Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

lunes, 1 de junio de 2015

Bostezo electoral


                
                     Nadie ha ejercido virtuosamente un poder adquirido deshonestamente (Tácito).


Bueno, pues al principio el morbo estaba a todo lo que daba porque cada día había novedades picantes sobre los dichos y los hechos de los candidatos a gobernador y demás. Que se descubrieron propiedades inconfesadas en el país y el extranjero, que se encontró un enorme establo surtido de caballos de alto registro, que hubo tráfico de influencias y que la candidatura huele a caca, que tal candidato opta por la vía del voto útil pero a favor de otras siglas partidistas con olor a consorcio público-privado que atiende de frente y por la trastienda; que la supuesta y ampliamente proclamada honestidad carece de fundamento claro y reconocible, que los valores familiares parecen ser del tipo bursátil antes que morales, que…

El aburrimiento llega a niveles paroxísticos cuando se trata ingenuamente de ver algo en YouTube y aparecen cortes propagandísticos que rompen el encanto de una sana distracción, embarrando la pantalla de babeantes rollos pergeñados por algún oligofrénico y repetidos con torpeza y vaciedad supina. ¿Hay derecho de inmiscuirse en nuestra distracción para convencernos de las virtudes de tal o cual sujeto bajo el escrutinio temporal de la opinión pública? ¿Seremos víctimas, hasta el 7 de junio, de constante acecho y hostigamiento verbal, gestual y visual? ¿Estamos en algún círculo del infierno donde las palabras se multiplican frenéticamente con el eco de los modernos medios de comunicación? El horror parece apenas empezar cargado de la sebosa cháchara de los lugares comunes de una mente desquiciada.

Por otra parte, los hechos trágicos y la desaforada corrupción de que hace gala la clase política meten ruido en el proceso electoral, como también lo hacen las fundadas sospechas de que la creación de partidos como Encuentro Social y el Humanista sólo sirven para distraer recursos y finalmente ser comparsas de otros partidos, como el PRI, con el apoyo del primero y el PAN, con la adhesión del segundo, a las respectivas candidaturas por la gubernatura de Sonora.

Así las cosas, no es aventurado afirmar que seguimos en una cruda competencia entre dos partidos, y que su fauna de acompañamiento se constituye por otros contendientes que realmente no lo son, como es el caso del apéndice del PRI, Encuentro Social y el apitufado Partido Humanista. Aquí habría que consignar a partidos que hacen las funciones de resumidero, es decir, que por ellos cuelan los desechos de otros, por ejemplo Movimiento Ciudadano, que con la adopción de Dolores del Río califica satisfactoriamente en esta categoría, aunque es justo decir que también ha arropado a personas con buenas intenciones y limpia trayectoria.

Lo que se ve, con una mirada amable, es una ridícula aunque dramática lucha por sobrevivir, donde lo que menos que se toma en cuenta es la ideología y la plataforma de principios de los partidos, y lo de más es la conveniencia utilitaria de adherirse a otro que sí cuenta con posibilidades de figurar significativamente en el hit parade electoral. Los votos que cachan unos sirven para la sobrevivencia de otros, como es el patético caso que presentan el partido Encuentro Social y el Humanista.

En resumen, parece que sigue la ola del bipartidismo y su comunidad de intereses en beneficio de un sistema que aplana y sofoca disidencias y oposiciones, en un juego donde el pueblo es el gran marginado, con el añadido de las campañas basadas en dinero y méritos diseñados por despachos especializados en imagen y mercadotecnia política. La mentira por encargo a cargo de profesionales que cumplen con su labor mercenaria. De ahí la decepción y el hartazgo de muchos.

En medio de los partidos representativos de los intereses del sistema y sus rebaños apoyados por sus aparatos de manipulación masiva, se ve un partido que carece de recursos económicos, que trabaja por obra y gracia de la voluntad de inicidir en el cambio esperado por muchos y manipulado por todos. Es Morena.

Desde luego que no llenará las expectativas de quienes desean el príncipe azul de los partidos. Tiene defectos. Algunos de sus candidatos no son los mejores. Arrastra una larga cauda emocional negativa generada por las costosas campañas negras del foxismo, calderonismo y reforzadas por el pañanietismo, y los propios errores de un movimiento variopinto asediado por fuerzas externas e internas que pasó a ser partido político. Pero, como me dijo un viejo maestro de secundaria cuando me expulsó del recinto: el movimiento se demuestra andando. Y los candidatos de Morena hacen campaña a pie, casa por casa, con modestia, sin grandes aparatos promocionales, ignorados por los consorcios mediáticos, con carencia de recursos, sin despensas ni gorras ni sombrillas, ni tarjetas de descuento ni promesas de futuras complicidades. Se hace camino al andar…

En lo particular, me aburren las campañas, bostezo con entusiasmo cuando alguien me quiere vender su imagen, el rosario de virtudes prefabricadas, las leperadas maquilladas, la insulsa moralidad pública manoseada desde la trinchera de la iniciativa privada, las promesas babeantes que apestan a deposición y los aires de honestidad que producen  náuseas. Frente al bostezo de las campañas planchadas, pletóricas de recursos y autoelogios, Morena camina con modestia, con integridad, con dignidad ciudadana, con verdadero espíritu republicano. Sin duda, cuenta con toda mi atención.

No hay comentarios: