Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

sábado, 29 de marzo de 2014

Jugar a las vencidas

Supongo que el acucioso lector sabrá que tras un primer intento preparatorio el diálogo entre administración y sindicalistas universitarios finalmente hubo la reunión en la que la representación del rector corrió a cargo de la señora Magdalena González Agramón quien en el carácter de Secretaria General Administrativa se presentó con la respuesta al oficio girado por el sindicato STEUS donde se plantearon los recamos de los trabajadores, y la respuesta de las autoridades arrojó el mismo resultado que hace un mes, es decir, nada.   

La señora representante del representante legal de la institución, es decir del rector, continuó con la tónica de no ceder en ninguno de los aspectos planteados por su contraparte, haciendo gala de inflexibilidad thatcheriana y garantizando en consecuencia que el conflicto seguirá sin visos de solución.

Lo anterior permite suponer que la disposición de las autoridades de dialogar no tiene ninguna otra finalidad más que la de generar expectativas entre los afectados que, aparte de los trabajadores, incluye a los estudiantes, prestadores de servicios y microempresarios que dependen del funcionamiento de la Universidad para el desarrollo de sus negocios. Tan es así que los vendedores de hot-dogs, tacos y demás productos gastronómicos de venta callejera en la periferia universitaria han manifestado su preocupación por tan importante fuente de ingresos; lo mismo puede decirse de los transportistas urbanos que ven descender su pasaje diario y, por ende, sus ingresos.

Otro sector afectado por la huelga es el de los establecimientos privados que proporcionan hospedaje y/o alimentación a los estudiantes, ya que las casas de asistencia empiezan a resentir la baja en el flujo de efectivo a que los tienen acostumbrados los usuarios de sus servicios. Lo mismo puede decirse de los expendios de cerveza y cigarros que por las mismas razones sufren una disminución en el consumo de sus productos debido a que el aforo de clientes por esa y otras razones se hace más lento.

La ciudad capital luce más apagada y el bullicio típico de una concentración urbana del tamaño de Hermosillo experimenta un cambio de ritmo, como si de repente bostezara en medio del letargo de un día sin matices como advertencia de que aún está viva y expectante. El aburrimiento o el enfado por la falta de noticias alentadoras calan profundo en quienes mantienen relaciones con la Universidad y el anuncio de marchas y manifestaciones apenas logra una ligera distención en la inercia cansada de la negociación frustrada y sin avances.

En los corrillos universitarios se consideró que la reanudación de las negociaciones era una buena oportunidad de limar asperezas y avanzar por la ruta de los acuerdos, pero es innegable que estos encuentros debían tener como ingrediente principal la buena voluntad de las partes. Lo triste del asunto es que al llamado al diálogo de los trabajadores se ha respondido con una actitud rígida, burocrática y francamente repelente a toda posibilidad de distención. Lo anterior es lamentable ya que parece que el acercamiento entre los involucrados no tuvo otra finalidad más que la de cubrir las apariencias ante la opinión pública favorable a que sindicato y administración se reunieran a dialogar y llegar a acuerdos, como fue el exhorto que la autoridad laboral es hizo recientemente. Parece que las autoridades se han empeñado en jugar a las vencidas con el sindicato en vez de negociar soluciones al problema, lo que hace imposible que se esté trabajando en beneficio de la institución y trabajando por un mejor futuro de las relaciones entre los miembros de la comunidad universitaria y el representante legal de la institución.

Seguramente usted estará de acuerdo en que los problemas laborales no se resuelven con hormonas sino con neuronas, y ese componente aparenta no estar tan a la disposición de la parte administrativa. Lo que es demasiado rígido termina por romperse.

Por otra parte, se necesita ser muy torpe o de plano despistado para querer una institución calcificada donde el sindicalismo sea un simple apéndice de la administración. Si hubiera una administración responsable, seguramente se privilegiaría lo académico y la parte correspondiente al apoyo de la misma, pero en el caso de la Universidad es sabido que el mayor gasto se lo lleva la burocracia que integra la administración central. Los sueldos y privilegios de los altos funcionarios contrastan fuertemente con el de los que llevan en los hechos el peso del funcionamiento de la institución. La administración debe ser gestora de recursos y factor de coordinación de los esfuerzos del conjunto que llamamos Universidad, lo que es rebasado por la macrocefalia que se padece. Aparentemente, los reclamos de los estudiantes de seguir estudiando serán satisfechos en un plazo mayor al que los trabajadores y académicos hubieran deseado.


El juego de las vencidas es, en el caso de la Universidad, un juego en el que nadie gana. Se pierde tiempo, respetabilidad, confianza, autoridad y tranquilidad. Viendo a futuro, es probable que tras la traumática experiencia de tener un rector tan torpemente inflexible  nada volverá a ser igual en nuestra Universidad de Sonora. El daño es mayor al que se ve en la superficie. Pero, la esperanza muere a lo último.

No hay comentarios: