Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

sábado, 4 de julio de 2015

Reinterpretaciones del Nuevo Sonora

                              "El número de malhechores no autoriza el crimen" (Charles Dickens).

La sociedad sonorense se ha visto sacudida por varios eventos que parecen extraídos de la obra de Franz Kafka. Parece como si algún imbécil con poder sobre el tiempo y el espacio se ensañara con los habitantes de estas áridas tierras que actualmente reciben, gracias a la generosidad del gobierno y Grupo México como también a eventos meteorológicos, alguna cantidad de agua que, entre contaminada y por contaminar, llena presas y cauces.

El agua, cuando llega, ocasiona trastornos en las vialidades, afecta los negocios y los hogares, pero también pone en evidencia la viciosa irresponsabilidad de propietarios y autoridades. Tal es el caso del desvío del río San Miguel por obra y gracia de la iniciativa privada, confabulada con el gobierno de Padrés que permite con total displicencia el aprovechamiento privado de bienes públicos. ¿Por qué tiene que sufrir los pobladores de La Victoria un posible desalojo (¿reubicación?) en vez de la familia Coppel, dueña del fraccionamiento de lujo aguas abajo? ¿Por qué el exsecretario Roberto Romero posee tierras de cultivo protegidas por un bordo que acabó de arruinar la vida de los ejidatarios vecinos? ¿Por qué el presidente municipal electo, a bote pronto sugiere la reubicación de los ciudadanos que desde tiempos lejanos han vivido y trabajado en ese lugar? Para los efectos de justicia social, ¿da lo mismo PRI que PAN?

Por el lado de la Universidad de Sonora, las relaciones con el gobierno del estado han sido más bien tóxicas, ya que a pesar de la naturaleza complaciente de la administración universitaria, el gobierno de Padrés les pinta un violín cada vez que puede, como parece comprobarlo el hecho de que la parte del subsidio correspondiente al Estado no se ha cubierto. Le tiran la bolita a gobierno federal, pero queda claro que éste ha cumplido en tiempo y forma, y que el desorden financiero de Padrés ha llegado a la Máxima Casa de Estudios, El caso es que los universitarios viven una situación inédita: llegaron las vacaciones y sus quincenas quedaron incompletas. Otro que se ha quedado chiflando en la loma es el CRIT, que espera infructuosamente poco más de 65 millones de devaluados pesos pendientes que no se ven por ninguna parte.

Nuevamente Sonora ha saltado a las páginas de la prensa nacional con un caso de negligencia médica que rebasa los límites del absurdo. Un médico oftalmólogo del IMSS extirpó el ojo sano de un bebé con un tumor ocular. El instituto ofrece atención médica “de por vida”, mientras que el especialista navega en las aguas cenagosas de la pachorra jurídica. Lo anterior se suma al hecho de que persiste la amenaza de que en agosto la seguridad social mexicana quedará reducida a su mínima expresión y sólo atenderá resfriados y raspones leves. Las enfermedades como cáncer y diabetes serán cosa de la medicina privada gracias al “Seguro Universal”.

Es posible que el gobierno, en su infinita sabiduría, piense en serio que tenemos las condiciones de empleo e ingreso de Suecia, Dinamarca o Canadá. Cualquier parecido entre algún drama descrito por Dostoievski, Tolstoi o Gógol y la situación de millones de trabajadores de infra-subsistencia y desempleados crónicos resulta una curiosa coincidencia.

Pero cualquier drama que surja de las más atormentadas páginas de la literatura palidece ante la realidad que se documenta en el plano local con el caso de la empleada doméstica Gisela Peraza, quien tras haber purgado por las pistolas de Padrés cuatro años de prisión, ahora resulta que a juicio del aún gobernador de Sonora no fueron suficientes. El gobernador exige más castigo para su exempleada.

Al crujir de huesos y al rechinar de dientes de los trabajadores, se suman los reclamos de los empresarios que prestaron servicios al gobierno y que, a estas alturas, no les han pagado los adeudos, se suman las víctimas de extorsión y mochadas a la salud del Ejecutivo. Por otra parte, están pendientes10 mil millones de pesos que exigen puntual explicación.


Hablando de otros asuntos, el pasado jueves 2 fue un día soleado en Hermosillo, en el que los habitantes recibimos la noticia de la muerte del culto y atildado periodista Jacobo Zabludovsky, figura que representó al periodismo televisivo nacional durante alrededor de tres décadas. Se puede decir con justicia que hay un antes y un después de Jacobo en los medios. Del hombre que fue capaz de despertar opiniones tanto elogiosas como negativas, nadie puede decir que no haya sido significativo para la opinión pública nacional, en un sentido o en otro. Independientemente de sus claroscuros, fue dueño de una de las trayectorias periodísticas más completas de que se tenga memoria.

Mientras que el gobierno insiste en lo bien que nos va y el futuro esplendoroso que nos aguarda, leemos la noticia de un robo en un centro comercial donde el asaltante logró hacerse de una lata de atún y un durazno, para ser interceptado casi de inmediato por los siempre alertas agentes de seguridad. El monto de lo robado asciende a casi $40.00 (leyó bien: cuarenta pesos). La justicia ha triunfado, la delincuencia ha sido vencida. Celebremos.


No hay comentarios: