Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

jueves, 11 de septiembre de 2014

Los tiempos que vivimos



Al señor gobernador de Sonora le ha llovido en su milpa, por la paradójica situación de que es hombre de aguas tomar en un estado en donde el tema del líquido se debate, comenta, invoca y murmura en casi todas las bocas y en caso todos los tonos (http://noticieros.televisa.com/programas-punto-de-partida/1409/nuevo-pozo-padres/ ). ¿El agua es de todos o es de unos cuantos felices poseedores de derechos y prebendas? ¿Tiene el gobernador más derechos acuáticos que el resto de los ciudadanos sonorenses? La respuesta categórica es NO.  El señor Padrés comparte los beneficios del agua y sus milagros con otros personajes que son, como él, “producto de los tiempos que vivimos”, como nos informa el acucioso secretario Romero, cachabolas oficial del sexenio azul que corre (http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=148255).

En esta lógica, a nadie puede extrañar que surjan del lado del priismo organizado, para envidia y ejemplo de muchos políticos que están al día y a la vanguardia, los nombres de otros aguatenientes como Alfonso Elías Serrano quien en su rancho La Cienaguita posee, según ha trascendido en las redes sociales, una presa particular de algo así como 6 millones de metros cúbicos, o el no menos afortunado Samuel Moreno Terán, con su rancho El Dorado, que también compite ventajosamente en eso de manejar recursos hidráulicos sin tocar la baranda de la ley.

Al parecer, el problema no se reduce a plantear las asquerosas costumbres acuáticas de los políticos panistas, o sus parientes cercanos priistas, como un hecho insólito, deleznable y candidato natural a ser señalado con el dedo de la indignación mediática. “Son parte de los tiempos que vivimos”, nos aclara orondo el secretario Romero. O tempora, o mores (¡Oh tiempos, oh costumbres!, Cicerón, primera Catilinaria).

Desde luego que Conagua promete emprender una investigación sobre el asunto de cómo surgen presas particulares en Sonora, a la sombra del gobierno pitufo o a la de cualquier otro con vocación depredadora y con manejo margal de la ley (http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=148207). Sin duda, el tema del agua da para muchos litros de tinta, aunque la derrama informativa pudiera tener altos contenidos de manipulación, sesgos y otros materiales altamente contaminantes que, de manera residual, seguirán afectando nuestra percepción de la realidad y en particular el tamaño del desastre ecológico que tenemos.

Llaman la atención las notas sobre la supuesta limpieza de las aguas contaminadas que realiza el Grupo México, y los apoyos que supuestamente otorga a los pobladores afectados por el derrame, lo que añade un toque de criminalidad confesa a la negligencia y desaseo con que la minera dispone de los recursos naturales de la región y no sólo de los metales que dice extraer para el progreso de Sonora y México, según se alega (http://www.entretodos.com.mx/notacompleta.php?id=82712). A nadie puede escapar el curioso detalle de que a unos cuantos trabajadores con chaleco anaranjado y armados de palas, se les atribuya el milagro de “limpiar” un cauce contaminado con metales pesados, sustancias químicas altamente cancerígenas y corrosivas que van cobrando víctimas y dañando el ambiente por donde pasan.
También resulta curioso que el gobierno promueva la venta de productos de la región con el argumento de que fueron producidos fuera de la zona contaminada, como si no existiera el fenómeno físico de la capilaridad y como si no tuviera en el terreno la propiedad de ser permeable a líquidos y sustancias arrastradas por la corriente del río o por el agua de las lluvias. ¿Por qué tratar de minimizar lo que es a todas luces el peor desastre ecológico que ha sufrido Sonora, por no decir el país?

A pesar de los graves avisos previos a la catástrofe por parte de  los mineros de la sección 65 de Cananea, y de las evidencias de que la empresa del señor Larrea es un peligro donde quiera que se establece, el PAN nos regala perlas de altísimo valor político que ilustran acerca de la moral y el interés por preservar los intereses ciudadanos sonorenses: el senador Búrquez defiende el derecho de contaminar de la minera y de conservar su estatus neoporfiriano por aquello de que genera empleos, como si no se supiera del número de extranjeros que tiene en su plantilla de personal y la precariedad de sus condiciones de seguridad e higiene para los nacionales y sus familias (http://www.uniradionoticias.com/noticias/riosonora/292681/seria-una-estupidez-cerrar-buenavista-del-cobre-francisco-burquez.html). Lo que sí es una verdadera estupidez y una falta de conciencia monumental es defender los intereses de los depredadores en perjuicio de los ciudadanos trágicamente afectados en sus bienes y en sus vidas.

Sonora es un estado rico en minerales y que pudiera ser próspero en materia agropecuaria, industrial y comercial, pero ha faltado iniciativa y normas que protejan al productor nacional frente a otros intereses. El tema del agua es uno de los que más levantan polvo, quizá por ser el que menos se ha ventilado públicamente. Hay voces especializadas que señalan la existencia de agua en el subsuelo, en determinadas regiones entre las que se incluye Hermosillo. ¿Si existen esas reservas, para quién o quiénes están destinadas y celosamente guardadas? ¿Qué clase de negocios se pretenden emprender cuando los recursos no nos pertenezcan del todo? ¿Por qué el interés del gobierno de acatar lo que parece un mandato ejecutivo de parte de Arizona para meter mano en lo que corresponde a Sonora? ¿Qué gana el estado con servir de reserva económica de otro país con intereses distintos y muchas veces contrarios a los nuestros? (http://www.uniradionoticias.com/noticias/sonora/292283/busca-arizona-crear-mega-region-economica-con-sonora.html ).

 Siendo la entidad atractiva para las inversiones, ¿por qué no se generan proyectos locales y nacionales que añadan competitividad y generen empleo decente, con compromiso claramente establecido a favor de la economía local y regional? Por el contrario, el asunto del derrame tóxico de la minera Buenavista del Cobre de Cananea, ha demostrado clarísimamente el nivel de desprotección y atraso que azota a los pueblos rivereños, su indefensión frente a rancheros y hacendados neoporfirianos, frente a inversionistas extranjeros que acaban con los recursos naturales, que no contribuyen en nada al desarrollo de la región, que se llevan las riquezas a sus países de origen tal como se hacía en el siglo XIX. El colmo del absurdo o, de la estupidez, si se quiere parafrasear al senador pitufo Búrquez, sería dejar en manos de las trasnacionales nuestro futuro.  

Como quiera que nos la pongan, más vale ser cabeza de ratón que cola de león. Sonora puede ser tan próspera como nosotros queramos, sin necesidad de las siempre asimétricas intervenciones extranjeras de cuya codicia habla con suficiencia nuestra historia.


No hay comentarios: