Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

lunes, 7 de diciembre de 2015

La amenaza del cambio

      “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie” (Giuseppe Tomasi di Lampedusa, 1896-1957).

Como sabe, la derecha ligada a los intereses de EE.UU. se encuentra de plácemes por la victoria en la Asamblea Nacional de Venezuela, al alcanzar una mayoría significativa. De inmediato Mariano Rajoy de España y John Kerry de EE.UU., se pronunciaron entusiasmados por el resultado electoral: “Ganó la libertad”, dijo Rajoy, mientras que Kerry ofrecía el “apoyo” de su país en favor del cambio venezolano.

Recientemente, en Argentina, la derecha obtuvo la presidencia de la república venciendo al kirchenismo, en una votación que, se dijo, cambiaría la correlación de fuerzas en América Latina en favor del conservadurismo formateado de acuerdo a los intereses del FMI y el capital internacional ligado a los intereses del Norte.

Mientras que en América Latina se observa un avance de la derecha, en Francia Marianne Le Pen también celebra con entusiasmo el avance legislativo de la derecha ultraconservadora que representa el Frente Nacional, y en Oriente Medio los intereses petroleros de Occidente prosperan a costa de la estabilidad política de la región y del respeto a los derechos humanos. El terrorismo más absurdo castiga a la población civil de Palestina, Irak y Siria, mientras que EE.UU., Francia, Alemania e Israel dicen combatir a dichas fuerzas homicidas, al mismo tiempo que las financian, protegen y arman. Israel es comprador seguro vía Turquía del petróleo que saquea el “Estado Islámico”, con lo que forma parte de la red de complicidades que ha tejido Washington en esta sufrida región del planeta.

En México, una población decepcionada del PRI votó hace 15 años por el PAN, para volver a llevar a la presidencia nuevamente al PRI en 2012, en la persona de Enrique Peña Nieto, quien profundiza la aplicación del recetario neoliberal en perjuicio del bienestar nacional. En Sonora se votó hace seis años por el PAN, para ahora hacerlo nuevamente por el PRI, con Claudia Pavlovich. En Hermosillo ha ocurrido una transición similar. A estas alturas, es difícil negar la fatalidad de la teoría del péndulo bajo la premisa de un bipartidismo de facto que opera en la decisión del voto ciudadano.

Tanto el PRI como el PAN han basado su discurso y éxito electoral en los defectos y vicios del otro, haciendo frente común contra quienes se presentan como de oposición al sistema. El bipartidismo tiende a eliminar la competencia, que no encaja en el esquema de corruptelas y complicidades, para el buen funcionamiento tanto del gobierno como de su maquinaria electoral y clientelar. El cambio, desde una verdadera oposición es una amenaza.

En un sistema basado en la corrupción, la política cede su espacio a los negocios, de suerte que los partidos dejan de obedecer a una determinada ideología para abrazar con entusiasmo la posibilidad de hacer alianzas y suscribir pactos no sólo ajenos sino lesivos para sus electores. La opacidad y la manipulación informativa son esenciales para la buena marcha de las estructuras clientelares que ven oportunidades de mercado en la traición y el engaño. La identidad ideológica y el proyecto de país terminan estorbando al impulso empresarial privado, con lo que la función social del quehacer político queda reducida al espacio de los discursos y las explicaciones o justificaciones de la traición a la voluntad ciudadana. En este sentido, resulta fácil criticar el alza de impuestos cuando se es “oposición” pero justificarla cuando se es gobierno. Tal es el caso de la tarifa del agua en Hermosillo y del incremento de la deuda para efectos de financiamiento.

Tanto panistas como priistas acuden al crédito que se traduce en deuda, así como al alza de las tarifas de los servicios públicos, en un círculo vicioso donde la ineficiencia administrativa favorece los negocios y enriquecimientos privados, la corrupción, el desfalco al erario y, de nuevo, más deuda y más alzas en impuestos y tarifas de servicios.

Si es claro que el sistema es corrupto y corruptor, ¿por qué las organizaciones que dicen defender los derechos ciudadanos aceptan el alza en los pagos “si son escalonados”? ¿Cómo justificar un aumento (el que sea, como sea) en las obligaciones ciudadanas si no existen indicios de justicia y equidad en los cobros? ¿Por qué no hay respuestas colectivas enérgicas contra el abuso y el fraude? ¿Qué espera la sociedad para sentirse aludida y ofendida? ¿Cuándo entenderemos que lo que pasa en el mundo, México y Sonora es parte del arsenal de problemas y abusos del sistema económico global dominante? Es claro que el sistema da zarpazos desesperados y sus efectos son temibles, pero también lo es que la enajenación capitalista ha llegado a niveles extremos. 

Las experiencias históricas sugieren la imperiosa necesidad de una reacción ciudadana masiva ante la absurda manipulación y demagogia del sistema, así como formas alternativas de acción política que recuperen la autoestima y el poder del pueblo. La necesidad de un partido de oposición de izquierda revolucionaria parece ser cada vez más apremiante. El sistema no va a caer con reformas, remiendos y parches, sino por la acción decidida de un pueblo cansado de lo mismo, harto de un solo sistema con varias caretas.


¿Ha pensado apoyar a un partido de oposición en las próximas elecciones? Ya es tiempo que lo haga, y que tenga el valor de asumir la parte que le corresponde en el cambio. Por lo pronto, haga camino al andar y marche con la frente en alto en las filas de los opositores al abuso. Diga NO al alza de tarifas.

1 comentario:

marlon hiram avila bermudez dijo...

Solo una pregunta se queda en el aire
¿Que partido de "oposición" se opone al capitalismo?