Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 22 de noviembre de 2015

La evaluación magisterial y otras chapuzas

                               “El que educa es más padre que el que engendra” (Frase latina).

Ha acaparado la atención el aparato policíaco montado para efecto de “proteger” a los maestros que acudan a la evaluación decretada por el supremo gobierno con fines hasta ahora identificados como laborales más que educativos. La insondable perfidia tras estos despliegues de autoridad pudiera ser ignorada por muchos, salvo por quienes han decidido su vida mediante la preparación y el ejercicio de la profesión docente.

Podrá suponerse que los maestros deben someterse a la evaluación porque ésta garantiza una mejor forma de constatar los conocimientos adquiridos y que se traducirían en mejor desempeño laboral pero, por desgracia, la realidad no es lineal. La actividad docente tiene muchos “asegunes”.

En este punto, cabe recordar que el gobierno ha descuidado sistemáticamente no sólo infraestructura sino cobertura educativa, remuneraciones y garantías para los maestros “de a pie” que trabajan en condiciones fácilmente imaginables en contextos como el África subsahariana, las comunidades rurales de zonas económicamente deprimidas y lejanas de los beneficios de la vida civilizada y el decoro humanitario.

Se pueden encontrar planteles que sólo cuentan con un aula y sin el equipamiento necesario para la enseñanza, en paupérrimas condiciones y olvidados del Internet y la administración escolar. Existen porque hay un maestro que siente empatía por sus alumnos y siente su profesión no tanto como un apostolado sino como un puesto privilegiado en la lucha contra la ignorancia y la marginación, aunque sin la esperanza de mejora de las condiciones materiales y muchas veces a pesar de la intervención de las autoridades.

Hay maestros comprometidos con su profesión y con la comunidad donde trabajan, sin que dejen de existir verdaderos parásitos que medran en las cañerías de un sistema corporativo y decadente que envilece, prostituye y desprestigia a los docentes como gremio, pero, frente a los operadores de la corrupción institucionalizada están los esforzados y honestos, dando la batalla en el aula, la cancha deportiva, el taller y la calle.

La reforma educativa tiene más que ver con la laboral que con un programa nacional que fortalezca e impulse nuestras capacidades como nación en terrenos como los de la ciencia y la tecnología, y que refuerce las posibilidades de avanzar en investigación y desarrollo a partir de lograr generaciones de jóvenes mejor formados académicamente, más inclinados a la investigación y al análisis objetivo de la realidad mundial, nacional y regional, más dispuestos a aplicar y experimentar, y más cultos y dispuestos a entender la pluralidad y riqueza cultural que ha logrado nuestra sociedad en su aventura por la historia.

Lamentablemente, el gobierno cegado por el dogmatismo neoliberal emplea su poder en labores de represión y amedrentamiento del magisterio nacional, valiéndose de la fuerza pública para tan ridículas y antidemocráticas tareas, llegando incluso al acarreo aéreo de los profesores, según reporta la prensa. El abuso y la falta de visión histórica son evidentes, como también lo es la decidida oposición y resistencia pacífica de los maestros disidentes.

Así pues, mientras los trabajadores luchan y se oponen a las reformas apátridas, los legisladores del sistema ponen piedras en el camino al desarrollo independiente y soberano del país.


Según se ve, no puede estar lejano el día en que los ciudadanos decidan, por conveniencia propia, romper las cadenas de la inercia y la apatía comodona y empiecen a sumarse a las demandas de las fuerzas progresistas de cada comunidad nacional. Por lo pronto, el apoyo a la lucha de los maestros por una educación pública, gratuita y de calidad es necesaria y categórica, porque va de por medio el futuro de todos.

No hay comentarios: