Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 17 de abril de 2011

Iniciativa juvenil

Como usted sabe, los trabajadores mexicanos están en la mira del neoliberalismo hecho gobierno y existe el peligro de que, una vez más, sean los que paguen las facturas de un sistema económico fracasado.



Flajelo social
 Durante la época del neoliberalismo periférico, en México se han escrito las páginas del más crudo terrorismo de estado contra la clase trabajadora, mediante el congelamiento de los salarios, los despidos injustificados, la desaparición de puestos de trabajo, la reducción sistemática de la seguridad social mediante la reforma a la Ley del Seguro Social y la correspondiente al ISSSTE, la privatización de los fondos de las pensiones y jubilaciones y de algunos renglones operativos de las instituciones públicas, lo que se ve agravado con los continuos incrementos a los precios de la gasolina, diesel, electricidad, con sus impactos directos en los precios de los bienes y servicios de consumo popular.

Mucha gente, sobre todo jóvenes parecen ignorar por decisión propia este hecho: cuando salgan al mercado laboral tendrán que remar a contracorriente y, si logran llegar a las puertas de un empleo, se verán en la disyuntiva de seguir desempleados (y con la cabeza llena del humo gris y pegajoso de la “cultura emprendedora” que les embarran en la conciencia los programas de gobierno en las escuelas) o, de plano, aceptar un empleo que les pone fecha de caducidad en cuanto empiezan a trabajar. La renuncia al mismo tiempo que la firma del contrato es un ritual iniciático en tiempos de la modernidad.

¿Nueva legalidad?
Otra posibilidad es la de que cuando alguien los contrate, no sea bajo su razón social sino alguna que se invoca para los efectos de la evasión de responsabilidades, es decir, que el joven va a trabajar en una empresa pero resultará que es trabajador externo y por lo tanto no tendrá derecho a reconocimiento de la antigüedad ni las prestaciones que de ordinario se reconocen en el actual marco legal. La palabra clave es “Outsourcing” y con ella se inaugura la subcontratación, tercerización o como usted quiera llamar a la explotación del trabajo por el capital valiéndose de terceras personas para el reclutamiento de los nuevos esclavos asalariados. Desde luego que el concepto salario se considera obsoleto y, en un mundo de emprendedores, lo apropiado es trabajar por honorarios, ya que así se denota que el trabajador es su propio jefe, el gerente de su empresa, el arquitecto de su propio destino empresarial, el free lance que todos soñaron ser en el mundo de aventuras laborales que la clase patronal desea y el gobierno concedería ahora con la nueva reforma a la ley federal del trabajo.


¿Para vivir mejor?
 En el maravilloso mundo de la changarrificación foxista, la monserga de ser empleado con derechos laborales y seguridad social avanza hacia su desaparición gracias a los golpes propinados a la legislación en materia de seguridad social, así tenemos que se reforma la Ley del IMSS y se acelera la privatización de las pensiones vía sociedades administradoras de fondos de retiro (Afores), individualizando las cuentas y dejando a la libre manifestación de las fuerzas del mercado el futuro de los pensionados y jubilados, además de romperse el principio de la solidaridad generacional. Con Calderón se reforma la Ley del ISSSTE, cerrando las pinzas de la depauperación laboral y confirmando que los gobiernos panistas son “de y para los empresarios”.

En términos reales, el salario deja de ser suficiente como para sostener a una familia y experimenta una retracción a tono con la oferta del empleo. Cada vez se gana menos y cada vez hay menos empleo. Los trabajadores en paro aumentan tanto como lo hace la disfuncionalidad familiar, la deserción escolar y la criminalidad, lo que nos deja un entorno social inestable, inseguro y depresivo. Los llamados “ninis” y los jóvenes suicidas son manifestaciones del éxito demográfico logrado por el modelo económico que nuestros neoliberales de guarache se empeñan en defender e implantar. La iniciativa prianista de reforma a la legislación laboral en México es, por decir lo menos, criminal, genocida, retrógrada y apátrida.

Pero, en medio de la podredumbre que el sistema arroja sobre nuestras cabezas, existen espacios de salud mental, de reflexión sana y asertiva, de juventud en acción. Un grupo de estudiantes de Economía de la Universidad de Sonora, iniciaron el jueves 14 la tarea de repartir trípticos explicativos del significado de la reforma a la ley laboral. Con textos claros, didácticos y amenos explican las consecuencias de la eventual aprobación de la ley. Un material hecho por jóvenes para todo el que quiera enterarse. Bienvenida la iniciativa juvenil.

No hay comentarios: