Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 27 de febrero de 2011

Gobierno de novedad

Opción múltiple
A pesar de los horrores de la realidad, el gobierno del cambio se propone ganar la apuesta de construir, sobre los sólidos cimientos de la imaginación, un México y un Sonora moderno, competitivo y exitoso. Los jugadores son, al parecer, los chicos malos de la delincuencia organizada, el desempleo, la inflación, el alza de los precios, el complejo de inferioridad de los empresarios nacionales y locales, la voracidad de propios y extraños, la complicidad de los propios con los extraños depredadores de los recursos nacionales y locales, la falta de oportunidades, la contracción del empleo, los salarios, la calidad de vida, la marginación y la corrupción en todas las esferas de la vida social. Por la otra parte, están las buenas intenciones y la fe inquebrantable en que Calderón nos lleva por el camino correcto.

Como el quehacer gubernamental ahora es cosa de buena fe, de creencias impolutas e inalterables, de enjundias y prestigios familiares, resulta que el enemigo principal es, ni más ni menos, la cruda realidad, la espantosa situación de los millones de habitantes que en el país y en el estado vivimos, y la precepción de que las cosas no van bien y que no habrán de mejorar, de que el desempleo no se revierte gracias a la derrama de saliva, de jaculatorias y de fervorines que con entusiasmo albiceleste se sirven pronunciar los gobernantes del partido del populismo de derecha mejor conocido como PAN.

Que ya se está viendo luz al final del túnel legal dedicado al acueducto Independencia, es una buena noticia. Que sigue a la baja el empleo y que las broncas del transporte urbano consagran como víctimas a las clases de a pié, es una mala noticia; que las heladas no fueron cervezas sino eventos climáticos que afectaron las cosechas, malas nuevas; que la dependencia gubernamental dedicada a proteger a las clases socialmente vulnerables predique con el ejemplo de la caridad en vez del empleo y el ingreso popular, mal negocio. Que la salud sea un bien con dedicatoria a la clase turística internacional, mala cosa. Que la urbanización de Hermosillo no tome en cuenta a los peatones y privilegie al automóvil, peor situación.


¿Lo nuevo?
 Pero todos los males de la modernidad, la competitividad, el crecimiento urbano, la demanda creciente sobre los servicios públicos, la insolvencia de los clientes cautivos de los bancos, la voracidad de los acaparadores de bienes de consumo familiar, el alza incontrolable de los precios en gasolinas y electricidad, la amenaza de privatizar servicios e incrementar la tarifa del agua y la incertidumbre de su disponibilidad y distribución en las tomas domiciliarias, son exorcizados mediante el conjuro de la buena voluntad, del aguante ciudadano ante la realidad de una administración chambona y manipuladora, de la eliminación de la palabra fracaso en el diccionario del gobierno, pero sobre todo, por el mantra de lo “nuevo”, “histórico”, “inédito”, que capitaliza, promueve y monopoliza la administración azul en turno.

El prurito de la novedad inaugurado por Vicente Fox como expresión oral, escrita y mímica del cambio y el venturoso destino de la nación bajo el imperio de la imaginación instalada en las nebulosas alturas del Prozac, parece tener vigencia transexenal y aterrizar desde la nube del gobierno federal como gota destilada de espirituoso optimismo en el gobierno del estado. Las maravillas de la evasión pronto colmarán las expectativas de los ciudadanos ansiosos del narcótico efecto del “ahora sí”, del “sí se puede”, del “gobierno del cambio”, del “nuevo Sonora” de la porra, la matraca y la serpentina anticipada de los bienes terrenales del hombre logrados mediante promesas y exhortos que alimentan sin colesterol ni molestas cargas digestivas a los famélicos entusiastas de la demagogia.

Lo que está siendo documentado por los acuciosos cronistas de la realidad -estadísticos, periodistas, analistas, académicos- no se parece al escenario que pintan con saliva las huestes del entusiasmo prefabricado, porque las cosas no son como se platican y el hecho de estar en un país y una entidad donde las intromisiones extranjeras, las balaceras, los asaltos, los muertos y heridos son parte de la cotidianidad y se integran al paquete de problemas con que carga el ciudadano común. Urge la fórmula que resuelva el dilema entre la demagogia, el engaño y la ignorancia supina, y el insoslayable fracaso de las políticas neoliberales en sus versiones y matices prianistas (aun considerando que pudiera caber la distinción entre la vagancia priista y la voracidad y el mal gusto panista). Lo que queda en el ciudadano es la expectativa del cambio, su necesidad y urgencia, pero sobre todo, su congruencia y autenticidad.

No hay comentarios: