades de la patria por su bienestar y progreso. Podremos decir entonces que somos muchos y no olvidamos.

domingo, 13 de noviembre de 2011

El cuerpo del delito

Calderón lamenta en tono lloriqueante la caída fatal del helicóptero que transportaba varios personajes de variada cilindrada pero que formaban parte del gobierno y fuerzas armadas. La ley de gravedad igualó al anterior secretario con el último borrando las diferencias de origen: gallego uno y el otro nativo del noroeste del país, panistas ambos y, en la actualidad, referentes importantes en la necrología calderoniana, VIP en las esquelas y las lamentaciones, objeto de loas y homenajes póstumos con derecho a la reiteración onomástica.


Los otros ciudadanos son de a pié. Los más de 40 mil son fantasmas sin asidero en la memoria oficial porque forman en las filas de los candidatos a olvido que engrosan los expedientes de una burocracia con Alzheimer; son daños colaterales y no personas con nombre y apellido, con familia y raíces en sus comunidades respectivas.

Si colocamos la suma de decesos en una cesta llegaremos a la conclusión que más del 99 por ciento de ellos pasa inadvertido y que el volumen que desplazan se borra como trazo en el agua, en cambio, menos del 1 por ciento restante tiene el mérito de las atribuciones calderonianas en materia de importancia, de significación, de amistad y cercanía con el titular del Ejecutivo federal. El peso de los muertos simples-mortales, causantes menores, asalariados, consumidores cautivos de propaganda oficial y publicidad comercial, clientes de changarros y tiendas de conveniencia, tarjetahabientes insolventes y endeudados perpetuos, precaristas del empleo y el ingreso, marginales sin sustancia ni sombra en las estadísticas de los logros del régimen, su peso −decía− es irrelevante.

Se tiene la impresión de que la falta de sustancia, de corporeidad, obedece a razones que la física no alcanza a explicar, aunque la política y la moral aportan algunas pistas para su esclarecimiento. Los ciudadanos en este país son registros estadísticos que se revisan en períodos electorales, quizá objeto de ajustes en el padrón, de vigilancia transitoria y de eventual atención por parte de las distintas opciones políticas legalmente registradas en el catálogo de derechohabientes presupuestales del IFE. Como toda oferta crea su propia demanda, las despensas, acarreos, recomendaciones a terceros, evasión real o virtual de responsabilidades que en conjunto son el contenido de las prácticas clientelares, se erigen en la forma de relación propiciada por el sistema, apoyada por las organizaciones beneficiarias de canonjías y prebendas, porque son el aceite que necesita la maquinaria gubernamental de cara a su renovación de reptil político. La piel se sustituye cada tres o seis años, mientras que el cuerpo permanece.

Al parecer, este animal quimérico ha logrado la hazaña de meterle en la cabeza al pueblo la idea de que es necesario, que las cosas no funcionarían sin él, que representa la única respuesta a los males del desempleo, la inseguridad, la falta de oportunidades…, que el mercado es la única vía de progreso y bienestar y que todos estaremos mejor en la medida en que el capital avance sobre el trabajo. Un argumento estelar es el que se refiere a la propiedad: si nosotros nos vamos, entonces llegará el lobo y te comerá con los dientes del populismo de izquierda, las muelas del socialismo y desgarrará tu patrimonio con los colmillos de la estatización. La pregunta es simple y automática: ¿Quieres que te quiten tu casa, tu carro, tus hijos? El remate consiste en igualar democracia con mercado.

El ciudadano, víctima de una ignorancia cuidadosamente inducida por el sistema educativo nacional, incorpora los elementos de su cautiverio ideológico, en el que se encuentran ausentes el nacionalismo, el patriotismo y la solidaridad, a cambio de un supuesto progresismo cuyo equivalente más próximo es la falta de identidad nacional y compromiso social. Un pueblo invertebrado es, desde luego, más propenso a aceptar la ayuda extranjera en asuntos que son, o debieran ser, de la exclusiva competencia de las autoridades nacionales. Sin sustancia ni camino, el crimen organizado parece ser la antesala del logro del excluido, del paria social. Los principios y valores quedan para los que tienen algo que perder, mientras que el que nada tiene, se resuelve a buscar algo que ganar. Así, las vías del logro económico y una suerte de reconocimiento social se abren para el que la justicia social era puerta cerrada.

En medio de la lucha por la subsistencia frente al derroche plutocrático están los muertos anónimos, los muchos miles que no tendrán ceremonias de homenaje, panegíricos, nombres de calle, de edificio, de sala de juntas. Entre los vivos como entre los muertos, la desesperanza tiene criterios de inclusión.

La lucha entre el bien como franquicia neoliberal y el mal como condena proletaria, configura cuadros delictivos que, sin el factor económico y distributivo, difícilmente se entenderían. Para ello están las cifras de desempleo, de los niveles de ingreso, de la distribución del gasto, de enfermedad y mortalidad, de escolaridad..., frente al recuento de logros del gobierno neoliberal que busca culpables entre los ciudadanos desechables del sistema, de todos los males y problemas que el modelo económico ocasiona pero que según el dogma fondomonetarista debieran no existir: los pobres resultan ser los culpables de la pobreza, de la contaminación ambiental, del desperdicio de recursos y de la falta de oportunidades para todos.

Si criminalizamos la pobreza, tendríamos resuelto el problema de la asignación de culpas y por eso parece interesante aquello de que “muerto el perro se acabó la rabia”. Las víctimas deben responder ante la ley por su pobreza, su desventura, su marginación, de suerte que las muertes por las acciones policiales y militares alcanzan la categoría importada de daños colaterales. Son, como se ha declarado, víctimas de fuego cruzado entre bandas criminales, o bajas causadas entre pandilleros.

En este orden de ideas, si el muerto es por definición miembro del hampa, la pobreza resulta el arma humeante de la criminalización, el cuerpo del delito que releva cualquier argumentación exculpatoria. Son culpables, hasta que importe socialmente demostrar lo contrario.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Irritación democrática

El mundo se encuentra masticando con celeridad rumiante las incidencias de la tragedia griega que bajo los auspicios del FMI es escenificada por la Unión Europea en el contexto de la zona del Euro. Los papeles son intercambiables y no falta la atinada versatilidad de la coreografía, el sonido y la iluminación, sin dejar de lado la dirección escénica subrogada en forma mancomunada a Alemania y Francia.


Sin duda el espectáculo abre las posibilidades de aplicación en el primer mundo de las recetas siempre exigibles a la periferia del sistema, cuando se descubre que no todo lo europeo huele a progreso y actualidad y donde la fea palabra “subdesarrollo” encuentra aplicaciones ilustrativas. Las lecciones de Portugal, Grecia, Italia y España, para contar con una sola mano, son altamente didácticas sobre las implicaciones de pertenecer a un club exclusivo que puede ser excluyente. Dicho de otra manera, los pocos se pueden reducir a menos cuando de la salud económica se trata, a pesar del esfuerzo de homogenización fundacional de la Unión Europea.

Sucede que la realidad es más compleja que las cuentas planas y uniformes que se hacen en la contabilidad del FMI con sus modelos o recetas fabricados en la superficie acogedora del escritorio ejecutivo, la mesa de juntas o los gabinetes de estudio en los que disponen de tiempo, recursos y autoridad para formularlos y exigir su implementación sin el conocimiento y la legitimidad necesarios para ello. Mientras tanto, Angela Merkel se erige en la cabeza aparente de un cuarto Reich que resuma fascismo económico ahora inspirado en los ajados valores de occidente con epicentro en la deuda de personas y países.

El caso concreto de Grecia, permite revalorar otros conceptos, como por ejemplo el de la soberanía nacional, venido a menos ante la imperiosa necesidad de vivir la vida loca de la actualidad centralista y unipolar del pensamiento económico dominante, y penetrar los misterios de la realidad orweliana que hace posible que los países más endeudados y dependientes del exterior sean los que modelen la economía y las finanzas. Alemania depende de sus exportaciones y ha congelado los salarios desde hace 20 años, con grave daño para el empleo y el ingreso de millones de trabajadores y sus familias, porque a lo anterior se añade el deterioro de la seguridad social. Guardando las proporciones, en Estados Unidos la pobreza avanza y cada vez se convierte en salida “necesaria pero dolorosa” en recorte de recursos destinados a programas de bienestar social, pasando por los recortes en educación y la privatización de los planteles del nivel básico, lo que debe sumarse a la desprotección creciente de los viejos, los desempleados y los jóvenes que si llegan a conseguir financiamiento para sus estudios, terminan con una deuda impagable.

No es necesario recordar a usted que Estados Unidos ha sostenido su economía a través de fabricar pretextos para intervenir militarmente en otros países, de ahí que, en esencia, dependa del exterior para sostener una economía basada en el consumismo y el desperdicio. Lo alarmante de esta situación es que el equilibrio precario de la convivencia multilateral basada en relaciones asimétricas descansa sobre el bienestar de las familias. En los países integrantes de la Unión Europea, como en Iberoamérica, los costos de la crisis corren por cuenta de las clases trabajadoras, cada vez menos capaces de acceder a los mínimos de bienestar.

La tragedia griega representa los avatares de un mundo sin conciencia, perdido en los vericuetos de un modelo económico mundial que profundiza las diferencias entre ricos y pobres, ignora la diversidad cultural y política de las naciones, y procura el crecimiento, el control de la inflación y las ganancias del capital pero no el desarrollo, la calidad de vida y el respeto a la identidad y la cultura propia y ajena.

Bajo el supuesto de homogeneidad y conformidad, las medidas económicas que se imponen chocan con la heterogeneidad e inconformidad de los ciudadanos agredidos en todo lo ancho del mundo, de ahí que, ante la falta de oportunidades, cancelación de espacios, evaporación de expectativas de proceso y bienestar, la indignación cunde y se ancla en la conciencia colectiva, en un florecimiento de la diferencia, de la identidad, de la capacidad humana de reaccionar defensivamente ante la amenaza o agresión.

Los indignados son, en Europa y América, el rostro de una nueva humanidad posible. Se bosqueja un nuevo estado de la relación entre el ciudadano y el poder donde la voz del derecho y la razón vayan de la mano en busca del bien común. La indignación permite suponer que otro mundo es posible.

domingo, 30 de octubre de 2011

La tragedia en seis actos

En México existen tales condiciones de deterioro de la convivencia pacífica y el respeto a la ley que la “colaboración” de Estados Unidos tendrá que ser vista como un posible eufemismo que oculte algún otro abismo de prostitución política y disolución social. El supuesto combate al narcotráfico se ha convertido en fuente de inseguridad para el ciudadano común y pretexto gubernamental para abrir huecos en la soberanía en beneficio de los gringos, así como para coartar libertades civiles y criminalizar, tanto la disidencia como la pobreza.


Tras el asesinato de Muammar Kadafi el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, declaró: “En Libia, la muerte de Kadafi mostró que nuestro papel en la protección del pueblo libio y nuestra ayuda para librarse de un tirano fue correcta”, lo que generó murmullos de admiración por parte del fascismo de guarache, sobre todo por la extraña idea de que la potencia terrorista de Norteamérica realmente trabaja para proteger a pueblos con aspiraciones democráticas que, en caso de conflicto, se ven indefensos ante las amenazas de los ejércitos salvadores.

La fabricación y financiamiento de grupos contrarios al régimen depuesto y la cobertura mediática que intenta persuadir al mundo de que la agresión de EEUU es humanitaria, no logra maquillar las vejaciones sufridas ni el balazo en la cabeza del cadáver de Kadafi, que fue capturado vivo en una operación donde el papel medular se lo lleva occidente, a través de la OTAN, y los intereses de los petroleros y banqueros internacionales, pero lo más triste es que en el seno de la comunidad pululen ciudadanos con mentalidad colonizada, tristes pegotes en los padrones electorales que suspiran por ser gringos por invasión, es decir, sin que les cueste esfuerzo alguno, simplemente por estar allí cuando la anexión del país se lleve a cabo.

Los afanes imperialistas de invasión de países soberanos con recursos naturales bien puede ser cubierto por la prensa colonial como una acción humanitaria para la protección de la población civil, pero ocurre que al hacer el recuento de las bajas los resultados son un tanto contradictorios, ya que los miles de muertos resultantes pasaron al otro mundo con la mejor de las intenciones: la de salvarlos de las garras del tirano.

El resultado es que Libia pasó de ser una nación próspera y con un alto ingreso per cápita (12 mil dólares) a otra destruida, reducida a escombros. De ser una economía con un mecanismo de distribución del ingreso con sentido social y con solamente 11 por ciento de población analfabeta, gozando de gratuidad en vivienda, educación y servicios de salud, sin obligación del pago de impuestos, gracias a la renta petrolera, ahora resulta forzada a aceptar ayuda para su reconstrucción, con el añadido de que gozarán de la privatización de las conciencias y el sentido de la solidaridad se perderá junto con la identidad, en aras del libre mercado y la democracia según el credo de Wall Street y las petroleras occidentales.

En medio del humo de los incendios, del polvo de los edificios destruidos, del hedor de los cadáveres, suenan las palabras de Obama justificando la absurda intervención y el artero asesinato, celebrados por la sonriente cornuda Hillary Clinton, reputada administradora de las acciones “humanitarias” de Washington.

Por nuestra parte, Calderón insiste en sostener que el guión garabateado por Washington es el bueno: el ejército debe seguir en las calles y las agencias gringas trabajan en territorio nacional como forma de “cooperación”, mientras que los narcos se convierten de delincuentes en terroristas gracias a los ejercicios semánticos de Hillary Clinton, la cornuda representante de Wall Street a cargo del Departamento de Estado de Obama. La absurda cesión de soberanía nos coloca en la situación de Colombia, ejemplo que ningún país soberano debiera imitar por sus nefastas consecuencias políticas y sociales.

Resulta patológico comprometer el futuro de la nación mexicana en aras de complacer los afanes militaristas de Estados Unidos en la región. El gobierno y la prensa neoliberal se complacen en ignorar el peligro que representan las acechanzas económicas, políticas y militares de nuestros vecinos, lo que se agrava con el desinterés de los partidos políticos y los legisladores (estatales y federales) por llamar a cuentas al Ejecutivo y poner orden en la casa. Sin duda, hay mejores ejemplos en el sur del continente que pudiéramos seguir, en aras de conservar la integridad nacional.

Al gravísimo problema de ser, por debilidad política o por estupidez colaboracionista, un protectorado gringo, el gobierno insiste en la apertura indiscriminada y extralegal de la economía, dándose la paradoja de ser país petrolero con alta rentabilidad y, sin embargo, depender de las gasolinas extranjeras y de las inversiones que mañosamente privatizan el recurso.

Para el ciudadano común, la buena nueva de los gasolinazos calderonícolas pronunciados por monseñor Ferrari, secretario de Economía, no tienen ese efecto distributivo que en los delirios neoliberales del secretario suponen ventajas invisibles para los ojos, pero esenciales para exprimir al ciudadano trabajador mientras que los grandes empresarios siguen gozando de regímenes de excepción y devoluciones de impuestos. En México, la ortodoxia fondomonetarista es dogma de fe, y los costos en salud económica, soberanía y paz social están a la vista.

En México la lucha por la independencia y la libertad debe ser un imperativo categórico, y supone que el pueblo debe defender lo que queda del patrimonio social y político de la Revolución. El año electoral 2012 puede ser una buena oportunidad para rectificar el rumbo y que el gobierno de México deje de ser una tragedia en seis actos.