Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 24 de junio de 2018

Hasta en la sopa


“El fútbol es popular porque la estupidez es popular” (Jorge Luis Borges).

Resulta perturbador que aparezca súbitamente propaganda de Anaya o Meade, Sylvana Beltrones, Myrna Rea o el Pato de Lucas o algún otro candidato cuando usted trata de relajarse y ver una buena película de terror para escapar de la cruda campaña de adjetivaciones e infundios contra cualquier cosa que huela a oposición al sistema conformado por los intereses del prianismo hecho gobierno.

Sin embargo, la afición futbolera y el criterio cerril de nuestros aficionados a las emociones por encargo ven con buenos ojos la contienda electoral para solazarse de la existencia de un lodazal cercano en el cual mojar las plumas de la histeria del gol, pues el ambiente da oportunidades de echar relajo y portarse cavernícolamente en vivo y a todo color en las más lejanas latitudes. Rusia les ha gustado para sacudir de su silla de ruedas a un viejo con máscara de AMLO, quemar una bandera de Alemania y bailar sobre la dignidad nacional en tierras ajenas.

A estas alturas, hemos rebasado el salvajismo y la estupidez exhibicionista de muchos buenos exponentes, como los anglosajones y algunos latinos que con el hígado por delante buscan hacer en las gradas lo que no se pudo hacer en la cancha. ¿A qué horas dejó de ser deporte para convertirse en una burda maquinaria comercial que arrastra millones de adictos que actúan como manada? ¿Ganar o perder nos hace mejores o peores de lo que somos en nuestra vida cotidiana? ¿Los colores del equipo están por encima de los valores nacionales? ¿Por qué no mejor honramos al país mediante el trabajo diario y la toma de conciencia de nuestros principios identitarios que exigen que se les honre cada día sin necesidad de un estadio o una cancha deportiva?

Al parecer, el mismo desastre emocional que priva en los estadios se reproduce en la “cancha” de la política electoral, donde los jugadores no se valoran por trayectoria y propuesta, sino por sus genitales y la pequeña historia que les fabrican los siempre presentes mercenarios de la imagen, las relaciones con los gringos y la total desfachatez a la hora de desmentir trapacerías, corruptelas, ignorancia y mediocridad. El consumidor de basura se regodea diariamente con el banquete que le sirve la prensa, las redes sociales y la burda sociabilidad que se da en lugares de reunión pública donde el cotilleo ocupa buena parte de la atención de los concurrentes y donde la inteligencia, por lo general, permanece a prudente distancia.

No negará usted que las encuestas atrapan la atención del aficionado a la política lo mismo que las estadísticas deportivas y la conformación de las alineaciones lo hace con el deportista de sillón, cuya máxima cuota de esfuerzo físico se paga con ir a la cocina, abrir el refrigerador y sacar una cerveza para regresar de prisa al cómodo asiento donde ejerce su ministerio de hincha de salón en temporada baja, porque cuando hay crédito se lanza a la compra de boletos para poder berrear de emoción en el estadio, lucir la camiseta de su equipo y sentir que sus adiposidades son el músculo del deportista que lleva dentro.

Si el equipo anota, hay que celebrarlo saliendo a la calle con banderas y pancartas, como no se hace cuando la calle es el escenario de un pueblo indignado que protesta por las corruptelas, el desaseo y la mendacidad del gobierno en turno. La espontaneidad es deportiva, la indignación que busca organizarse es grilla.

Ahora, la sociedad transita entre las emociones del fútbol y los jugosos reportes de las encuestas, las declaraciones, las acusaciones y los desmentidos. El circo electoral atrapa tanto como el deportivo. En ambos, la atención del consumidor permanece conectada al monitor de la computadora o a la pantalla de la tele, como si fueran la misma cosa, como si el interés nacional se expresara en goles o votos, como si el ciudadano fuera un espantajo vociferante que incinera banderas y no un elector que decide el futuro de la nación para que haya bienestar y progreso o para acabar de hundirnos en la mediocridad y la podredumbre de un sistema depredador e injusto.

En uno y otro caso, la receta que se cocina en las empresas de medios es la misma: acaparar audiencia, vender imagen, enajenar al ciudadano y reducirlo a cliente asiduo y cautivo para poderlo manipular y servirse de esto para alimentar las fuerzas de un proyecto que no necesita inteligencia, conciencia ni identidad nacional. La imagen del candidato, la figura del deportista, el discurso triunfalista que alude a la utilidad del voto o la lealtad a los colores del equipo carecen de contexto y memoria porque no los necesitan.

Aquí debemos insistir en que la verdadera transformación está basada en la toma de conciencia, la recuperación de la dignidad ciudadana, de la identidad nacional, de los deberes y obligaciones cívicos, a contrapelo de la manipulación sebosa de los candidatos del sistema y la endeble satisfacción de un triunfo solamente posible en las canchas del mundial pero no en la realidad nacional.

La basura nos la entregan a domicilio y la demagogia y el triunfalismo facilón lo encontramos hasta en la sopa. Hora de cambiar.

No hay comentarios: