Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

martes, 15 de septiembre de 2015

Otro Sonora ¿ya?

                       “Los precipicios casi siempre están cerca de las alturas” (proverbio latino).

Iniciamos la semana con la maleta cargada de optimismos mediáticos, frases y sentencias de enjundia pueblerina que resuman fe, imágenes tumultuarias y caras que muestran algún tipo de logro, olor a pompa y circunstancia, redundancias y declaraciones a propósito de encomios protocolarios y una nueva imagen gubernamental: una especie de flor multicolor.

En el primer acto político presidido por la nueva gobernadora, celebrado el domingo 14 en el CUM, se dieron cita personalidades de diverso pelaje, representando, en lo posible, al sector público, privado y social, además del priismo organizado y adláteres. Desde luego que el acto no fue público gracias a que el recinto estuvo arropado por las fuerzas del orden, quienes dejaron fuera a los ciudadanos que enarbolando mantas y pancartas pretendían hacer uso de su derecho a la libertad de expresión y manifestación, como por ejemplo, los afectados por el derrame tóxico en el Río Sonora. 


En cambio, recibieron la atención privilegiada de la prensa actores de telenovela como la actriz Leticia Calderón, quien opinó que por ser mujer, Claudia Pavlovich (CP), tendrá la sensibilidad de procurar mejoras en la educación, la justicia y otros aspectos siempre necesarios para la vida del estado: “Creo que la sensibilidad de una mujer puede manejar absolutamente todos los conceptos. Ella, como lo veo, es una ama de casa, con hijos y esposo y tiene la sensibilidad de ver por la educación, por el bienestar de los niños, por hacer justicia, por detener la corrupción, por ayudar a los hospitales y más” (Expreso, 14/09/2015).

El punto de vista es, desde luego respetable, pero quizá fuera de proporciones, ya que otra de las invitadas fue Rosario Robles Berlanga,  representante del presidente Peña Nieto, quien a su vez fue jefa de gobierno en el DF y no hace mucho titular de Sedesol, famosa por sus desatinos en el ejercicio del poder y por haber proclamado que cesaría la ayuda económica de Sedesol a mujeres que tuvieran más hijos de los que le parecieron convenientes; otros casos de mujeres “sensibles” son los de Angela Merkel y Christine Lagarde, canciller de Alemania y directora del FMI, respectivamente, que demuestran fehacientemente que la “sensibilidad” no es necesariamente patrimonio del sexo femenino. No escapa el detalle de que al inicio del discurso de CP proclamó  que los sonorenses “ya tienen gobernadora”, como si fuera un logro el sexo del titular del Ejecutivo, antes que su capacidad y aciertos al frente del gobierno.

Muchos han comentado el mensaje en los términos más entusiastas, incluso alguien escribió que había sido un buen planteamiento. Leí el texto completo dos veces y me instalé para analizar el vídeo del acto. Me pareció una generosa colección de lugares comunes en forma de párrafos un tanto aislados, como apuntando aspectos o detalles que pudieron haber sido complementados por la oradora pero que quedaron como un guion mejor actuado que articulado. Tan solo dos ejemplos: no parece estar al tanto de las consecuencias de la globalización en regiones que sólo sirven de traspatio o de reserva de insumos; da por sentado que la fórmula seguida por Peña Nieto y defendida por Beltrones puede en algún momento dar resultados que beneficien a Sonora y al país.

Quizá tenga peso y valor propio el hecho de comprometerse a rescatar el estado de derecho y hacer valer la ley y la justicia en los casos de saqueo del erario, abusos de poder y corrupción desenfrenada que incluso afectó a menores a cargo del DIF. Por lo pronto anuncia la creación de una “fiscalía especial” para atender tareas de investigación en materia de corrupción, de los que se van y de los que llegan. Parece que la receta de violar la ley y generar problemas para después crear una dependencia que los resuelva se va a seguir puntualmente. ¿No sería más sencillo actuar de acuerdo a la legislación vigente? ¿Acaso no hay instancias legales que atiendan el saqueo de recursos, la extorción, el tráfico de influencias y demás temas que afectan a la función pública? ¿Los delitos del gobierno pitufo son una novedad no prevista en las leyes? ¿Los dueños de la guardería ABC seguirán siendo personas de probidad intachable?

Independientemente de los pronunciamientos y la voluntad que pudiera existir, es claro que Sonora no ha cambiado, que seguimos siendo un estado endeudado y con la hacienda hecha añicos, víctima del saqueo desaforado de fondos como el de pensiones y jubilaciones del Isssteson; que la ciudad capital está altísimamente contaminada y que la región del Río Sonora, Bacanuchi y San Miguel requiere de una declaratoria de emergencia por razones de salud pública.   


La carga emocional de muchos ciudadanos que dijeron adiós con mentadas de madre a Padrés y equipo pitufo es, necesariamente positiva. Como que se aligera el peso del atraco gracias al cambio de nombres y rostros. Hay quienes confían en que las cosas algo van a cambiar, y que Dios se apiadará de los sonorenses. Ojalá que el pueblo de Sonora entienda que el problema no es el sexo del gobernante sino el horizonte político de su proyecto. Hoy más que nunca conviene conservar la memoria.


No hay comentarios: