Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 22 de julio de 2018

La ola reaccionaria


“Los que hacen imposible la revolución pacífica harán inevitable la revolución violenta”
(John F. Kennedy).

Así como vienen las cosas así se van, pero existe una fuerte tendencia a conservar el bien presente contra lógica, contra viento y marea, a contrapelo, entre otros conceptos ilustrativos de la resistencia al rumbo electoral decidido en las urnas. Algunos se empeñan en permanecer en el status de privilegio que la coyuntura les concedió en medio de la algarabía del logro político, del ascenso al poder, del acceso a las bondadosas latitudes del presupuesto, de la holgura en el ingreso, de la manga ancha del gasto, de la impunidad que viene con el cargo y las conexiones hechas a golpe de promesas, complicidades y afinidades porque ¿cómo dejar ir lo que se supone un logro no sólo político sino patrimonial?

La seducción del puesto y sus prerrogativas, empezando con la posición que se ocupa en la escala alimenticia del sistema, la consideración social y el poder de manipular la voluntad de los demás que incluye la posibilidad de corromper las conciencias subordinadas y torcer el brazo de la ley a gusto y contento, son irresistibles a la mentalidad subdesarrollada de quien sube en la ola que se impulsa bajo los supuestos de un gobierno cuya maquinaria se aceita con venalidad, nepotismo, tráfico de influencias, fraude y enriquecimiento “inexplicable”. Estamos tan acostumbrados a la discriminación que parece natural que existan enormes contingentes humanos anclados en la carestía más profunda que se ve normal que algunos gocen de privilegios y excesos y qué mejor que ser uno de ellos y hacer camino pisando sobre las cabezas de los demás en la ruta del ascenso político, la riqueza personal y el reconocimiento social. 

En este contexto, resulta necesario que haya “arriba” y “abajo” en la sociedad, porque la horizontalidad democrática es un serio obstáculo para tener la sensación de superioridad, de pertenencia a ese estrato destinado al gobierno y la administración de la nación y sus recursos. Los horrores de una sociedad equitativa, justa e incluyente acogotan a los próceres y despiertan temores insuperables: ¿ahora cualquiera puede tener el privilegio de mandar?, ¿las elecciones pueden ser ganadas por cualquiera mediante el simple expediente de tener una mayoría de votos?, ¿puede llegar al poder la oposición chaira, grasienta, greñuda y corriente, la chusma que sigue a López Obrador? Tras el 1 de julio quedó claro que sí, pero también que los beneficiarios del sistema se resisten y lo seguirán haciendo, acostumbrados a ganar “haiga sido como haiga sido”.

Ya ve usted que pronto empezaron a surgir supuestas irregularidades, verdaderos actos de difamación contra AMLO y partido triunfante, destacando el INE como arma contra la oposición al viejo régimen prianista, así como reclamos airados de promesas incumplidas ¡a meses de la toma de posesión presidencial!

Tenemos un prianismo impúdico, faccioso y desesperado hasta el ridículo, que apenas logra mantener un tono aparentemente civilizado al reconocer la evidente derrota, pero sin dejar de regatear lo que es claro: AMLO y Morena ganaron mayoritariamente por la voluntad electoral de un pueblo harto, cansado y francamente indignado, aunque capaz de tener esperanzas del cambio verdadero. Perdió el PRIAN y ganó la posibilidad de tener un gobierno del pueblo y para el pueblo, así que la difamación y la calumnia son instrumentos que se emplean para socavar los cimientos de una sociedad que está por construirse. La ola reaccionaria descarga su fuerza contra la posibilidad de cambio, contra las expectativas de millones de ciudadanos que ya decidieron qué es lo mejor para todos, pero los estallidos de miseria política, de chismografía pura, de mala leche y poca madre no pasarán de ser parte del anecdotario popular.

La guerra contra el próximo gobierno incluye medidas como el aumento extraordinario en los sueldos de los altos funcionarios de gobierno, la resistencia de magistrados y jueces a la política de austeridad que afectará sus ofensivos ingresos, las manifestaciones ratoneras de personajes de opereta como el encapuchado que parasita Chiapas y que saca la cabeza cada vez que hay que atacar a López Obrador, las amenazas empresariales ahora matizadas, los contratos de deuda vía préstamos de organismos financieros internacionales y los golpes o intentonas de golpe legislativo como los de Morelos, Sinaloa y Sonora.

En el caso de Sonora llama la atención la absurda maniobra de citar a una sesión extraordinaria del Congreso para socavar y disminuir las facultades de este órgano legislativo que representa la soberanía popular en beneficio de la gobernadora, que podría vetar las iniciativas del cuerpo legislativo próximo a entrar en funciones e impedirle hacer reformas y atarlo de manos en materia presupuestal. Una verdadera caricatura del más bajuno autoritarismo que rompería el equilibrio entre poderes y socavaría los cimientos de nuestra de por sí endeble democracia. Como se sabe, el golpe autoritario no pudo consumarse gracias a que no cuajó el acuerdo entre PRI y PAN que garantizaría impunidad para personajes del albiazul, más la protesta popular y a la lógica de los tiempos legislativos, aunque aún podemos esperar nuevos intentos.

En los tiempos que corren se impone la prudencia, la valoración serena de lo que se dice y lo que se hace, la capacidad de discernir lo que mejor conviene al país y la ruta más viable para lograr el objetivo propuesto. Son tiempos de rectificar, de replantear las cosas, de asumir la responsabilidad del cambio, de orientar nuestros esfuerzos en aras de lograr un mejor futuro para todos. El PRIAN y satélites deben entender que ya perdieron, que el infame sistema que defienden debe cambiar, porque la sociedad ya cambió.

No hay comentarios: