Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

sábado, 26 de septiembre de 2009



JORNADA NACIONAL DE PROTESTA
En base a los resolutivos del Primer Encuentro Nacional por una Tarifa Social y en Contra de los Cobros Excesivos de Luz y considerando que la energía eléctrica no es una mercancía con la cual se deba hacer negocio sino, por el contrario, es un servicio necesario para la subsistencia de la población y debe considerarse como un derecho humano y un servicio público al cual debemos tener acceso todos los mexicanos,
CONVOCAMOS
A TODA LA POBLACION HERMOSILLENSE
para manifestarnos en las instalaciones de Comisión Federal de Electricidad situadas en la calle Matamoros esquina con San Luis Potosí de esta ciudad de Hermosillo, el próximo martes 29 de Septiembre a las 10:00 de la mañana, sumándonos así a la Primera Jornada Nacional de Protesta que se llevará a cabo para hacer público nuestro rechazo a las altas tarifas eléctricas y a la política energética antipopular que la actual administración le impone a la Nación.

El acto en la Cd de México será a las 12:00 de Medio día y se repetirá en las distintas entidades federativas de la República Mexicana, UNETE!!
UNETE AL MOVIMIENTO NACIONAL EN DEFENSA DE LA ECONOMIA POPULAR
DEFIENDE TU PATRIMONIO FAMILIAR

LLEVA TUS CARTULINAS CON MENSAJES DE RECHAZO A LAS ALTAS TARIFAS DE ELECTRICIDAD
«« NO A LA PRIVATIZACIÓN DE LA INDUSTRIA ELÉCTRICA NACIONALIZADA »»
««UNA TARIFA SOCIAL AL ALCANCE DEL PUEBLO DE MÉXICO »»
«« ELECTRICIDAD GRATUITA EN LOS CONSUMOS DE 1 A 150 KWH. A LOS MEXICANOS EN EXTREMA POBREZA »»
«« DISMINUCIÓN DE UN 15% EN EL PRECIO DE LA TARIFA DOMÉSTICA Y CONGELAMIENTO DURANTE TODO EL TIEMPO QUE DURE LA RECESIÓN Y LA CRISIS ECONÓMICA »»
«« DESAPARICIÓN DE LA TARIFA DOMÉSTICA DE ALTO CONSUMO »»
«« UNA TARIFA AGRÍCOLA, CUYO PRECIO FOMENTE LA RECUPERACIÓN DEL CAMPO MEXICANO »»
«« INCREMENTO DEL 15% A LAS TARIFAS DE ALTA Y MEDIANA TENSIÓN. NO A LA SUSPENSIÓN DEL SUMINISTRO DE ENERGÍA ELÉCTRICA A QUIENES PIERDAN SU EMPLEO »»
«« NO A LA PRETENSIÓN DE CALDERÓN Y CARSTENS DE REDUCIR EL SUBSIDIO A LA TARIFA DOMÉSTICA »»
LA PATRIA NO SE VENDE, LA PATRIA SE AMA Y SE DEFIENDE

ATENTAMENTE


CASA DEL MOVIMIENTO
HERMOSILLO, SONORA

jueves, 24 de septiembre de 2009

El cambio en Economía


El nombramiento de Jefe de Departamento en Economía (y el resto de la geografía universitaria), genera ciertas inquietudes, movimientos bajo la mesa y un buen número de llamadas, desayunos, reuniones y libaciones, donde la palabra clave es el apoyo al “candidato” de cuyo proyecto dependen las buenas nuevas y las vacas gordas por, al menos, cuatro años. Apuesta al futuro que se hace con los dados cargados de un mecanismo que excluye a los propios integrantes de la comunidad departamental: profesores y estudiantes son los espectadores de un proceso en el que no tienen nada que ver.

Cabe recordar que el único que vota es el consejero divisional, en donde el estudiante queda más expuesto a las presiones de los adultos que tienen algo en juego. El voto de los consejeros jefes de departamento es un nicho de negociaciones y conveniencias que bien puede o no verse acompañado de la receptividad de los profesores, por lo que se puede decir que cabe un cierto grado de incertidumbre, a pesar de que la composición de la terna es asunto de la exclusiva competencia del rector y el vicerrector en turno.

En este marco de relaciones ya de por sí sesgadas, el sondeo de opinión o la votación acerca de las simpatías de los alumnos o profesores en asambleas donde se presentan los programas de trabajo de los integrantes de la terna, tiene un efecto más psicológico que orgánico. Lo anterior es porque para ser auténtico el ejercicio, los que componen la terna debieron abstenerse de cualquier tipo de influencia o condicionamiento hacia los estudiantes, por ejemplo, y someterse al juicio de los mismos en el momento de la presentación de los programas de trabajo. Si la opinión estudiantil, por ejemplo, es libre, entonces se pudiera suponer que es digna de ser tomada en cuenta por el consejero divisional estudiantil, aunque la ley no prevé esta figura ni obliga al consejero a considerar la opinión de su sector.

Se puede suponer que el maquillaje democrático de una decisión claramente vertical y burocrática sirve solamente para justificar las decisiones ya tomadas. De ser así las palabras clave son engaño y manipulación.

En el caso de Economía, los integrantes de la terna son profesores respetables, de donde no sería sustancial hacer críticas personales. Lo criticable, en todo caso, sería el procedimiento, la forma cómo se efectúa el relevo de autoridades en el departamento, la división, la unidad regional y la propia rectoría. El desgaste y desperdicio de recursos en simular democracia donde no la hay, genera una mentalidad esquizoide, una racionalidad dividida entre los intereses de grupo y el interés legítimo de la comunidad que se desprecia aunque de alguna manera se toma en cuenta al final del proceso. La comparecencia, la presentación de programas de trabajo, el aparecer ante profesores y alumnos congregados por decreto en el auditorio, es una forma de confesar lo absurdo de la ley orgánica actual, su capacidad de corromper y fomentar la simulación. Espero que llegue el día en que todos seamos corresponsables del destino del departamento, de la división…, de la universidad como un todo.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Los logros del señor


Declara ufano el licenciado Calderón que ningún presidente había hecho tanto por el ahorro y la economía nacionales, al reducir los gastos por la vía de la eliminación de tres secretarías y el despido de alrededor de 10 mil burócratas. El desempleo adquiere dimensiones patrióticas y revela una voluntad firme y decidida por cortar por lo sano la fea rémora de trabajadores de pocos salarios mínimos, a cambio de conservar las altas percepciones del resto de la burocracia versallesca que da por sentado su merecimiento y prerrogativas, y es que las costumbres de la clase empresarial sólo pueden satisfacerse a cargo del erario, en estos tiempos de crisis.
El licenciado, previsor, espera que la reducción sea generosamente compensada con el paquetote fiscal 2010 que pretende perpetrar contra la nación, si los diputados asumen como propias las calenturas del muy ajeno personaje de Los Pinos y cortesanos de tripa gorda y cerebro magro. El PRI y fauna de acompañamiento son sospechosos de ablandamiento propanista y el discurso de las medicinas amargas pero necesarias en aras del gran poder recuerdan aquellas pintorescas imágenes de la piedra de los sacrificios y las destrezas sacerdotales en eso de extraer vísceras propiciatorias del equilibrio fiscal.
La disciplina presupuestal como recurso alternativo al fomento de actividades económicas que generen empleo e ingreso, son lugares comunes en una economía manejada según los dogmas del neoliberalismo periférico, lo que también evita una fiscalidad responsable que, de serlo, gravaría a los actuales hijos predilectos de Hacienda en un destete que aunque es obligado, las clases privilegiadas no están dispuestas a asumir.
Las fiestas septembrinas son celebrables desde el balcón presidencial y en la comodidad opulenta de los salones donde corren los vinos y licores consagrados por el refinamiento que da la gratuidad y la holgura de recursos, el desperdicio y el manoteo como sistema de relaciones.
Abajo, el pueblo está condenado a una sobriedad estructural, inherente de la condición de asalariado, de paria cívico, de víctima designada en el ritual neoliberal-panista de distribución de culpas. La borrachera es cosa de gente bien, de los agradecidos miembros del partido y el gobierno que, como el anterior, es de y para los empresarios.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Las chapuzas conmemorativas


Los héroes que nos dieron patria y libertad, los muertos ilustres que desde ultratumba nos contemplan con la complicidad que desea el gobierno y la solidaridad en grado de justificación histórica que el pueblo llano espera, son celebrados con discursos y fanfarrias, con pirotecnia y fritangas, con papel de china y sones de folclórica semblanza.

En las alturas, como corresponde al ideal inalcanzable, se instalan las egregias potestades de una patria entre colonia y soberana, entre realidad y fantasía, pero entrañable como lo es el destino que deseamos. Abajo el pueblo construye castillos e incensarios que en el aire derraman sus fatigas de olores y luces, entre estallidos de salvas y truenos de polvorín gastado en infiernillos. México es un mosaico de luces y de sombras, de arrebatos sublimes y caídas prosaicas, de andares de borracho constitucional y de abstinencias populares por quítame estos IVAs.

Las fiestas permiten el llamado a la unidad, a la concordia y al trabajo conjunto, de acuerdo al manual de distribución de solidaridades que edita el FMI y demás organismos propagadores del atraco internacional: los pobres, en tanto beneficiarios del esfuerzo colonial que explora, extrae, explota, modifica, administra, vende, agota y consume las materias primas y demás recursos naturales de la periferia, son los que deben pagar por el esfuerzo “civilizatorio” de los ricos. En consecuencia, al interior de cada país serán los pobres quienes aporten la sangre, el sudor y las lágrimas en cada crisis económica, en cada despilfarro, en cada excepción del sistema tributario, en cada manifestación de incompetencia y en cada prueba del fracaso de modelo económico que defiende, como gato boca arriba, el neoliberalismo rampante.

Mientras el gobierno asume como obligación premiar y fomentar el desperdicio, los ingresos de los pobres constituyen la reserva estratégica de un plan para financiar el gasto. Los empresarios de clase mundial pueden estar tranquilos, porque, en aras de la democracia, los ciudadanos que ganan de uno a cinco salarios mínimos son los indicados para hacer valer su estatus de mayoría. A ellos corresponde el pago de pasivos, regalías, excepciones, devoluciones, gastos de festejos, comilonas ejecutivas, viajes de placer, antojos y sueldos completitos y copeteados de los mandos superiores de la burocracia en turno, de los empresarios ineptos y apátridas, de las rémoras económicas que padece México.

El ser pobre en México, constituye el pasaporte para gozar de los privilegios de la mayoría, del enorme conjunto de gentes que pueden acreditar una dieta deficiente en nutrientes, cuando no ausente de alguno. De esa mayoría, un nutrido (sic) sector se distingue por no contar con ingresos que le permitan calificar como cliente frecuente en el mercado, al menos no será un comprador que rebase la infra subsistencia.

Las fiestas patrias, con su carga de heroísmo fundacional son eventos que se repiten con puntualidad estacionaria, pero su contenido ha llegado a padecer las mismas calamidades que la economía: cada vez es más el recuerdo que los logros presentes, cada vez es más el simbolismo que las realidades que se traducen en empleo, ingreso, ahorro, inversión, crecimiento y desarrollo de la economía y seguridad ciudadana en la democracia y la justicia.
Somos un pueblo orgulloso de su pasado, pero incapaces para incidir en el presente y transformar el futuro. Suponemos que las recetas del neoliberalismo son las correctas, por asumir como propios afanes dogmáticos ajenos y la flojera que da pensar en algo nuevo, que nos lleve a otro nivel de competencia, no sólo de ser un país tributario de los que producen tecnología y la aplican, sino otro que pueda iniciar su tan postergado camino a la industrialización, al progreso que se construye desde la perspectiva de la independencia y la libertad.

La idea de que los pobres deben pagar más para dejar de ser pobres es un albur más en la picaresca del neoliberalismo mexicano. La propuesta correcta sería que los ricos empezaran a pagar lo que deben en justicia, que dejaran de ser causantes privilegiados y de excepciones para asumir el papel de motores del progreso de la fiscalidad y la salud hacendaria del país.

El paquete económico 2010 de Calderón es como un cohetón que estalla en el firmamento económico nacional: hace mucho ruido, encandila un instante y se disuelve en humo en la negrura del cielo sin estrellas de un segundo sexenio fallido. Pero mientras tanto, digamos ¡viva México! ¡Vivan los héroes que nos dieron patria y libertad! Al cabo el pasado sobrevive cada año en un septiembre que de morado pasa a negro, hasta que el colapso de la economía y la política nos separe.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Por el ahorro de los pobres

A la memoria de Antonio Sánchez Ibarra (1955-2009) astrónomo y universitario ejemplar.


El razonamiento parece ser tan lógico como aquel que se atribuye a la emperatriz Carlota, la que enloqueció de amor tras el apoyo fallido de Bonaparte al trágico Maximiliano: Si no hay pan para los pobres, pues que coman pasteles. En nuestro México del aquí y ahora, Calderón, el habitante de Los Pinos, en un despliegue de insignificancia magnífica decreta que los pobres deben ahorrar, para lo cual decide aumentar los impuestos y, en vez del fatídico 15 por ciento del IVA que deja fuera alimentos y medicinas, agrega el 2 por ciento generalizado al consumo. Lo que no pega por un lado, pega por otro. El argumento es el siguiente: se trata de generar ahorros que servirán para apoyar a los pobres. El impuesto de marras hará posible dar de comer con alrededor de 20 pesos diarios a los pobres que no tengan acceso al alimento.

El cobro de impuestos a los pobres para combatir la pobreza es algo que merece figurar dentro de los retos del libro Guinness. Según esto, los pobres que no tienen para comprar pan, lo tendrán para pasteles con la generosa devolución virtual que impulsa el minimato, así que el impuesto resuelve el problema de una sobredosis de carbohidratos y evita con esto una serie de padecimientos ligados a la ingesta de alimentos que aún figuran en la canasta familiar. Se ve claro que la salud es prioridad en el gobierno de la república, ya que en el caso de los empresarios clase mundial, el pago del ISR no afectará los privilegios y excepciones de que goza la burguesía de guarache, con lo que los regímenes de excepción permanecerán incólumes y la amenaza solo será aquella que emane de las posibles conquistas sindicales que logren mantenerse en pie.

La cúpula panista insiste en las bondades de un régimen alimenticio con pocas variables, ya que los trabajadores pueden cometer excesos y alguien debe poner orden en las cocinas proletarias. Bravo Mena, Gustavo Madero y otros consideran insensato no discutir la propuesta salvadora que llevará recursos del más puro asistencialismo privado a los hogares que resulten agraciados en la lotería del amor y la compasión institucional que se promueve, por lo que los habilidosos negociantes del poder legislativo que exhiben colores que recuerdan vagamente la pertenencia a tal o cual partido, se aprestan a “analizar” detalladamente la buena nueva del adelgazamiento de los causantes cautivos y la tranquilidad de los especuladores, los empresarios trasnacionales, los monopolios privados y los evasores naturales que en sus ratos de ocio reciben la devolución de los impuestos que llegan a pagar como parte del juego de Juan Pirulero en que se ha convertido la hacienda pública nacional.

Los causantes cautivos que son los que reciben pagos por la vía de la nómina semanal o quincenal, los pequeños y medianos empresarios que pagan sus impuestos con puntualidad son los que figuran como los blancos perfectos para los cañonazos hacendarios, bajo la sospecha de que pueden pagar más, incluso a costa del secreto bancario ya que se plantea hurgar en las cuentas hasta lograr la cobertura de los impuestos evadidos. La labor policiaca abarca una gama cada vez más amplia y pasa a la economía.

Los afanes recaudatorios han perdido de vista que lo necesario es incentivar la inversión productiva, generar empleo y proteger el ingreso, así como dar equidad y generalidad al pago de impuestos, como lo establece el artículo 31 fracción segunda de la Constitución. Lo anterior supondría la eliminación de los regímenes de excepción en el pago del ISR y la exigencia del pago de impuestos a las utilidades del capital y otras que son producto de la especulación. Pero no. La carga va contra el ciudadano de ingresos medios a bajos, dejando fuera a los ricos y súper-ricos.

Lo absurdo del asunto es que las medidas anunciadas tiene efectos contrarios a los que proclama el gobierno: al pasar el ISR del 28 al 30 por ciento y el IVA del 15 al 17 por ciento, el aumento de los impuestos reduce las posibilidades de consumo frente al encarecimiento de los bienes y servicios, lo que redunda en una baja de la actividad económica al reducirse en términos reales la demanda. El encarecimiento genera un repunte inflacionario que puede estar entre los dos y tres puntos porcentuales, lo que haría subir las tasas de interés y, en conjunto, agravaría el problema de liquidez en el sistema. La economía terminaría por quedar tirada en la lona y todos chuparíamos faros.

Como respuesta el desempleo galoparía triunfante al generarse oleadas de despidos por resultar oneroso para las empresas mantener sus plantillas de personal intactas frente a la baja de actividad económica, lo cual daría por resultado un repunte en la inseguridad pública al aumentar la criminalidad y, en los hogares, tal situación permitiría elevar la tasa de divorcios o dejar una estela de familias disfuncionales que marcarían con hierro al rojo vivo la generación que aun depende del ingreso familiar para vivir.

Como usted lo puede suponer, la deserción escolar se dispararía por insolvencia familiar y el horno estaría para los bollos de cualquier exceso. ¿Será tan razonable la propuesta del señor Calderón? ¿Tendrá sentido para la oposición ponerse a negociar el colapso de la sociedad y las instituciones? ¿Sabrá el panismo organizado a qué le tira con este apoyo automático y sin tapujos a un verdadero robo en despoblado?

viernes, 4 de septiembre de 2009

Cobardía


Primero fue un comentario referido al proceso de nombramiento de vicerrector en la Universidad de Sonora, en el que un opinante anónimo firma con el nombre del suscrito, en una lamentablemente cada vez más frecuente manifestación de cobardía. Aquí opina el anónimo como si fuera pecado estar contra lo que dispone al respecto la burocrática ley Beltrones, orgánica de la Universidad de Sonora, agregando un calificativo ofensivo a las personas que aparecieron en la terna enviada por el rector.
Luego fue un comentario sobre el hijo de alguien que estimo y respeto, que supuestamente será protagonista de una situación de nepotismo al ocupar próximamente una plaza, aprovechando la posición del padre.
En ambos casos el comentario se me atribuye, dado que el autor omite su nombre y en cambio se sirve firmar con el mío. En los dos hechos los comentarios aparecen en el foro de opinión de “Otra universidad es posible”, cuyo webmaster, según tengo entendido, es el doctor Arnulfo Castellanos Moreno.
En el foro los diversos opinantes han disfrutado de anonimato e impunidad, de libertad para decir y maldecir, pero lamentablemente la oportunidad de expresar sus ideas e inquietudes, consensos y disensos, se ha visto empañada por la cobardía de algunos, que dan en publicar opiniones que solamente constituyen desahogos mediocres y ataques personales contra quienes no pueden defenderse de ellos por ignorar el origen de las diatribas, firmadas con nombres de personas que son ajenas a la opinión y a las intenciones del opinante verdadero, que se oculta mañosamente tras tirar la piedra.
El expediente de utilizar un pseudónimo resulta menos dañino que el usar el nombre de una persona real, con la cual se escudan y a quien comprometen o pueden comprometer en un juego ridículo y cobarde. Se pudiera suponer que de lo que se trata es de “amarrar navajas”, generar animadversión hacia el propietario del nombre utilizado; se diría que la persona que opina tras el nombre de otros es alguien angustiado por su propia insignificancia, su propia chaparrez existencial, sus propios miedos de ser y de dar la cara, pero también se pudiera pensar que además de la cobardía expuesta es, irremediablemente, una pila de excremento humana que navega como listo pero que le falta mucho como para ser un buen adversario, alguien a quien tomar en cuenta en caso de una diferencia de opinión, porque carece de rostro propio, se escuda tras otro que toma por asalto, en el anonimato comodón de su argucia pedestre.
A los sospechosos de esta felonía por supuesto que los seguiré tratando como si fueran seres humanos completos, pero no niego que me divertiré con el engaño. Ocultaré mi certidumbre de que son maricones sociales, personitas castradas que presumen de una humanidad menguada o ausente, jotolones políticos que sufren de pánico escénico hasta en los pleitos más personales, porque carecen de valor para lo más elemental de la vida en comunidad: ser sujetos de opinión, poseer ideas propias y capacidad para expresarlas de frente, caminar erguidos y correr sus propios riesgos.
Pero, por otro lado, el usar mi nombre para evacuaciones de ridícula factura, me hace suponer que se sienten protegidos al usurparlo, ya que dista mucho de ser como el suyo, menor y miserable, cobarde y traicionero. Así, los enemigos emboscados pueden asaltar un lugar en la respetabilidad de otros, por el corto tiempo que dura el engaño, mientras queda, como siempre ocurre, aclarada la chapuza y descubierto el remedo humano que la perpetró.
Pero, en fin, en esta universidad, la UNISON, víctima de la mentalidad neoliberal, ya ni la nostalgia es como antes.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

El perdón


Aparece una nota en El Imparcial (2-09-2009) que llama poderosamente la atención: Da juez auto de libertad a Noriega Soto, quien como usted recordará, la madrugada del 15 de marzo atropelló con su auto una carpa de campaña en Bahía Kino en la que dormían Denisse Fimbres Óquita y Víctor Quirós Beltrones acompañados de su mascota canina, matando a los tres.

Los detalles los puede ver en la oportuna nota de Arturo Cano publicada en el periódico La Jornada el día 19 de junio: http://www.jornada.unam.mx/2009/06/19/index.php?section=politica&article=011n1pol

Al respecto, Max Gutiérrez Cohen, presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Sonora, explica que las familias de las víctimas del homicida culposo “le otorgaron el perdón”, y agrega que “el proceso concluye debido al desistimiento de la PGJE y no quedan antecedentes penales en su expediente”.

Con esto termina, a la luz de la conveniente facilidad de los juzgadores para olvidar los agravios cometidos por Fernando Noriega Soto, de 19 años, a bordo de un pickup Silverado 2008 en pleno festejo alcohólico esa Semana Santa playera, un proceso que se derivó del hecho que le costó la vida a una pareja enamorada. La legalidad está en venta y la justicia apenas se repone de la juerga que corre, en compañía de los vástagos de las respetables familias sonorenses, por los lugares de moda y las miserias de siempre.

Los padres que mueven cielo, mar y tierra con tal de que sus junior no paguen por los delitos cometidos se ven representados por el empresario socio fundador de Lanix, en una trama en la que participan desde simples policías patrulleros, peritos médicos con mano temblorosa a la hora de medir el alcohol en la sangre (¿azul?) de los presuntos, agentes del ministerio público y jueces comprensivos, además de sacerdotes chingüengüenchones que con espíritu clasista recomiendan a los feligreses de clases modestas perdonar las culpas de los hijos de los señores del billete, benefactores sin duda de la educación privada al servicio de los valores que la sociedad, aunque desigual, debe asumir como propios.

Las marchas por la justicia, ante la nubecilla de impunidad que flota en el ambiente sonorense y las proclamas por la conducción vehicular responsable, son ahora parte de la experiencia colectiva que nos hace ser más humanos, más conscientes de que, como comunidad, tenemos que convivir tiburones y sardinas; los compadres del gobernador y los compadres de Juan Pérez, no son iguales, pero ambos se reputan ciudadanos de pleno derecho, hasta que la ley representada por las autoridades que se motejan competentes se aplica al gusto del cliente, porque en este mundo, del tamaño del sapo depende la pedrada.

Desde la Semana Santa de 2009, hasta la fecha, se pueden contar los desaguisados legales, la comodidad de la justicia a domicilio, las enormes distancias entre los vericuetos de la acreditación formal y legal de delitos y la verdad y realidad cotidiana que de una u otra manera padecemos todos. La prensa nos informa la buena nueva, el perdón legal de los pecados mortales que se cometen al pasar por encima de dos seres humanos (y un can acompañante) que no calificaron para la persecución de oficio de un delito: homicidio culposo. Triunfa, al parecer, el diálogo y la concertación y los buenos oficios de los gestores del perdón dominical, la valoración social de los apellidos, la cuenta corriente y las salvedades que se estilan en eso de dar a conocer por los medios de información de importancia local, las manchitas y arrugas en el ropaje de los pirrurris que, andando el tiempo, postularán a cargos de importancia estatal o municipal.

El futuro se construye tomando en cuenta el daño moral y de imagen que puede ocasionar algo tan cotidiano como emborracharse a bordo de un auto de lujo, estar en la vida loca y pasar por algo que es blando, suena bofo aunque crocante y echa un líquido viscoso de color rojo. Las fuerzas concesionarias de la moral y las buenas costumbres están obligadas a que las manchas resultantes no se instalen en reputaciones florecientes, que para eso están los pobres, los usuarios de guarderías subrogadas, los sujetos inmorales (Bours dixit) que para todo pegan de gritos, como si fueran iguales a sus presuntos ofensores.

La justicia de lavanda inglesa reconoce como su lugar natural los salones refrigerados y la sofisticación del ocio motorizado vacacional, lo que excluye la periferia citadina, las barriadas en donde se vive y se muere sin tocar, ni de lejos, los beneficios de una ciudadanía secuestrada, manipulada, deformada por las gentes de bien, por los comensales en las mesas del poder. Los abusos, agresiones, asesinatos y otros desahogos de juventud son pecados menores cuando los apellidos actúan como criterio de exclusión. Cabe recordar que no es lo mismo ser frecuente en las páginas de “sociales” que en las de la nota roja.

El perdón farisaico es un bálsamo caro y de prestigio, en cambio la absolución producto de la restitución del daño y del arrepentimiento, resultan demasiado triviales para los que pueden comprar cerveza y justicia, en un solo paquete. ¿Para qué hablar de legalidad, siendo cosa de simples ciudadanos, de gente menor y no de cualquiera, rico o pobre, en la utopía de la igualdad ante la ley donde la moral no existe?

En Sonora, basta con declarar que “nada ni nadie por encima de la ley”, para que sea real, independientemente de la aplicación estricta de la misma. Del dicho al hecho hay, como queda demostrado, mucho trecho.

Da juez auto de libertad para atropellar

Por ser una situación de excepcional importancia social, reproduzco íntegro el comentario firmado por "imparcial69", que con esta fecha apareció en el periódico El Imparcial, referido a la nota que se cabeceó como aparece abajo:

ELIMPARCIAL.COM – Da juez auto de libertad a Noriega Soto

2 –Sep-09 8:39
Imparcial69

Hermosillo, Son. ¿Cómo se atropella una tienda de campaña? Fernando Noriega Soto, de 19 años, lo hizo, a bordo de su camioneta Silverado blanca, modelo 2008.
Se fue contra una carpa en la playa de Bahía de Kino, a una hora de esta ciudad, y aplastó a Denisse Fimbres Oquita y Víctor Quiros Beltrones, pareja de novios que dormía junto a su mascota.
Así terminó la juerga del “junior”, hijo del acaudalado empresario Francisco Noriega Astiazarán, integrante del equipo de finanzas de la campaña del candidato priísta a la gubernatura, Alfonso Elías.
En el caso hay falsificación de documentos oficiales, compra de peritos y otras autoridades, tráfico de influencias para conseguir información oficial y lograr un trato de privilegio en la cárcel, y muchas mentiras.
La manera de hacer justicia, en suma, de autoridades que también tienen a su cargo una parte de las averiguaciones del incendio de la guardería ABC, que ya costó la vida de 49 niños. Ésa es la convicción de Sonia Fimbres Oquita, madre de Denisse: "el tráfico de influencias y la corrupción es lo que tiene a Sonora en esta situación".
El accidente ocurrió entre las cuatro y las seis de la mañana del pasado 15 de marzo. Pero las familias debieron enterarse por un amigo que pasaba el fin de semana ahí, quien llamó a la madre de Denisse, residente en Cananea, al filo de las dos de la tarde.
Ya para entonces, afirma Sonia Fimbres, el padre de Noriega Soto había movido mar y tierra para evitar que su vástago pisara la cárcel. No lo consiguió, pero sí logró sembrar triquiñuelas que podrían otorgar la libertad a su hijo sin pagar un delito –homicidio culposo agravado– que la ley local castiga con pena de uno a nueve años de prisión."Fuentes de la policía municipal mencionaron que la unidad se había atascado y al momento de liberarse salió proyectada hacia donde se encontraba la pareja en la tienda de campaña", dijeron los primeros reportes difundidos.
La señora Fimbres y otros familiares de las víctimas han reconstruido una versión muy distinta y también han tenido que hacerla de detectives.
Así, han podido saber que Fernando Noriega pasó la noche bebiendo y que alrededor de las cuatro de la mañana salió de la casa que su familia tiene en la playa. Un patrullero intentó detenerlo y para evadirlo aquél se metió a la playa, confiado en su vehí***** de doble tracción. Fue cuando aplastó la tienda de campaña con todo y ocupantes.
En su declaración, Noriega asegura que sólo bebió cuatro cervezas y que el último trago lo ingirió a las 12 de la noche, que se fue a dormir y se levantó muy de mañana, que la neblina no le permitió ver, que sintió un golpe y escuchó un grito. Aseguró que manejaba a 15 kilómetros por hora.
Para empezar, no iba solo, sino acompañado de Lourdes Ivette Valdez Robles, a quien los familiares debieron localizar por cuenta propia en Navojoa, para que se presentara ante las autoridades.
En su declaración, Noriega estuvo de acuerdo con el croquis levantado en el lugar. El dibujo echa por tierra su versión de que debió esquivar un auto estacionado y que por ello no vio la casa de campaña. Según el croquis, llegó por el lado contrario.“Hay tanta injusticia, tantas irregularidades… Los dejaron tirados debajo de la camioneta mientras el júnior corría a ver a sus amigos.
Francisco Noriega Astiazarán, padre del homicida, es socio fundador de la empresa de computadoras Lanix, además de tener negocios porcícolas y empresas constructoras.
En noviembre de 2005, el gobernador Eduardo Bours estuvo en el vigésimo aniversario del colegio Liceo Thezia, cuyo "consejo superior" preside Noriega. Según un boletín del gobierno de Sonora, las nuevas instalaciones del plantel se edificaron "gracias a la colaboración de padres de familia y del mismo gobierno", con una inversión de "seis millones de pesos".
Es un colegio de niñas dirigido según el modelo del Opus Dei. Su objetivo, dijo Noriega Astiazarán en el aniversario, es brindar una educación de calidad a las niñas, pues "formar a una mujer es formar a una familia".
Familiares y amigos de Denisse y Víctor, quienes tenían 22 y 25 años, respectivamente, se han manifestado en la calle en demanda de justicia y lanzaron una campaña para concientizar a los jóvenes sobre las consecuencias de beber y manejar.
Los primeros reportes dijeron que los fallecidos eran Denisse "y un desconocido de aproximadamente 30 años". "No querían que se supiera, tenían que ocultarlo por el apellido de su tío, Manlio Fabio Beltrones", dice Fimbres, empeñada en que "se haga justicia y el caso sirva de ejemplo".En el remate, pronuncia una frase que se oye demasiado en el Hermosillo de estos días: "Estamos muy dolidos, pero no nos vamos a dejar".