Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

viernes, 31 de agosto de 2012

Democracia a la mexicana

El pasado jueves 30 de agosto, apareció un aviso que de suyo resulta preocupante: Dossier Político suspende su edición electrónica como protesta por los continuos ataques a su página, provenientes del Gobierno del Estado. Los periodistas agraviados reiteran que su deber de informar y su voluntad de cumplirlo permanece incólume, a despecho de aquellos que niegan en la práctica lo que afirman en el discurso: el respeto a la libertad de expresión como garante de una sociedad civilizada y democrática.


El caso de Dossier Político se suma a los tantos que a lo largo y ancho de la república se perpetran contra el derecho de la ciudadanía a estar objetiva y puntualmente informada, llegando en repetidas ocasiones al secuestro y asesinato de los informadores. Todos somos testigos de que la labor periodística es, ahora, una de las más riesgosas. Todos tenemos una idea clara de la importancia de la veracidad periodística y el respeto al marco legal que la ampara y delimita. Al parecer, el gobierno de Guillermo Padrés Elías, no reconoce el derecho que asiste a los comunicadores de ejercer su profesión ni el derecho de la sociedad de tener una prensa profesional, objetiva y veraz, que cubra el acontecer sonorense sin manipulaciones ni parcialidades oficiosas en beneficio del gobernante.

La fuente de los ataques a Dossier Político ha sido penamente identificada por parte del equipo técnico al servicio de la empresa editorial afectada. Las denuncias ante Organismos No Gubernamentales nacionales e internacionales ya fueron hechas sin que haya una respuesta por parte del Gobierno del Estado. El silencio oficial da la medida en que en Sonora se irrespetan derechos y libertades, a cambio de dar al pueblo inserciones pagadas en los diarios locales medias planas donde la expresión “Gracias, Gobernador”, encabeza el mensaje de cuánto somos afortunados en tener el gobierno que tenemos, en abierta contradicción con la austeridad publicitada y la realidad estrujante que vivimos los ciudadanos en la periferia no refrigerada de ese mundillo de amigos y parientes en que se ha convertido el gobierno local.

A la autocomplaciente gestión gubernamental se añade el caos en la administración pública, la toma de decisiones con criterios hepáticos y la obscena subordinación del Congreso a los deseos del Ejecutivo, como quedó demostrado más allá de cualquier duda en el asunto del largamente postergado presupuesto 2012, donde la fracción panista actuó siguiendo las instrucciones del gobernador. Por desgracia, hay muy pocas acciones rescatables en el gobierno panista que corre.

En el ámbito nacional, resulta difícilmente defendible la actuación pública del segundo mandatario del PAN, quien ha profundizado la dependencia respecto el exterior en materia económica y política. Actualmente Estados Unidos cuenta con más agentes en suelo mexicano y tanto la economía como la política y la seguridad nacional están en manos de Washington. La existencia de bases militares secretas ha desbordado los muros de contención oficial y son cada vez más del dominio público, en lo que es, a todas luces, una invasión silenciosa propiciada por el propio Gobierno Federal y en la que la Marina Nacional tiene un papel importante de alcahuete uniformado.

La soberanía nacional ha sido declarada intrascendente por parte del panismo hecho gobierno y, ahora, ha allanado el terreno para que Enrique Peña Nieto llegue al poder y profundice la obra neoliberal de destrucción de la identidad, independencia y libertades nacionales. El General colombiano Naranjo, conocido genocida al servicio de Estados Unidos es una prueba incuestionable de que somos víctimas de una conjura que proviene de los sótanos de la CIA y demás agencias intervencionistas gringas. Los Pinos actúa como trastienda en los negocios sucios de La Casa Blanca.

El colmo de la violencia oficial contra el pueblo se perpetró mediante el fallo del Tribunal Electoral desestimando todas las pruebas y testimonios sobre lo que fue, a ojos vista, la elección más fraudulenta de los últimos tiempos. Enrique Peña Nieto, candidato del neoliberalismo periférico fue declarado presidente electo, echando por tierra las expectativas de cambio y progreso nacionalista de muchos millones de ciudadanos dentro y fuera del país.

México, hoy, es el país más cuestionable electoralmente y el periodismo internacional independiente así lo señala. Somos el hazmerreír de las democracias y una copia ridícula de Colombia, como bastión de Estados Unidos en América Latina contra los movimientos sociales en favor de la independencia y las libertades de los pueblos.

La lucha que habrá de librarse en el territorio nacional no es sólo por la legalidad de una elección presidencial, sino por nuestra existencia como país libre y soberano, en donde la prensa objetiva y veraz tiene un papel fundamental al informar y formar opinión. Lo cierto es que el gobierno podrá acallar un medio informativo, pero la verdad se abre paso de mil maneras.



No hay comentarios: