Conspiración en Pémex

Notas Sueltas es un espacio de opinión sobre diversos problemas de carácter social, económico y político de interés general. Los comentarios pueden enviarse a: dalmx@yahoo.com

domingo, 26 de enero de 2014

Reforma sindical universitaria: los pensionados y jubilados.


El Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora (STAUS) lanza una convocatoria para un plebiscito, en el que los agremiados podrán votar tres propuestas fundamentales de reforma al estatuto que los rige, el día miércoles 29 del presente mes. Se plantea la creación de una delegación de pensionados y jubilados, la limitación de las relecciones de delegados, subdelegados y miembros del comité ejecutivo, así como la creación de un congreso general resolutivo.

Quizá el aspecto más ligado a la justicia laboral, y al que me voy a referir en este artículo, es el de la nueva delegación que se propone, ya que los académicos pensionados y jubilados dejaron en las aulas, laboratorios y pasillos universitarios una buena parte de su vida útil y, en cambio, atesoran no sólo conocimientos y experiencias en sus especialidades, sino que conservan la memoria del ayer y el hoy de sus respectivas unidades académicas.

El jubilado o pensionado cuenta con un valioso acervo de experiencias, conocimientos prácticos y teóricos sobre el difícil arte de comunicar conocimientos de manera organizada y sistemática, de suerte que la formación de las nuevas generaciones de profesionistas se debe no tanto a las mejoras en infraestructura, en sistemas informáticos, en trámites en línea, sino a la responsable y  paciente entrega diaria del docente y el investigador de tiempo y esfuerzo. Los planes y programas no serían más que meros catálogos de intenciones si no fuera por quien los hace posible, les da sentido en la práctica, adapta a la realidad y con el juicio que da el conocimiento de las complejidades de la enseñanza, las hace discernibles y útiles.

Las tradiciones académicas no son producto de las administraciones sino de quien las cultiva y enriquece en su ejercicio cotidiano, aportando calor y conciencia crítica a las responsabilidades institucionales. En este sentido, la antigüedad y experiencia académica lleva sobre sus hombros el progreso real y sin maquillaje de la universidad y, ahora, el STAUS se propone hacer justicia a sus miembros más experimentados.

La creación de la delegación de pensionados y jubilados supone una adecuación al marco normativo interno del sindicato, y es precisamente esta reforma el mecanismo democrático que lo hará posible.  

La reforma contempla lo relativo al padrón de agremiados del STAUS, que ahora deberá contemplar tres categorías de miembros: a) activo, que es el trabajador académico con los derechos vigentes y que mantiene una relación laboral con la universidad; b) Inactivo, que es el trabajador que tiene sus derechos suspendidos por ejercer alguna posición de autoridad, y c) pensionado o jubilado, que es el académico que siendo miembro del STAUS se le otorgó alguna de las modalidades de pensión contempladas en la legislación vigente.

En la parte relativa a los derechos de los miembros jubilados o pensionados, señala que tendrán los mismos derechos y obligaciones sindicales de los demás trabajadores, excepto que no podrán ocupar un puesto en el comité ejecutivo y comisiones estatutarias, y no podrán votar tanto para para el estallamiento como para el levantamiento de huelga.  

Considerando los aspectos nucleares de esta propuesta de reforma, no cabe duda de que rescata el sentido de solidaridad generacional que debe existir entre los trabajadores, que tiende lazos firmes y justos entre las nuevas y viejas generaciones de académicos, que vigoriza y consolida la teoría y práctica de la justicia social y laboral al devolver a los que pasaron a retiro un espacio de participación que les había sido negado, así como el elemental reconocimiento a la experiencia y entrega a la institución.

Lo anterior significa cambios obligados en los contratos colectivos por venir, dada la inclusión de los pensionados y jubilados en el catálogo de derechos de que gozan los miembros activos. Con esto, el STAUS se pone al día en cuanto a logros y reivindicaciones en beneficio de sus integrantes. Seguramente la institución saldrá favorecida con el aporte de los académicos en retiro y, desde luego, el sindicalismo universitario vestirá sus mejores galas. Enhorabuena.


No hay comentarios: