Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

martes, 25 de mayo de 2010

Buscando turistas



No lo podía creer. Me parecía imposible que en serio fuera una campaña del gobierno, considerando que la indignación no sólo sonorense sino nacional e internacional va en aumento por la ley racista SB1070 de Arizona, estado que además condena el multiculturalismo que se expresa en las escuelas y que se había estado asumiendo como una realidad en este estado de inmigrantes que en el siglo XIX fue parte de México, con lo que se pretende borrar burocráticamente la cultura de origen de los estudiantes y sus familias.

El gobernador Padrés, al parecer, está metido en un problema de disonancia cognitiva, donde es una la realidad que reconoce y otra la que expresa mediante dichos y hechos, como se evidencia en el llamado a turistas arizonenses a pesar de que los gringos vecinos aporrean el orgullo nacional y meten el dedo pecoso de su desprecio en la herida de nuestro regionalismo.

La costumbre de ir al otro lado no significa lo mismo si se ve desde la perspectiva de los sobrinos del tío Sam, sabedores de que pueden pisar el suelo mexicano sin más requisito que las ganas y el dinero que abre los ojos de nuestras carencias, para poner la alfombre roja de la hospitalidad agachona y las precariedades de una oferta de bienes y servicios que ya se está incrementando al incorporar el gobierno la salud como mercancía al alcance del extranjero.

En cambio, nosotros somos candidatos a la cárcel por ser, en primero lugar, morenos y hablar ese idioma que sugiere complicidades narcóticas y precariedades sin límite. A pesar de que Arizona recibe una importante aportación económica del comercio fronterizo, puede más el desprecio paranoide del racismo, de donde surge la paradoja típica del esquizoide gringo: “bienvenido su dinero pero los cafecitos que se vayan al demonio”.

En este evidente problema de dignidad nacional, llama la atención que el señor gobernador tiemble y se apachurre ante la sola idea de encabezar un boicot a Arizona, así que ni tardo ni perezoso preside la exhibición de equívocos carteles publicitarios que promueven el turismo arizonense, con tanto éxito que ya el sheriff
Arpaio ha declarado que la mejor respuesta es un ¡boicot a Sonora! Arpaio reacciona ante la supuesta amenaza a la seguridad de los ciudadanos de Arizona por parte de ese horrible enemigo y amenaza alienígena que representa Sonora.

Pero, mientras siga siendo tomada por política de buena vecindad la genuflexión, la proclividad a agacharse para recibir piquetes de buena vecindad, seguiremos abonando en la cuenta de la prepotencia de los vecinos del norte.

Sonora debe contemplar seriamente el boicot al comercio gringo. No es argumento sostenible el alegar los bajos costos, cuando está en juego nuestra autoestima y respeto como nación. También es necesario dejar de lado nuestra dependencia y buscar en el mediano o largo plazo implementar una política que permita la sustitución de importaciones, el necesario impulso a la industrialización, al desarrollo de tecnología propia, así como una revaloración del potencial de nuestras instituciones educativas oficiales y autónomas y, por fin, convertirlas en una palanca de progreso científico y económico al servicio del desarrollo regional y nacional.

Lamentablemente, en la actualidad el gobierno da mucho juego a la educación superior privada, se le otorgan posiciones de asesoría en materia de desarrollo económico, de planeación pública, de impulsores de proyectos productivos, de alianzas estratégicas internacionales, con lo que la inteligencia sustentada en el nacionalismo es prácticamente ignorada, con los altos costos que representa para la vida económica y política del país. Pero, cabe señalar que lo hasta ahora emprendido por los privados metidos a públicos, ha fracasado estrepitosamente. No saben cómo hacerlo.

Es urgente que el gobierno se vaya enterando de lo que es y que la administración esté en manos de profesionales, no de apellidos y circunstancias personales que hacen daño y empobrecen al estado.

Para terminar, la búsqueda de turistas y la solapada o abierta promoción de inversiones arizonenses, revela pobreza de miras, una chambona gestión y una impresionante falta de sensibilidad. ¿Habrá alguien pensante en el gobierno que atine a presentar propuestas pertinentes y de mayor alcance?

No hay comentarios: