Conspiración en Pémex

notas sueltas

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 16 de diciembre de 2018

Los aires de diciembre


“Un buen gobierno es como una buena digestión; mientras funciona, casi no la percibimos” (Erskine Caldwell).

En estas fechas es interesante recorrer el centro de la ciudad capital, con sus calles abarrotadas de compradores potenciales y sus abarrotes languideciendo frente a las cadenas comerciales. La carpeta asfáltica, con su aspecto cacarizo, nos remite a viejas deposiciones de borracho, detritus de perro y restos de lo que pudo haber sido una voraz ingesta de hot-dogs, regada con algún refresco de cola y salpimentada con el polvo y el humo de los miles de vehículos que pasan aportando su carga de bióxido de carbono a los pulmones hermosillenses y, desde luego, al ambiente.

En torno a los carros expendedores de “dogos” se congregan familias enteras que practican el arte de la masticación con expertos movimientos mandibulares, dejando la mostaza, la mayonesa o los frijoles asomando en la comisura de los labios como señal o contraseña de pertenecer a la casta privilegiada del proletariado posibilista, que puede llevarse algo a la boca con destino al entramado digestivo. Otros, muchos más de los que pensamos, se quedan “milando” como el chinito la suculencia del manjar y la concentración que exhiben los felices masticadores.

Parvadas de policías de a pie señalan la veda de robos y extravíos en perjuicio de economías colgadas con alfileres, pues el olor a aguinaldo es fuente de pensamientos expropiatorios e impulsos delincuenciales. La sangre fluye por las venas con impulsos acelerados mientras en los comercios, plagados de empleados de temporada, el cliente se encuentra más solo que la cuenta corriente de un indigente. Nadie atiende al comprador que ve pasar al empleado caminando con fingido apuro y mal justificada diligencia. La solicitud y mística de servicio aún no llegan a las cadenas comerciales, a los almacenes de prendas remarcadas y al espíritu de las fechas. El cliente está a merced del empleado de piso, de la cajera y del apretujón casi obsceno de muchos que como él esperan comprar ese regalo, esa muda de ropa y ese accesorio navideño.

Afuera, en la gaseada atmósfera allende las puertas de los comercios, recibimos la calidez de las fritangas, el marasmo de las gentes que caminan como si fueran las únicas en el planeta, el país, el estado, la ciudad, la calle y el espacio necesario para ir de un lado a otro gracias a la locomoción humana. Se desea, desde luego, que haya un cataclismo, una súbita onda sísmica o un ataque masivo de disentería que limpie la calle, que nos haga menos y obre el milagro de poder caminar fluidamente por cerca del Mercado Municipal.

Al llegar a ese antiguo y popular centro de comercio anclado en el viejo corazón comercial capitalino, extrañamos la voz que le ofrecía “chiltepineros a diezzz”, tanto como deploramos la inconclusa remodelación y las láminas que afean el inmueble e impiden el tránsito fluido. En el espacio donde está la fuente, llena de desperdicios de misterioso origen, se dan cita un grupo de aseadores de calzado, “boleros” que le dejan los zapatos rechinando de limpios y con expectativas de duración altamente razonables por las bondades de los tintes y grasas protectoras, quedando listos para recibir nuevos pisotones y raspaduras, medallas de guerra en el tráfago peatonal de las fechas.

Los aires se cargan de azufre, amenazas de fuego infinito y reclamos temibles de condenación eterna. Un hombre de mediana edad y aspecto proletario viste sus mejores galas de orador religioso y atiza con garrotes bíblicos las conciencias de los viandantes. Gesticula, lanza espumarajos por la boca. Los misterios del bien y el mal parecen ser revelados por el exaltado hombre que blande una biblia y amenaza con azotar con ella al despistado y casual espectador. En este punto, la prudencia recomienda salir huyendo del lugar, en busca de un refugio de paz y tranquilidad mundana. Queda claro que la espiritualidad no se da mediante amenazas ni está al alcance de todos, pero cada cual su bronca.

Las mujeres policía rondan los comercios, hacen presencia en las esquinas, vigilan las calles y algunas bostezan con aires de uniforme nuevo y zapatos en proceso de ahormar. Llega el mediodía y emprendo el regreso a casa, por el camino pienso en los camiones recolectores de basura, en el plan de arrendamiento que se ofrece como solución al problema citadino. Seguimos pensando que el ayuntamiento debe tener su propia flotilla y así no dar de comer a empresas privadas que, como quiera que se le vea, se bastan solas. ¿Qué decidirán los regidores? ¿Optarán por la autosuficiencia aunque lleve un poco más tiempo o seguirán la ruta típica de los gobiernos prianistas de apoyarse en la empresa privada para resolver servicios públicos? El pueblo, en medio de la calle, sabe que la basura es cosa pública. Esperemos…

domingo, 9 de diciembre de 2018

Los obstáculos para vencer



“En un país bien gobernado debe inspirar vergüenza la pobreza. En un país mal gobernado debe inspirar vergüenza la riqueza” (Confucio).

El sábado 8 se puso de manteles largos el Centro de las Artes de la Universidad de Sonora al presentarse el doctor John Ackerman e impartir una verdadera cátedra sobre nuestra historia política y, desde luego, Morena como movimiento y como realidad transformadora de la nación convertida en la fuerza político-electoral número uno tras las elecciones del 1 de julio.  Si usted se pregunta ¿quién diablos es ese señor?, le puedo decir que nuestro visitante es Doctor en Sociología Política por la Universidad de California, Santa Cruz y Doctor en Derecho Constitucional por la UNAM.

Es Presidente Adjunto de la Asociación Internacional de Derecho Administrativo y Director Editorial del Mexican Law Review. Es profesor de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la UNAM, y también ha dictado cátedra en la American University en Washington, D.C. y en Sciences Po en París, Francia. Ha sido colaborador de publicaciones internacionales como Proceso, La Jornada, El Universal, Reforma en México y The New York Times, Los Angeles Times, Chicago Tribune, San Francisco Chronicle, Houston Chronicle, San Diego Union Tribune, en Estados Unidos, y The Guardian en el Reino Unido. Asimismo, ha publicado resultados de investigación en Desarrollo Mundial y Revisión de Derecho Administrativo, Boletín Mexicano de Derecho Comparado, Revisión de Derecho Mexicano, Gestión y Política Pública, y Perfiles Latinoamericanos. También ha sido consultor del Banco Mundial, la OCDE, PNUD, Open Society Institute, SCJN, Cámara de Diputados, entre otros.

Actualmente se desempeña como investigador de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y es un intelectual cercano a López Obrador y actualmente colaborador importante de Morena en tareas de formación política.

Nacido en Estados Unidos, nacionalizado mexicano y casado con la economista y socióloga Irma Eréndida Sandoval Ballesteros, doctora en Ciencia Política y actual Secretaria de la Función Pública, declara que si bien se crio en una familia de fuertes convicciones liberales fue en México donde encontró el sentido profundo de la lucha política por transformaciones con alto sentido social y alimentadas por una participación ciudadana capaz de dar un giro a la historia de cara al neoliberalismo que destruye y mediatiza a las fuerzas sociales. La fuerza de la cohesión comunitaria de los pueblos marginados de origen indígena fue una revelación para el joven Ackerman y una nueva ruta para su intelecto y energías vitales. México fue su tierra de adopción y el crisol de nuevos sueños y esfuerzos, encontrando en Morena la vía para la transformación de México y un referente importante para los pueblos libres de América Latina.

Morena, según se ve, es un nuevo crisol de ideas y aspiraciones sociales que amalgama diversas corrientes y posiciones en el amplio espectro de la lucha social por un México incluyente, democrático, justo y equitativo. Siendo una realidad electoral, es aun un partido por construir, un proyecto por acabar y una tarea transformadora por cumplir, por eso encontramos diversas corrientes y fuerzas que luchan en su interior por aportar sus experiencias y abonar el suelo de la renovación nacional y la resolución de sus contradicciones. Se trata de conciliar, de unificar, de coexistir hasta que la oposición al pillaje neoliberal encuentre y reconozca una nueva matriz ideológica y política en cuyo centro estén los pobres de México y en donde la honestidad caracterice al quehacer público y privado y donde la dignidad se haga costumbre. John Ackerman abraza convencido esta nueva utopía encarnada por Morena y señala que otra historia es posible.       

Tras un interesante y rápido recorrido por la historia política de México, pone el acento en una realidad que debemos entender: el PRI, nacido en 1946 con Miguel Alemán, se creó para contener y destruir la política nacionalista de Lázaro Cárdenas. Fue una traición al pueblo mexicano cuyos efectos políticos, económicos y sociales Morena deberá revertir y remediar con las mismas fuerzas que hicieron posible la expropiación petrolera en 1938 y el fortalecimiento del poder público como garante de la paz y la seguridad de los mexicanos. Así pues, una política que concilie el interés público y el privado en beneficio de las grandes mayorías nacionales es garante de estabilidad social y de paz pública, cuestión que se rompió radicalmente con la llegada del neoliberalismo en forma del desmantelamiento del aparato productivo, la privatización de los recursos, la excesiva dependencia a factores externos y la transnacionalización de la economía. En este contexto, recuperar el patrimonio nacional y fortalecer el mercado interno son tareas esenciales, por ello se deben generar las condiciones para que todos tengan un lugar en la reconstrucción nacional.

Los programas de inclusión nacional emprendidos por el nuevo gobierno y la política de austeridad entre otros, forman parte de una serie de acciones que nos irán acercando al punto de quiebre entre el pasado neoliberal y la transformación nacional. Como usted sabe, la política de austeridad tiene grandes opositores entre los que curiosamente se encuentran los miembros del Poder Judicial encabezados por los ministros de la SCJN, quienes se resisten a dejar de recibir sueldos y prestaciones millonarias y no sienten rubor alguno frente a la ciudadanía trabajadora con salarios mínimos y escasa seguridad social. Esta situación indigna, exaspera, pero no hay avance sin oposición anclada en el pasado y que se resiste a morir. Recordemos que la fuerza que hizo posible el triunfo del 1 de julio es la misma que reclama e impulsa los cambios, y unos cuantos no van a poder detener el avance de un país. Pero, volviendo al asunto inicial, la visita John Ackerman fue reveladora y motivante y el auditorio del Centro de las Artes universitario se vio colmado de un público que escuchó y aplaudió con entusiasmo la conferencia. Un gran personaje.

     

domingo, 2 de diciembre de 2018

La hora del cambio


“Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado” (Albert Einstein).

Como todo mundo sabe, o debiera saberlo, tenemos nuevo presidente en México. Un nuevo titular del Poder Ejecutivo nacional que, según ha dicho, reconoce y defiende que el pueblo es el soberano y que el presidente debe obedecer el mandato del pueblo, en quien recae la soberanía nacional. Como usted verá, algo tan obvio, tan claro y tan recitado en todos los ámbitos de la vida política ha sido palabra, pero no realidad, premisa pública pero no práctica ni compromiso de quienes han ocupado siquiera el más chaparro de los puestos en la administración pública. Sucede que quienes son funcionarios públicos de repente se sienten investidos de una virtud especial o, si se quiere, de un paquete VIP que los faculta a hacer lo que les venga en gana, cubriendo, desde luego, la cuota que demanda el de arriba pero que pueden recuperar (y más) mediante las aportaciones del de abajo.

La cadena alimenticia de la alta, mediana y baja burocracia federal, estatal y municipal es obediente a las reglas del juego de la sobrevivencia que algunos llaman política mientras que otros juzgan como la versión legal de las mafias sicilianas o las engendradas en la lógica del mercado a lo gringo, donde hay que engordar al capo de turno para seguir disfrutando sin hacer o merecer casi nada el producto económico y de relaciones y acuerdos recibido,  administrado y ampliado en cada cambio de forma sin alterar el fondo.

Nos hemos convertidos en maestros de la simulación, del disfraz mediático, de la palabra dicha con facilidad, pero sin veracidad, de la salida cantinflesca y la pose fotogénica que le llena el ojo y hace el día de la prensa chayotera que ayuda a construir imagen, prestigio y destino de muchos bajo los reflectores y escrutinio de la opinión pública educada en culebrones tipo la Rosa de Guadalupe. Somos acríticos en el fondo y críticos en la forma, de suerte que nos regodeamos ante las sospechas del fraude, pero pasamos de largo ante la certidumbre de este, en una contradicción que se resuelve en la cresta de la siguiente contradicción, en la vorágine del chisme caliente que alimenta la intelectualidad facilona del comentócrata y el ocioso social que busca la siguiente bandera que enarbolar con pujos de liderazgo y empaque de luchador social. La acción ciudadana es cosa de unos cuantos mientras que el resultado es cosa de todos.

En este panorama desolador, creemos que López Obrador va por el rescate de las categorizaciones sociales y políticas que dieron rumbo al país en su construcción como sociedad organizada y respetuosa del derecho con los liberales encabezados por Benito Juárez, por los demócratas ejemplificados por Francisco I. Madero, por los constructores del Estado Mexicano y la institución presidencial representados por el General Lázaro Cárdenas del Río, hacedor de Patria poniendo delante al pueblo y basando su poder en el pueblo, y lo ha dicho con claridad: no puede haber un pueblo pobre con un gobierno rico. Así pues, en su gobierno habrá una idea fuerza en la administración pública: “primero los pobres”.

Este golpe de timón, este giro en la cosa pública, en sus prácticas arraigadas y convertidas en norma de conducta imitada, reproducida y exigida en el ejercicio el poder desde luego que mete ruido, genera desconfianza porque “todos los políticos son iguales”, porque nos hemos habituado a que nos jodan, a recibir la torta o la amenaza, a que al final nos la “metan doblada” como diría el genial Paco Ignacio Taibo II; a que nos den el golpe y luego el sobón que aplana las abolladuras de nuestra dignidad ciudadana y autoestima personal para dejarla lista y dispuesta para el siguiente agravio. Pero AMLO nos da su palabra, empeña su prestigio personal de luchador social honesto, de político que sobrevivió un desafuero orquestado por el prianismo, de haber recorrido muchas veces el país en busca de la conciencia ciudadana que hiciera posible el cambio y que, tras sembrar esperanzas a golpe de voluntad pudo cosechar el voto mayoritario el 1 de julio pasado.

Algunos se preguntan ¿qué ganamos con AMLO? Es claro que lo que se ha ganado es la posibilidad de convertir un pueblo de clientes o de usuarios de servicios en un pueblo de ciudadanos capaces de tomar sus propias decisiones, un conjunto humano organizado en busca de la justicia, la equidad, la inclusión y el respeto hacia personas e instituciones. Como se ve, no es el mago que se va a sacar un país nuevo de la chistera, sino un catalizador de cambios y transformaciones que saldrán del pueblo empoderado, consciente de su propia capacidad de ser y de lograr. El presidente López Obrador no es infalible, se puede equivocar, pero para eso nos tiene a todos los ciudadanos que podemos y debemos ejercer nuestra crítica tanto como el apoyo requerido para la obra transformadora que demanda México.

Llegó la hora del cambio, pero ¿no es eso justamente lo que queríamos? Seamos congruentes.

lunes, 26 de noviembre de 2018

El ISSSTESON da la nota


Es una intrigante paradoja que el capitalismo fuera salvado gracias a transformaciones que se identificaron con el socialismo” (Toni Judt).

Cuando uno cree que ya perdió la capacidad de asombro surge una nota periodística que conmueve dicha convicción y demuestra que siempre es posible superar la marca. Como el culto e informado lector sabrá, recientemente tuvo lugar la aparición estelar del director general del ISSSTESON en el seno del Congreso del Estado donde presentó el estado que guarda el Instituto a su cargo y reiteró los males y perjuicios que, como mantra religioso repite obsesivamente. Lo bastante no en suficiente y la saciedad parece ser rebasada por los esfuerzos justificantes de visiones miopes, simplistas, autocomplacientes y definitivamente chatas sobre el problema político y social de la seguridad social, encubiertos por la lagañosa perspectiva de un cuentachiles profesional que minimiza y parcializa responsabilidades al meterlas en el saco de los ejercicios aritméticos que concluyen con el señalamiento de culpables: el sindicato del ISSSTESON y la Universidad de Sonora los culpables de la crisis y, casi por no dejar, la administración estatal anterior.

Asombra, sorprende y maravilla la capacidad del señor director Contreras para reducir a su mínima expresión el hecho, la realidad de un manejo discrecional de las finanzas del Instituto, la red de complicidades tejida entre la directiva, el gobierno en turno y la especie maldita del sindicalismo blanco que sabe cantar bien las rancheras en el órgano de dirección y en los foros y escenarios políticos donde debe solamente tronar el chicharrón del Ejecutivo y donde pasan sin ver los integrantes del Legislativo y el Judicial en la órbita oscura del prianismo organizado. Con voz lechosa invita a los diputados a construir soluciones juntos, a cambio de la gratitud de los sonorenses presentes y futuros, en un contexto donde campea la impunidad que esperan los perpetradores del desfondo y el olvido de los responsables de cuidar el dinero de los trabajadores. En ningún momento reconoce el derecho que asiste a los trabajadores defraudados, a los sindicalistas que han logrado mejores prestaciones, a los organismos que pagan lo que deben pagar de acuerdo a sus contratos o convenios con ISSSTESON, a los exempleados que reclaman sus ahorros, al imperio de la ley suprema que prohíbe la aplicación retroactiva de las normas jurídicas, a la realidad de una política de privatización de las instituciones mediante el truco de la insolvencia, el quebranto económico irreversible, la agonía por falta de financiamiento, la negligencia en su rescate y, para terminar, la necesidad forzada de privatizar los servicios y ceder sus responsabilidades a los factores económicos de la coyuntura empresarial. ¿Menos Estado y más Mercado? Lo cierto es que el Instituto es uno más en la mira del neoliberalismo de guarache, de la compulsión de saquear los recursos públicos y quemarlos en el altar de las ganancias privadas por subrogación o concesión.

¿Usted se puede explicar cómo es que el Instituto esté al borde de la quiebra si a los trabajadores derechohabientes se les ha seguido descontando su cuota cada quincena, y los organismos afiliados la han entregado junto con sus aportaciones a la Secretaría de Hacienda para que sea remitida al Instituto? El director Contreras declaró que en la pasada administración no se entregaron al Instituto más de dos mil millones de pesos, reconociendo que el daño patrimonial rebasa los seis mil millones de pesos. ¿No le suena como una tranza armada con premeditación, alevosía y ventaja que, hasta el momento, ha sido arropada por la impunidad y la fabricación de distractores? ¿No se esperaría que el director ejerciera una cierta capacidad de autocrítica? ¿La política local se inclina hacia el ataque y descalificación de los trabajadores y sus organizaciones? ¿La desinformación, el hostigamiento y la amenaza contra los organismos afiliados son como la tierra que mueve el gato para ocultar su mierda? ¿Deben sentirse obligados los organismos afiliados a aceptar nuevos convenios cada vez que el Instituto sufra daño patrimonial y haya desvío de fondos? ¿Las facturas sólo deberá pagarlas la clase trabajadora?

No estaría mal que los recién estrenados miembros del Poder Legislativo sonorense recordaran el truculento caso del ISSSTECALI, donde el gobierno declaró la quiebra, siendo que los descuentos a los trabajadores se realizaron oportunamente, las aportaciones de los organismos afiliados se hicieron pero jamás llegaron a las arcas del Instituto, en un cuento donde los trabajadores han tenido que tomar oficinas, realizar marchas, hacer plantones y visibilizar nacionalmente el problema ocasionado por la rapiña del gobierno y desmentir la culpabilidad de los derechohabientes.

En nuestro caso y contexto, ni los sindicatos tienen la culpa ni los organismos afiliados la responsabilidad de la quiebra, quebranto, desfondo y clara negligencia de las autoridades “competentes”. Debemos insistir en que en Sonora se ha instaurado una política de ilegalidad, de complicidades, de corrupción y ataque a los trabajadores y sus familias. Nos queda claro que el ISSSTESON no está quebrado sino saqueado por el propio gobierno, y que tiene la responsabilidad legal y social de restituir lo robado, refinanciar al Instituto y enjuiciar a los culpables, así como respetar y cumplir los contratos y convenios vigentes y velar, en todo momento, por los intereses de los trabajadores afiliados.

Por fortuna el sindicalismo sonorense está despertando de su modorra, da signos de una toma de conciencia que apunta hacia la verdadera transformación que la seguridad social requiere, como un mecanismo redistributivo del ingreso social y bajo un esquema de reparto solidario. Esperemos que los diputados, como representantes del pueblo actúen en consecuencia.            

         

domingo, 18 de noviembre de 2018

La ilegalidad como política de estado

“Los artistas mienten para decir la verdad mientras que los políticos mienten para ocultarla” (Alan Moore, autor de V de vendetta).

Todo mundo sabe que el ISSSTESON tiene problemas financieros imputables a la mala administración estatal anterior que, según afirma el actual director del Instituto, Pedro Ángel Contreras López, dejó de enterar más de dos mil millones de pesos por concepto de cuotas y aportaciones; es decir, los trabajadores y organismos afiliados pagaron puntualmente sus cuotas y el gobierno no las entregó a ISSSTESON y éste no emprendió ninguna acción legal para obligar al cumplimiento de esta obligación, lo que en español vulgar significa que la directiva del Instituto fue cómplice por omisión del desfondo pensionario.

El director Contreras señala como otro responsable de la crisis al propio sindicato del ISSSTESON, que “tiene el contrato más privilegiado del sector público” porque las prestaciones adicionales del SUEISSSTESON “son mayores a las que tiene otros sindicatos como el SUTSPES” (Uniradio noticias, 16/11/2018). Aquí vale la pena puntualizar que el sindicato acuerda con el patrón las reglas de la relación y que están plasmadas en su convenio de trabajo. Es decir, la culpa no es de los trabajadores sindicalizados que gozan de mejores prestaciones que otros, sino de la falta de capacidad de gestión y administración que padece el Instituto. Así pues, ¿estaría más conforme el señor director si no tuvieran estas “prestaciones adicionales” o si, en todo caso, fueran iguales o inferiores a las de otros sindicatos? ¿Entre más baratos salgan y más jodidos estén los trabajadores, mejor?

Pareciera ser que, en la óptica del director Contreras, las conquistas laborales y la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores son una amenaza, no un logro de justicia laboral y social.

Otro culpable es la Universidad de Sonora, porque “es el único de los más de 140 organismos afiliados a Isssteson que se ha negado a pagar el porcentaje de cuotas y aportaciones, previsto en la Ley 38”, problema que se arrastra desde 2006 y “sólo paga entre trabajadores y patrón, el 26%, cuando el resto de los organismos paga cuando menos el 47% por servicios iguales” (misma fuente).

En efecto, la UNISON paga el 26% porque así lo establece la Ley 38 antes de la reforma de 2005 en los artículos 16 y 21, y porque esos son los montos establecidos en la cláusula Segunda del Contrato de Prestación de Servicios vigente suscrito entre el Instituto y la Universidad, mientras que los demás organismos se allanaron a las exigencias de ISSSTESON y modificaron las condiciones de sus contratos, por lo que pagan lo que establece la ley, es decir, 47% según mismos artículos 16 y 21 reformados. No está de más recordar que un contrato es un acuerdo de voluntades y fuente de derecho, que puede ser modificado mediante el convenio o acuerdo de las partes firmantes. En este caso, el criterio o la voluntad del ISSSTESON no puede ni debe imponerse a la otra, cosa que pretende hacer mediante el hostigamiento, presión o amenaza de suspensión de los servicios contratados, entre los que destacan los de salud y las pensiones y jubilaciones. Como se ve, la UNISON no paga de menos, sino lo que debe pagar de acuerdo con el marco normativo que legal y legítimamente tiene vigente.

Cabe recordar al atento lector que la Constitución federal establece en su artículo 14, párrafo primero, el principio de no retroactividad en la aplicación de las normas y cito textualmente: “A ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”. Entonces, ¿por qué le incomoda al señor director Contreras que hayan prosperado las demandas de nivelación pensionaria en el marco de lo que él llama “industria legal de demandas de nivelación de pensiones” y que cifran “210 demandas pagadas por 213 millones en 2016-2018 y 1, 500 demandas en curso”, mismas que han sido detenidas o lentificadas mediante el burdo truco de “patear el bote” a que ha recurrido la actual administración estatal porque están “profundizando la crisis financiera del Instituto”? Como usted sabrá, han sido resueltas a favor por el simple hecho de que están apegadas a derecho, asunto que la actual administración considera una “amenaza financiera” que hay que conjurar buscando que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) “emita un criterio para que las pensiones se otorguen exclusivamente sobre lo cotizado” (misma fuente).

¿Para la actual directiva del ISSSTESON no es válido el criterio basado en la protección legal que ofrece la propia ley 38, los contratos de prestación de servicios firmados y vigentes y el principio de no retroactividad constitucional? ¿Usted cree que si 210 demandas ya han sido resueltas a favor de los trabajadores retirados las que están pendientes se van a decidir en contra? ¿Los tribunales que conocieron los 210 expedientes se equivocaron al acatar la ley y proteger a los trabajadores demandantes? ¿Será posible que la SCJN pisotee derechos sociales y obligaciones contractuales en beneficio de la ineptitud y el desaseo administrativo del Instituto, y que solape o avale la impunidad en el robo de los fondos pensionarios? Quizá sí, porque la SCJN no es precisamente un ejemplo de probidad. Acuérdese de la grosera decisión de declarar legal el anatocismo bancario (cobro de intereses sobre intereses) en beneficio de las transnacionales que están apoderadas de la banca en México, y el reciente rechazo a la política de austeridad planteada por el presidente electo.

Si recordamos la mañosa aprobación de las recientes reformas a la Constitución de Sonora y su afán de mermar las decisiones y operación del Congreso local y dar más poder a la gobernadora, no resulta difícil llegar a la conclusión de que en nuestra entidad la ilegalidad figura como política de Estado.

Como detalle adicional, le comento que actualmente los universitarios varones se jubilan a los 30 años de cotización y las mujeres a los 28. La ley reformada en 2005 establece 35 y 33 años de cotización, respectivamente, lo que significa que los primeros trabajadores hombres en jubilarse bajo esta ley en la actualidad tienen solamente 13 años de estar cotizando y les faltan 22, y a las mujeres les faltan 20 (saldrían en el año 2040 y 2038 respectivamente). ¿Si el Estado acepta los años de cotización señalados en la ley anterior por la no retroactividad, por qué pone reparos solamente en el monto de la cuota? ¿Para el director del ISSSTESON solamente es significativo el monto que se paga cada mes y que debe ingresar al fondo pensionario que desapareció por causas ajenas a los trabajadores hoy defraudados y amenazados por el propio Instituto? ¿La temporalidad establecida en la reforma no se aplica retroactivamente y la cuota sí? Es claro que el Instituto es deudor de los trabajadores a partir de 2005 al sólo pagarles alrededor del 63% de la pensión que les corresponde, tanto en los términos de la ley como del contrato vigente.

Independientemente de lo que los tribunales decidan, el derecho de los trabajadores se debe privilegiar por encima de las ineficiencias, raterías, abusos y complicidades de los anteriores y los actuales funcionarios. Usted, yo, nosotros debemos impulsar, en la medida de nuestras fuerzas y posibilidades, el cambio a que aspiramos, o ¿nos vamos a esperar a que mágicamente las cosas cambien a partir del 1 de diciembre? La impunidad, las trapacerías, la complicidad, la ilegalidad en sus variadas formas, ¿van a seguir imperando en Sonora? Esperemos que no, y el movimiento se demuestra actuando.

domingo, 11 de noviembre de 2018

La marcha fifí


En política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno” (Konrad Adenauer).

El domingo 11 de noviembre de 2018 será recordado por un hecho insólito, nunca visto, asombroso, inédito por razones de estricta cursilería política que se niega a reconocer que “México ya ha cambiado”. Las calles que van del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, en el mero corazón de CDMX, antes D.F., se vieron colmadas de aromas exquisitos, de visualizaciones con textura de bótox, de cremas humectantes y bloqueadores solares, de conjuntos casuales y ropa cómoda de tendencia deportiva, de calzado variopinto con predominancia de tenis y otros adecuados para dar frescura y confort a los pies marchantes que durante aproximadamente hora y media permitieron el desplazamiento de cuerpos y voces que gritaron, con la pertinencia y corrección del caso, consignas ñoñas aunque poderosamente intencionadas de que las cosas sigan igual: ¡sí al progreso, no al retroceso!, ¡sí a la inversión, no a la corrupción!, y la muy reiterada ¡Texcoco, Texcoco, Texcoco..Texcoco!, pronunciada con graciosa economía de esfuerzo: “Tescoco, Tescoco, …, Tescoco”.

La marcha en favor de la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, NAICIM, mereció el concurso y la convocatoria de varias organizaciones interesadas en que las inversiones ahí canalizadas y sus grandes expectativas de lucro no se vieran frustradas por argumentos, detalles y decisiones populistas que se basan en el aspecto fútil e intrascendente de la razón ecológica y en el pueril caso de que Texcoco es zona de recarga, de que el terreno es una esponja y que se hunde de manera natural 30 centímetros por año, sin necesidad de soportar carga alguna. Para los marchantes la naturaleza debe subordinarse a las expectativas de los inversionistas y lo demás es populismo puro y duro, de ahí que se haya gritado: “¡México despierta, así empezó Venezuela!”, “¡sí a la inversión, no a la corrupción!”, y para subrayar la idea motriz en el aspecto político: “¡somos ciudadanos, no somos acarreados!”, “¡no más consultas corruptas!”, y, desde luego “¡no a Maduro!, ¡no a maduro!” … Aquí hay que destacar la presencia protagónica de doña Laura Elena Herrejón, dama que preside el Movimiento Pro-NAICIM, quien declara que “México tiene voz”, que “ni chairos ni fifís, todos somos mexicanos” y que (dirigiéndose a AMLO) “No señor Andrés, no nos vamos a acostumbrar”, en referencia a las consultas y a las decisiones que la clase VIP considera “populistas” y casi esquina con dictadura.


Los chilangos y seres periféricos al ombligo político nacional vieron ese inusual despliegue de populismo de derecha adobado con la dosis esperada de prepotencia que tuvo la humorada de quitar las barreras que se habían puesto el día anterior en la plancha del Zócalo, en ocasión al festival juvenil que ahí se realizó. Tras ello siguieron gritando consignas para terminar declarando el éxito de esa inmersión a la calle y al Zócalo, ponderando desde luego el propósito de seguir su ruta política porque “se ha abierto una puerta” y van a continuar con su “lucha” que, desde luego es por México.

En el trayecto se observó que los negocios permanecieron abiertos, quizá por considerar que los socios o propietarios de los principales centros comerciales en operación no serían capaces de tronar alguna vitrina, aparador, puerta y menos saquear el inventario. Al llegar a las inmediaciones del Zócalo aminoraron la marcha y gritaron: “no a la provocación, no a la provocación”, en prevención de lo que nunca ocurrió. Nadie los provocó, salvo sus deseos de experimentar la aventura de la marcha, las consignas, los selfies, el estreno de ropa deportiva, el zapato cómodo o la ilusión de las cámaras y micrófonos siempre atentos y presentes en los eventos de relevancia social porque, según declararon, “los fifís somos trabajadores” (lo que eso quiera significar).


domingo, 28 de octubre de 2018

El ente que amenaza


“El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política” (Simón Bolivar).

Seguramente usted se enteró de que los sindicatos universitarios (STAUS y STEUS) tomaron la calle y bloquearon la Rosales, a la altura del cruce con el Bulevar Luis Encinas. Fueron minutos de tensa espera mientras que los manifestantes denunciaban el cierre súbito del módulo del ISSSTESON que existe en el edificio de lo que fuera el DICTUS, frente a la Plaza Zubeldía.

Cabe recordar que recientemente los sindicatos agrupados en el Consejo Sindical y Social Permanente del Estado de Sonora marcharon hacia la sede el Instituto de seguridad social y al Congreso del Estado donde plantearon su protesta más enérgica por el desabasto de medicamentos y la lentitud de los trámites de pensión y jubilación, además del desfalco de más de seis mil millones de pesos que se esfumaron impunemente en la pasada administración, lo que motivó que se creara una comisión de diputados para que revisaran el caso del ISSSTESON y tomaran las decisiones que sean pertinentes.

Para los transeúntes de la Calle Rosales fue notoria y llamativa la manifestación de los dos sindicatos universitarios que portaban pancartas alusivas al acto, toda vez que se asoció el cierre del módulo ISSSTESON-UNISON a una especie de rabieta del gobierno para demostrar quién tiene el sartén por el mango en eso de la seguridad social. Más pronto que tarde se hicieron presentes sendos representantes del gobierno del Estado y del Instituto que, como cosa de sainete de carpa o de comedia de enredo, el del gobierno dijo que el cierre no era tal y que solamente se había hecho por razones de inventario, mientras que el funcionario del ISSSTESON, en su momento, declaró que sí había la intención de cerrarlo, que así estaba programado, para dar mayor eficiencia al uso de los centros de atención que tiene designados el Instituto, pero que la medida iba para atrás porque perjudicaría a los universitarios, ya que el centro de servicios que correspondería está a kilómetros de la UNISON. No sé cómo la verá usted, pero hay diferencia entre un “cierre por inventario” y otro por razón de “eficientar” recursos. El caso es que el módulo reabrió y el representante de ISSSTESON afirmó que seguiría en operación, así como el servicio de farmacia.

Lo que es un hecho es que el Instituto ha dado en amenazar con suspender servicios cada vez que se le frunce, que tanto puede amenazar al Ayuntamiento de Hermosillo como a la Universidad de Sonora, que insiste en forma obsesiva en pasar por alto el derecho de los trabajadores y sus familias a la seguridad social, que reduce los cuadros básicos de medicamentos y que no surte en tiempo y cantidad los medicamentos que debieran ser suficientes y bastantes en sus farmacias, que sus subrogaciones han sido a la par que un fracaso una forma de privatización de los servicios que, a estas alturas, ha demostrado su inutilidad y letalidad potencial para muchos derechohabientes que se quedan esperando el medicamento y agravan sus males o de plano mueren a consecuencia de sus padecimientos crónico-degenerativos.

Consideramos que la protesta sindical ha puesto en la atención del pueblo de Sonora la urgente necesidad de poner orden en el Instituto de Seguridad Social, de sanear sus finanzas, de recuperar los fondos robados, de poner en prisión a los defraudadores, de eliminar de la ley 38 el carácter absurdamente recaudatorio que hoy exhibe para que recupere su función social y redistributiva, de dar participación a los trabajadores en la toma de decisiones del Instituto, de abrir la Junta Directiva a nuevas voces sindicales que democraticen y le den transparencia, para que deje de ser simplemente un ente que amenaza y realmente sirva para los fines para los que fue creado, sin simulaciones, con honestidad y rigurosa transparencia y rendición de cuentas. Sonora lo exige y lo merece.