Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

lunes, 1 de marzo de 2010

Carlos Montemayor


La madrugada del domingo 28 de febrero cerró el tiempo en la tierra del hombre que puso sus empeños en la defensa de los derechos de los indígenas, en la difusión de la cultura y en las luchas sociales contra la depredación neoliberal y la creciente indiferencia del pueblo ante la recolonización trasnacional. La narrativa, la poesía, el ensayo, el canto, fueron algunas de las dimensiones en las que Carlos Montemayor, chihuahuense nacido en Parral, trabajó con incansable afán.

Su muerte llega en el momento en que llegan las noticias de los cientos de muertes en Chile, el estado de sitio afincado en la indefensión de Haití, la gira de Hillary Clinton, secretaria de estado de Obama, que visita la América Latina para paliar los efectos de la toma de conciencia expresada en Cancún, Quintana Roo, y que amenaza emprender una nueva forma de organización internacional que rescate identidad, recursos e intereses de los nativos de estas tierras, dejando fuera la presencia de Estados Unidos y Canadá. La nueva organización de estados latinoamericanos dejaría claramente sentado que nosotros somos uno y muchos y que nuestros derechos se pueden reivindicar con la unidad y la solidaridad, hasta ahora influida y distorsionada por el imperio que la señora Clinton representa.

Carlos Montemayor fue un decidido defensor de los derechos indígenas y vio con ojos esperanzados la organización surgida en la selva de Chiapas, estuvo en apoyo de los campesinos de Guerrero, así como también fue solidario defensor de los vascos prisioneros en el Reclusorio Norte del DF en 2004, abogado siempre de las causas libertarias y del rescate de la dignidad de los humildes. Navegó contra la corriente dominante y supo hacerlo con la frente en alto, sin oportunismos coyunturales, con honestidad ejemplar.

La patria, como ya lo han expresado acertadamente algunos medios, recogiendo las expresiones de intelectuales, luchadores sociales, familiares y amigos, pierde a un hombre cabal, en este momento indispensable.

Hasta siempre, don Carlos Montemayor. Se lleva la gratitud de muchos, dejando un ejemplo que une y vivifica.

No hay comentarios: